Rechazan que el PRI se vaya a entregar a Morena |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Rechazan que el PRI se vaya a entregar a Morena

Tras la jornada electoral celebrada ayer para elegir a la dirigencia nacional, connotados priistas coincidieron que el tricolor debe convertirse en un verdadero partido de oposición.

Rechazan que el PRI se vaya a entregar a Morena | El Imparcial de Oaxaca

Ha llegado el momento de que el PRI esté de frente al Gobierno y no a lado, se convierta en una verdadera oposición donde de manera propositiva pero firme y decidida señale los errores y las deficiencias, ya que no puede seguir siendo comparsa de los gobiernos.

Tras la jornada electoral celebrada ayer para elegir a la dirigencia nacional, connotados priistas coincidieron que el tricolor debe convertirse en un verdadero partido de oposición.

El exdirigente estatal del PRI, Agustín Márquez Uribe,dijo que a pesar de los detractores de su partido que lo condenan a desaparecer, será la propia militancia la que hará regresar al tricolor a la contienda electoral para recuperar el poder, pues sin duda hay PRI para rato.

Ante la realidad política electoral que se vive, indicó que a partir de una nueva dirigencia avalada por sus propios militantes debe atender los reclamos de la militancia para dejar de ser un partido autoritario.

“El PRI lo que necesita es regresar a sus bases, a lo que dejó de hacer, escuchar a la ciudadanía y favorecer las causas sociales”, afirmó, ya que si bien no es el mejor momento, sí conserva una estructura moderna, fiel y combativa que tarde o temprano rendirá frutos electorales, siempre y cuando se atienda”, subrayó.

Héctor Pablo Ramírez Puga afirmó que el PRI necesita a una dirigencia nacional más acorde a los momentos que se viven en el país, “una dirigencia con una visión de partido que permita desterrar lo que ha sucedido en los últimos 20 años en que únicamente ha sido comparsa de los gobiernos en el poder”.

Debido a que se ha convertido en un partido mudo que no critica ni cuestiona, que señale los grandes errores del gobierno en turno, confió que la nueva dirigencia nacional deberá abanderar los reclamos ciudadanos.

“Necesitamos un partido que sea una alternativa para la sociedad, un partido abierto a los jóvenes mujeres, migrantes e indígenas“, dijo el también exdiputado federal.

Tras sostener que es el inicio del ejercicio democrático que se llevará a cabo para revisar el futuro del PRI, Jorge Toledo Luis aseguró que un segundo paso debe ser la actual estructura que lo conforma, tanto de sus sectores como de sus estatutos para conocer si en verdad responden a los retos actuales.

“Se deberá convocar a una gran asamblea nacional para saber si queremos un partido de sectores, de ciudadanos o de ambos. Revisar el papel de los comités estatales, distritales y municipales y empezar a definir la ruta que se pretende”.

Por su parte, Martín Vásquez Villanueva reconoció la necesidad de mantener la unidad del partido, enmendar los errores que han significado el desaliento de los militantes y de la sociedad y que ha terminado por pagar el PRI.

Al sostener que es un partido histórico que hoy sufre el desgaste del poder, estableció que así como vive altas y bajas, actualmente se encuentra en un proceso de renovación donde se deben atender las aspiraciones de la militancia por encima de cualquier otro tipo de interés.

Consideró que se debe trabajar mucho por la unidad del PRI, convocar al diálogo, y empoderar a la militancia, con el compromiso de atender a todos ellos en sus aspiraciones, no con un grupo, no con una cúpula.

 

Relacionadas: