Circuito cerebral conecta relación entre preferencia de comida chatarra y consumo de alcohol |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Circuito cerebral conecta relación entre preferencia de comida chatarra y consumo de alcohol

Investigaciones previas que sugieren que el consumo de bebidas embriagantes afecta las mismas áreas del cerebro que controlan el comer en exceso.

Circuito cerebral conecta relación entre preferencia de comida chatarra y consumo de alcohol | El Imparcial de Oaxaca

Una nueva investigación en ratones sugiere que un circuito compartido en el cerebro puede ser una de las razones por las cuales beber en exceso y la comida chatarra con alto contenido de grasa van de la mano.

“La obesidad y el alcoholismo, dos de los trastornos crónicos más comunes en EU, pueden estar relacionados con que el consumo excesivo de dietas ricas en grasa y el abuso de alcohol pueden utilizar el mismo circuito cerebral”, explican los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad del Estado de Pennsylvania.

Su hipótesis coincide con investigaciones previas que sugieren que el consumo de bebidas embriagantes afecta las mismas áreas del cerebro que controlan el comer en exceso.

El equipo de investigación estudió los patrones de alimentación y bebida de tres grupos de ratones: un grupo tuvo acceso a dieta alta en grasas y acceso limitado a agua potable mezclada con alcohol (cuatro horas por día, cuatro días a la semana); un segundo grupo siguió una dieta normal y el mismo acceso limitado a la bebida alcohólica, mientras un tercer grupo tuvo acceso limitado tanto a la dieta alta en grasas como a la bebida alcohólica.

A todos los animales también se les ofreció acceso total al agua potable durante todo el ensayo. El grupo de dieta con grasas mostró un aumento de peso asociados con comer en exceso y también bebieron más alcohol que agua durante el estudio mostrando una clara preferencia por la bebida embriagante.

El resto con comida sana tomó más agua.

Sugerencia

Aunque no se han hecho estudios en humanos, según los expertos, estos resultados deben tomarse en cuenta sobre los altos niveles de consumir alimentos grasosos y bebidas embriagantes.

 

Relacionadas: