Vida Saludable: porque me quiero me cuido | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Cuidados y Belleza

Vida Saludable: porque me quiero me cuido

Difícil sí, pero no imposible… el día de cambio es hoy


Vida Saludable: porque me quiero me cuido | El Imparcial de Oaxaca
Foto: internet / ilustrativa

Difícil sí, pero no imposible, pasito a pasito y cuando nos demos cuenta, ya habremos avanzado una parte del camino de la salud. El día de cambio es hoy. Un cambio saludable siempre será para estar mejor no solamente por dentro, el resultado también se refleja por fuera e inclusive en nuestra mente, estamos más animados, menos estresados y tenemos más atención.

La población en general no consigue un cuerpo sano debido a un conjunto de “malos hábitos” relacionados con:

· Mala alimentación

· Horas sentadas frente a una pantalla

· Tabaquismo

· No dormir lo suficiente o una mala calidad de sueño

· No descansar lo suficiente

· Exceso de alcohol

Todos estos factores se viven diariamente en la dinámica familiar y en el ambiente en que se desempeña cada persona como el trabajo, la escuela o la comunidad, lo cual juega un papel muy importante en el estilo de vida de cada individuo.

Los hábitos pueden ser ignorados, cambiados o reemplazados, aunque trabajar en la construcción de nuevas rutinas no es tarea fácil; pero se puede lograr siempre que la persona esté consciente de modificar hábitos inadecuados y tener a cambio un cuerpo sano.

Los hábitos son poderosos y generan un estado neurológico definido como ansiedad, los estados de ansiedad aparecen y se desarrollan en forma gradual, muchas veces la persona no se da cuenta de que los padece y permanece ciego a ellos por un tiempo, hasta que se ve afectada su salud.

Para lograr un cambio de hábito es necesario conocer cómo se está formando y utilizar una estrategia.

El cambio incluye:

Automonitoreo: Con qué frecuencia ocurre tu conducta no deseada.

Análisis del comportamiento: Necesitamos conocernos, saber en qué circunstancias actuamos de tal modo, que provoca nuestra conducta.

Establecernos metas: A corto (solo por hoy), mediano y largo plazo.

Control: Que nuestras conductas saludables vayan reemplazando progresivamente a nuestras conductas no saludables, como por ejemplo el aumento en el consumo de agua natural reemplaza el consumo de refrescos y aguas de sabor con azúcar.

Realimentación: Es importante llevar un diario de alimentos con raciones y horarios, para ver nuestra evolución y poder reconocer nuestros logros y éxitos.

Apoyo: Buscar una red de apoyo con los compañeros de trabajo o en la familia.

Motivación: Los resultados obtenidos siempre serán nuestra mejor motivación a mantenernos y continuar. No olvides que la motivación no siempre está al cien, pero solamente necesitamos reconocer y continuar.

La moral es muy importante en el estado de motivación, una moral elevada significa que las necesidades de la persona están satisfechas, que hay optimismo, cooperación y actitud positiva.

¡TODO LO GRANDE TOMA TIEMPO!

Los invito a escucharme todos los martes y miércoles en punto de las 17:00 horas a través del 102.3 FM La Voz del Pacífico Sur. Búscanos en Facebook como Radio: Vida Saludable. Manda tus preguntas o contáctame al 958 111 29 88 para más consejos.

Les escribe Laura Garrido, nutrióloga de profesión y su amiga de corazón.


 

Relacionadas: