Alan Altamirano: en la gráfica trabajas con lo que tienes | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Alan Altamirano: en la gráfica trabajas con lo que tienes

El artista, miembro del taller La Chicharra, considera que a veces tener todo a la mano vuelve inútiles a los creadores


  • Alan Altamirano: en la gráfica trabajas con lo que tienes
  • Alan Altamirano: en la gráfica trabajas con lo que tienes

Desde hace casi 10 años, Alan Altamirano (MK Kabrito), se ha enfocado en la producción gráfica. Su labor, que desarrolla también como integrante del taller La Chicharra, uno de los más de 50 que se estiman en el estado de Oaxaca, lo ha motivado a estar constantemente en diversos circuitos, algunos de ellos los certámenes, exposiciones, cursos y encuentros de creadores en diversos países.

En junio, él y Marcos Lucero (uno de sus colegas de La Chicharra) estuvieron en España, en un encuentro sobre gráfica y en el que ambos impartieron talleres, además de mostrar su trabajo a los asistentes.

Altamirano ha sido seleccionado por su obra en certámenes como la Bienal Shinzaburo Takeda, el Guanlan International Print Biennal, la International Biennal of Engraving “Premio Acqui” Italia, y en la segunda Bienal Internacional José Guadalupe Posada (Aguascalientes, México). Sin embargo, reconoce que el aprendizaje sigue y se da también en encuentros como el de Oviedo, España.

“Lo primero que conoces es el trabajo de diversos artistas, que no solo son de España, sino que vienen de otras partes”. La feria se realiza en Oviedo, donde “literalmente hay tres o cuatro talleres, pero hay una persona que está impulsando todo este movimiento y está generando comunidad en todo el país, para reunirse en un solo punto”, apunta el integrante de La Chicharra, uno de los poco más de 15 talleres que participan hasta el 28 de julio en la Guelaguetza gráfica.

Pero las enseñanzas también dependen de los sitios a donde se acude, detalla. En la isla de Cuba, por ejemplo, aprendió de las carencias que le ha tocado vivir a los artistas. “No tienen todos los recursos para trabajar, pero fabrican sus propias herramientas. Ellos decían que el mejor material es el que hay en casa, entonces aprendes a trabajar con lo que tienes”.

A lo mejor no tienes todos los materiales, pero eres un buen grabador, pintor o escultor, y aprendes a hacerlos, ahonda Alan sobre circunstancias que difieren entre países. Así, la carencia de Cuba se contrapone con Estados Unidos, donde ha notado las buenas condiciones de trabajo y de materiales, pero en el que ha observado que los estudiantes están muy acostumbrados a tener todo a la mano y ello no siempre es bueno.

“Creo que ese es un error, a veces los vuelve inútiles. Lo he visto; hay personas que necesitan guantes, ciertos tipos de tintas o todo perfecto y cuando vienen a México ven otras formas de hacer las cosas”.

A veces, señala, ni siquiera saben cortar una tabla, pues cuando trabajan en gráfica ya cuentan con todo preparado.

En el caso de Japón, un país con tradición y especialización en gráfica, también ha conocido otras posibilidades o alcances de la disciplina. A su parecer, es el mejor país en ello, con gran calidad en impresión, grabado y demás partes del proceso. En el país asiático, incluso se ganó un reconocimiento, el del tercer lugar en la edición 10 del Premio Kochi International Triennial Exhibition of Prints, en 2017.


 

Relacionadas: