Feminicidios, una vertiente en la bienal Rufino Tamayo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Feminicidios, una vertiente en la bienal Rufino Tamayo

Silvia Mayoral Molina, una de los ganadores del certamen, percibe un compromiso social del arte


Rosalinda tomó un taxi y no la volvieron a ver. La nota sobre el asesinato de la joven señala que su último mensaje lo envió por WhatsApp a una amiga. De ahí, la pista se le pierde, hasta que su cuerpo es hallado días después. El feminicidio de esta mujer de 29 años, que se vería con su amiga, tocó a Silvia Mayoral Molina (Ciudad de México, 1979).

La artista de origen oaxaqueño se basa en el encabezado del texto para hablar sobre la violencia hacia las mujeres, una que en su máxima expresión acaba con la vida de estas. Así como ocurrió en diciembre de 2017, con Rosalinda, o en ese mismo año, pero con Mara Fernanda, la joven de Puebla que abordó un Cabify.

Rosalinda, la joven que Silvia conoció, se volvió el motivo y nombre de una pintura con que la registrada en Ciudad de México, en 1979, se expresa sobre los feminicidios. Al igual que lo ha hecho con la existencia humana, la vida cotidiana, la muerte, el amor y la pérdida. O la ausencia y el desencuentro, como una serie de temas y cuestiones sociales en las que lo personal se funde con lo público.

Ganadora en la XVIII Bienal de Pintura Rufino Tamayo (junto a Luis Hampshire y Francisco Jiménez), Silvia interpreta el hecho (feminicidio) de manera plástica, con un collage de pintura y recorte de periódico (el titular de la nota).

Y lo hace, dice, porque los feminicidios y la violencia nos atañen a todos, tanto a los artistas como a la sociedad. “(La pintura) está viva, la pintura es un fenómeno maravilloso que sin duda tiene una función social muy fuerte en mi obra, que es de índole social”, señala la autora cuya obra destacó entre las más de 600 inscritas en el certamen que desde 1982 impulsa a la pintura.

Vista como una disciplina en continua transformación, en cuanto a planteamientos y cuestionamientos, Mayoral subraya que la pintura “está muy cerca de la gente” y porque más allá de la temática que aborda en su obra, la violencia es un hecho que se está viviendo con gran intensidad en todo el mundo.