César Rivera, cambia la música por los envíos a domicilio
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

César Rivera, cambia la música por los envíos a domicilio

Aunque todavía mantiene algunos proyectos personales como una radionovela, el intérprete sabe que en algún momento del día tiene que salir a hacer repartos a domicilio para generar ingresos

  • César Rivera, cambia la música por los envíos a domicilio
  • César Rivera, cambia la música por los envíos a domicilio
  • César Rivera, cambia la música por los envíos a domicilio

Cada mañana, hasta hace casi dos meses, César Rivera la aprovechaba para avanzar con sus proyectos de producción audiovisual, como la escritura o adaptación de una radionovela que recién publicó en sus redes sociales. A veces, ese tiempo lo empleaba para componer canciones, estudiar o atender asuntos personales. Siempre, dice, ha sido muy curioso y no se queda quieto. “Ya para la tarde me iba a la escuela, la abría y esperaba a que fueran llegando los primeros alumnos y demás maestros para trabajar”, prosigue el director de Jam Music College, quien, sin embargo, ha cambiado su día a día a raíz de la emergencia sanitaria por Covid-19.

CAMBIO DE REALIDAD

Son ya varias semanas en las que Rivera ha dedicado más tiempo a los envíos y repartos a domicilio que a tocar el piano o la batería. Dar clases, ni se diga. Con su escuela cerrada, no tiene a quién instruir en la música.

Ahora todo es muy diferente. Y aunque ha continuado intereses personales como la radionovela, sabe que la crisis económica impera y es necesario recurrir a otras maneras de procurar su sustento. Lo personal lo coloca en aquello que aunque no genera ingresos le da un placer, un gusto o un empuje antes de salir a trabajar. “Lo único que no puede perder una persona es el ánimo, las ganas, si no sigo haciendo esto, aunque no gane un ingreso, siento que estoy vacío”, cuenta.

DIRIGE ESCUELA DE MÚSICA

Hasta hace dos meses, César dirigía una escuela en la ciudad de Oaxaca. Ahí, las clases solían ser generalmente a partir de las 14 horas; a veces un poco antes si contaba con otros alumnos. Y si bien los estudiantes no eran demasiados, había cupo para que él y otros docentes impartieran asesorías o clases particulares sobre algún instrumento o un tema que requiriera de la teoría.

Pero así como las escuelas de todo el país, desde preescolar, primaria, secundaria y demás de nivel medio superior y superior, Jam Music College cerró. Con ello, César perdió su única fuente de ingresos. A diferencia de muchos o de algunos músicos de Oaxaca que conoce, que tienen a la música como una segunda fuente de ingresos, él dice que sólo se ha desempeñado en este arte y por ello las afectaciones que observa son muchas. Y no sólo para él, sino para otros seis profesores que daban clases ahí: los de canto, de guitarra, de bajo y de otros instrumentos.

La situación, no obstante, la amplía a las artes. Las que a raíz de la emergencia sanitaria han dejado sin ingresos a quienes se desempeñan en teatros y otros foros, espacios y ocasiones culturales o de entretenimiento.

OTRA OPCIÓN PARA GENERAR RECURSOS

Frente a la crisis, César optó por dedicarse a hacer envíos y repartos a domicilio, o los mandados que le soliciten. Apoyado en una motocicleta y a veces un coche, labora en la ciudad de Oaxaca y algunos municipios aledaños. Afortunadamente, dice, ha conseguido varios clientes, los que supieron de él por una publicación en su perfil de Facebook que se compartió cientos de veces.

“Gracias a eso me empezaron a llamar, a pedir envíos y repartos, y nos hicimos de una cartera de clientes”, narra quien como su padre ha optado por este trabajo para generar ingresos en medio de la crisis.

Y aunque este contexto cambie y se pretenda volver a una nueva normalidad, sabe que la crisis económica seguirá por varios años más. Quizá en un tiempo similar o mayor al que se vivió tras el 2006, con el conflicto político-magisterial de ese año. Si su escuela reabre, César probablemente no tenga alumnos como antes. Pues quienes han acudido hasta ahora lo han hecho como parte de una actividad extra, la que con la economía dañada se convertirá en un lujo y los gastos en ello se encaucen a algo más prioritario.

De parte de sí, cree que a la par de la reapertura y las clases, tendrá que seguir en el envío y reparto de productos a domicilio.

 

Relacionadas: