Dicotomía, el mal que carcome a la comunidad médica de Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Dicotomía, el mal que carcome a la comunidad médica de Oaxaca

CEAMO, sin denuncias formales; porcentajes de comisión a médicos pueden llegar hasta el 50%, revelan

Dicotomía, el mal que carcome a la comunidad médica de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Luego de acudir a la cita médica, me dieron una hoja con la lista de análisis que debía hacerme, pero en conocido laboratorio, ahí me dieron el presupuesto: 3 mil 850 pesos, relata Erendira Gopar, paciente de 52 años con diagnóstico de artritis reumatoide.

“No conforme, coticé en otro laboratorio y ahí me salía en 2 mil 250 pesos, por lo que me hice los estudios ahí”, expone.

“Cuando le entregué los estudios a la doctora, no estaba contenta, porque no me los realicé a donde me envió, y simplemente sentí que la consulta fue un fracaso; cambié de especialista aunque eso significó perder mi dinero”, sostiene.

De acuerdo con autoridades del sector Salud, los médicos pueden recomendar algunos laboratorios a sus pacientes por confiar en sus resultados o eficiencia, pero no pueden obligarlos.

Aunque entre la comunidad médica se sabe de la tan recurrente práctica de la dicotomía, difícilmente se comprueba.

Se denomina dicotomía a la participación del médico en los ingresos que el laboratorio clínico obtiene de los pacientes que le envía, también se puede presentar en forma directa cuando el laboratorio entrega dinero o equivalente al médico a cambio de que le solicite estudios a sus pacientes.

Sin quejas o denuncias en la CEAMO

El subcomisionado Médico de la Comisión Estatal de Arbitraje Médico de Oaxaca (CEAMO), Fidel Herminio López López, señala que no obstante que se sabe de esta práctica como algo recurrente y común, “al momento no hay quejas por prácticas como la dicotomía”.

“Es un problema muy negativo, sin duda una mala práctica y que sin duda se da en el ejercicio médico en Oaxaca y el cual se debe erradicar de forma tajante”, expone el entrevistado.

Y es que, a través de denuncias públicas se ha dado cuenta del actuar de laboratorios clínicos que dan un porcentaje de sus ganancias a los doctores que les envían trabajo, teniendo que subir los precios de los análisis clínicos para poder cubrir estas comisiones ocultas que podrían llegar al 30%.

López López reitera que no hay queja formal por dicha mala práctica médica y han elaborado material de difusión para decir “no a la dicotomía”; desde la Comisión Estatal de Arbitraje Médico de Oaxaca tiene una participación activa para prevenirlo, dice.

“Es una práctica oscura, escondida, que se realiza entre laboratorios y médicos, sí existe y estamos trabajando con la concientización en la comunidad médica y sobre todo en las nuevas generaciones para evitarla”, apunta.

El subcomisionado Médico de CEAMO sostiene que el problema se puede tornar mayor si no se atiende y se continúa con la transgresión de los derechos de los pacientes.

Detalla que dentro del libro denominado ‘Principios de Derecho Médico para el Personal de Salud”, han introducido la dicotomía, misma que la definen como una alteración de la práctica médica, falto de ética, que tiene repercusiones en la economía del paciente, que viola las leyes hacendarias y que vulnera la dignidad del paciente.

“La magnitud del problema es variable, -cita-, pero se estima que al menos 30% de los laboratorios proporcionan a los médicos una comisión por cada paciente que remitan a sus consultorios, que puede ir de un 25% a un 75% del precio al público de cada análisis solicitado por el médico”.

Insiste en que con este hecho, las comisiones que pagan los laboratorios a los médicos por recomendarlos a sus pacientes, encarecen el costo de los servicios, además de que impiden una competencia real, basada en la calidad del servicio.

 

Necesario, tener una legislación propia

Para el subcomisionado, es fundamental que se legisle al respecto en el estado, toda vez que desde hace nueve años aproximadamente, permanece en la “congeladora” una iniciativa para sancionar la dicotomía en Oaxaca.

Según la ley en México, está penada la dicotomía, (Ley General de Salud, Artículo 48 Bis y 419). Se presenta en forma de cohecho, cuando el responsable de seleccionar el laboratorio, pide o recibe una participación para él, asignando el laboratorio según su beneficio económico, ocultando el ingreso y evadiendo al fisco.

“No es algo que carezca de normatividad o esté fuera de la ley, se tiene en la Ley General de Salud y únicamente se debe aplicar y principalmente erradicar su práctica entre la comunidad médica”, afirma.

Proponen revisión a la iniciativa

Al respecto, el integrante de la comisión de Salud del Congreso local, Horacio Antonio Mendoza, admite la gravedad del problema al afectar a la ciudadanía de todos los estratos sociales.

“Sin duda vamos a revisar al seno de la comisión en que estatus se encuentra la iniciativa, revisar la Ley General de Salud e impulsarla para que se aplique en el estado”, sostiene.

Subraya que la comunidad médica por prácticas como estas y la pérdida de la humanización y buen trato en el paciente, ha perdido un lugar importante dentro de la estima y reconocimiento de la ciudadanía.

Fenómeno en crecimiento

En México se estima que 30% de los laboratorios practican la dicotomía, igual o en mayor porcentaje se practica en el estado, sin que una sola denuncia se haya interpuesto ante la Comisión Estatal de Arbitraje Médico de Oaxaca.

Es muy difícil saber a ciencia cierta si un médico recibe comisión de parte de un laboratorio al cual refiere sus pacientes, ya que no todos los médicos que refieren a sus pacientes a algún laboratorio reciben esta comisión, considera.

Si un paciente no es víctima de la dicotomía podría gastar hasta 50% menos por atender su padecimiento, por citar un ejemplo, y si se convierte en víctima podría llegar a invertir hasta 100% más en su atención médica.

Otro caso que queda solo en denuncia verbal

“Una vez el doctor me entregó una hoja en la que especificó los estudios que debía realizarme en citado laboratorio, con todo y dirección.

“Al llegar, pregunté por el costo de los estudios que rebasaban los 2 mil pesos y decidí buscar un laboratorio confiable, pero más barato”, relata Miguel Ángel López, paciente con diabetes.

El hombre mayor recuerda que el día de la consulta entregó al médico los resultados de los análisis realizados en otro laboratorio, lo cual generó el disgusto del profesionista, quien rechazó las pruebas y exigió al paciente acudir al lugar indicado.

“Yo le aseguré que al laboratorio al que acudí tenía el mismo prestigio que el recomendado, pero que me salía más barato, pero no quiso escucharme porque dijo que lo desobedecí”, dice con enfado.

Sin embargo, el usuario final, es decir el paciente, es el que debe tener la última palabra, ya que su salud es la que está en juego y de acuerdo con la Ley de Salud vigente, en nuestro país tiene el derecho de elegir a que laboratorio asistir a realizarse sus estudios.

Qué dice la ley

La Secretaría de Salud sancionará con multas hasta de mil salarios mínimos a los médicos y/o empresas que presten servicios de salud en los que hayan pactado un beneficio económico a cambio de inducir, aconsejar o sugerir cualquier servicio médico, medicamentos, análisis y servicios funerarios.

Lo anterior, en cumplimiento a las reformas realizadas en la Cámara de Diputados a la Ley General de Salud, para adicionar el artículo 48 BIS y modificar el 419.

Estos artículos de dicha ley buscan evitar que los laboratorios clínicos y otros prestadores de servicios de diagnóstico y tratamiento ofrezcan participaciones económicas a médicos o funcionarios por canalizar pacientes para la realización de análisis y demás auxiliares médicos.

Esta conducta afecta la práctica de la medicina, pues los intereses del paciente pasan a un segundo término y se antepone la ventaja económica, sin importar la calidad del servicio, añade Adriana Atristain Orozco, integrante de la comisión de Salud.

No obstante, en Oaxaca no está penalizada y representa un serio problema de salud, ético, económico y fiscal, advierte la parlamentaria por el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Además, incluye este supuesto normativo a la Ley General de Salud, en el Título Tercero, relativo a la «Prestación de los Servicios de Salud», en el Capítulo III, «Prestadores de Servicios de Salud», mediante la adición del artículo 48 bis, para establecer que quedan prohibidos los acuerdos celebrados entre médicos y/o empresas de salud cuando pacte un beneficio económico a cambio de inducir, aconsejar o sugerir a otro, cualquier servicio médico, medicamentos, análisis clínicos y servicios funerarios.

La reforma al artículo 419 establece que la violación a las disposiciones contenidas en el artículo 48 Bis, además de los que ya estaban estipulados, serán sancionadas con multa hasta de mil veces el salario mínimo general diario vigente en la zona económica de que se trate.

Identifícala y denuncia

Directa es cuando el laboratorio entrega dinero o equivalente a un médico a cambio de que le solicite estudios a sus pacientes.

Presenta dos modalidades, obvia y disimulada: obvia puede ser una participación en dinero calculada en un tanto por ciento, una participación en bienes o servicios que pueden ser calculados por puntos o metas; o bien puede ser disimulada, por ejemplo, como un pago simbólico y exentarlo del pago de arrendamiento del consultorio, un préstamo de automóvil o de equipo médico, pago de viajes o de cursos médicos.

La dicotomía se presenta en forma de cohecho, ya sea en una institución oficial o en una empresa privada, cuando el funcionario o empleado responsable de seleccionar el laboratorio en que deben llevarse a cabo los exámenes pagados por la empresa para la cual trabaja, pide o recibe una participación para él, asigna el contrato de prestación de servicios o de subrogación según su beneficio económico particular, oculta el ingreso y además evade al fisco.

 

 

Relacionadas: