Pide arzobispo de Oaxaca dejar la arrogancia y menosprecio |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Pide arzobispo de Oaxaca dejar la arrogancia y menosprecio

El arzobispo Pedro Vázquez Villalobos bendice a los fieles católicos en su homilía en Catedral.

Pide arzobispo de Oaxaca dejar la arrogancia y menosprecio | El Imparcial de Oaxaca

Tras exhortar a mirarnos como verdaderos hermanos y dejar a un lado todo aquello que lastima, el Arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos pidió evitar actitudes de arrogancia y menosprecio a los demás.

Sentirse capaces e inteligentes puede llevarnos a tomar actitudes de creerse más que los otros, expresó.

En su homilía en la Catedral Metropolitana, habló sobre la igualdad y unidad entre oaxaqueños, además del respeto que debe exigir a las comunidades indígenas.

Insistió que el sentirse inteligentes puede llevarnos a tomar actitudes de creerse más que los otros. “Yo te pregunto, ¿qué tienes tú que no hayas recibido de Dios? ¿Eres muy inteligente, quien te dio la inteligencia?

Ante la comunidad católica, dijo que si Dios te ha dado esa inteligencia no es para que tengas esa actitud con los demás y de mirar a las personas de manera insignificante.

“Quienes vivimos en la ciudad como en las montañas son tan grandes ellos como nosotros. A veces los despreciamos y los miramos con sus vestimentas y nos reímos y burlamos de las mujeres indígenas”.

Oaxaca está llena de pueblos humildes y sencillos, con personas que a veces hablan español, que hablan zapoteco, mixteco, chatino, que no hablan como nosotros, a quienes vemos insignificantes.

¿Acaso nosotros sabemos más porque hablamos español? Yo creo que ellos saben más porque hablan español y mixteco, subrayó.

El arzobispo de Oaxaca convocó a mirarse como verdaderos hermanos y dejar a un lado estas actitudes y acudir a un encuentro con “el Señor y pedirle que saque del corazón la lepra que no nos hace feliz y estorba”.

 

Relacionadas: