Vive niña oaxaqueña explotación sexual |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Vive niña oaxaqueña explotación sexual

La víctima fue hospitalizada tras una hemorragia por un intento de aborto clandestino; ahora está a punto de obtener su alta y regresar al infierno

  • Vive niña oaxaqueña explotación sexual
  • Vive niña oaxaqueña explotación sexual
  • Vive niña oaxaqueña explotación sexual

En los últimos cuatro meses, se han atendido tan solo en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cuatro casos de violencia sexual en menores de 15 años, en uno de ellos, el infante ha sido atacado en dos ocasiones.

Uno de estos casos corresponde a una menor de 12 años de edad, quien producto de una violación, interrumpió su embarazo.

La víctima refirió que en reiteradas ocasiones había tenido contacto sexual con un adulto que le triplicaba la edad, bajo el consentimiento de su madre.

Como secuencia de estas relaciones sexuales que realizaron sin protección, la niña quedó embarazada.

En un primer momento, la familia de la víctima intentó practicarle un aborto de manera clandestina, sin embargo, se complicó su estado de salud y tuvo que ser internada de urgencia en el hospital de zona del IMSS.

Según las declaraciones de la menor, su abuela le suministró varias pastillas de Misoprostol, que se comercializa con el nombre de Cytotec –que es auxiliar para provocar la expulsión del producto-, sin embargo se presentó una fuerte hemorragia por lo fue ingresada al hospital, en donde le practicaron un legrado.

Según el dictamen médico entregado a las autoridades estatales, cuyas copias posee este medio, la menor contaba con tres meses de embarazo y las versiones dadas por sus familiares indicaban que desconocían qué le había pasado y al ver que no paraba de sangrar decidieron internarla.

Fuentes consultadas que conocieron de este caso, manifestaron que el Ministerio Público recibió la denuncia, sin embargo éste indicó que no procedía la investigación ya que la víctima no había presentado una denuncia formal.

La niña de 12 años advirtió que tras revelar este caso su integridad física se vea amenazada, así como la de sus hermanos que también son menores de edad, tras revelar que eran su madre y su abuela quienes la llevaban a los encuentros con su agresor.

La pequeña está a punto de obtener su alta del hospital y hasta ayer, ninguna autoridad había tomado conocimiento del caso.

Esto, a pesar de que en el 2014 fue publicada la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que garantiza entre muchas cosas, el acceso a una vida libre de violencia.

 

Aumentan casos en Oaxaca

De acuerdo con las cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), la violencia sexual en Oaxaca se duplicó en los últimos tres años, en delitos como abuso sexual, acoso, hostigamiento, violación simple y violación equiparada.

En los casos de abuso sexual, el SESNSP reportó que en este periodo se abrieron mil 267 carpetas de investigación, y cada año, el número ha aumentado respecto al anterior. En el 2016 se iniciaron 359 indagatorias, creciendo a 383 en 2017, y 525 en 2018. En promedio se perpetraron 35.2 de estos delitos cada mes, poco más de uno diario.

Según los datos del ENVIPE, entre las razones que dan las víctimas para no denunciar delitos ante las autoridades en el estado de Oaxaca, destaca que lo consideran una pérdida de tiempo con 22.8 por ciento y la desconfianza en la autoridad con 14 por ciento.

A nivel nacional, el 31.7 por ciento de las personas encuestadas expuso que consideran una pérdida de tiempo presentar denuncia.

 

Enemigo en casa

En la primera infancia, hasta los 5 años, los agresores suelen ser el padrastro en el 30% de los casos, abuelos en otro 30%, y tíos, primos, hermanos o cuidadores en el 40% restante.

En edad escolar, de 6 a 11 años, los abusadores son los maestros en el 30% de las veces y sacerdotes en otro 30%.

Durante la adolescencia, de los 12 a los 17, las víctimas sufren agresiones sexuales el 80% de las veces ya en entornos sociales, como la vía pública, la escuela o fiestas.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), revelan que en México habitan cerca de 40 millones de niños, niñas y adolescentes (en términos relativos, representa el 35% de la población), los cuales, en su mayoría, enfrentan problemáticas múltiples tales como violencia, bajo aprovechamiento escolar o inasistencia a la escuela, problemas de salud como la obesidad y desnutrición, entre otros, muchos de ellos derivados de la pobreza.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), señaló que la situación del abuso sexual infantil en un contexto de violencia hacia la infancia en México aumento en un 56% en 3 años.

Por su parte la OCDE indica que México ocupa el primer lugar en abuso sexual, violencia física y homicidios de menores de 14 años. En un 80 por ciento de los casos registrados por violencia sexual presenta secuelas para toda la vida y cuando los niños pequeños denuncian actos sexuales de adultos en su contra, están diciendo la verdad en 93% de las ocasiones.

Cuando hay manipulación de alguno de los padres por casos de divorcio, la falta de veracidad alcanza un 30%. Sin embargo, en los procesos legales se desestima la declaración de los menores de edad por considerar que mezclan fantasía con la realidad.

Un agresor violenta alrededor de 60 personas a lo largo de su existencia, según han calculado especialistas que trabajan con detenidos por delitos sexuales; en tanto, el 40% de los agresores fueron violados en su infancia. Mientras que uno de cada cinco niños violentados se convierte en agresor cuando crece.

La Organización Mundial de la Salud define el maltrato infantil como “el maltrato o la vejación de menores, abarca todas las formas de malos tratos físicos y emocionales, abuso sexual, descuido o negligencia o explotación comercial o de otro tipo, que originen un daño real o potencial para la salud del niño, su supervivencia, desarrollo o dignidad en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder”.

La mayor parte de los especialistas distinguen hoy cuatro tipos de maltrato infantil:
• maltrato físico
• maltrato psicológico o emocional
• abuso sexual
• negligencia

Las definiciones de cada tipo varían dependiendo el campo de investigación, en el jurídico, intentan identificar y castigar al agresor, en el campo de la salud, se busca brindar atención a las víctimas.

 

Relacionadas: