Se bajan Toledo y EZLN del Tren Maya de AMLO |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Se bajan Toledo y EZLN del Tren Maya de AMLO

Uno de los proyectos prioritarios del gobierno de Andrés Manuel López Obrador comienza a recibir críticas de sectores que denuncian desde afectaciones medioambientales hasta falta de diálogo con pueblos indígenas

Se bajan Toledo y EZLN del Tren Maya de AMLO | El Imparcial de Oaxaca

Dos opositores anunciados y sumando. En su fecha insignia, el 1 de enero, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional anunció que había encontrado un fuerte motivo para estar en contra de la Cuarta Transformación. Además del discurso y los rituales prehispánicos en los que se envolvió el presidente Andrés Manuel López Obrador, el ejército comandado ahora por Galeano cuestionó la intención de construir el Tren Maya en territorios que son reservas dobles, de los pueblos originarios y de la naturaleza.

La misiva enviada al gobierno federal fue contundente: “vamos a pelear”. La lectura de Moisés era clara: “Vamos a enfrentar, no vamos a permitir que pase aquí sus proyectos de destrucción. No le tenemos miedo a su guardia nacional, que cambió de nombre, para no decir Ejército”.

Moisés también advirtió que “está en poder, está engañando a los pueblos originarios, hincándose en la tierra como pidiéndole permiso. Aquí le decimos que no le creemos. Esa consulta que hacen (para la construcción del Tren Maya) es una burla y una humillación a los pueblos originarios”.

En respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador se limitó a decir: “No me van a ‘cucar’”. “No vamos a caer en ninguna provocación. Añado, para no decir que me es igual, que sencillamente todos tenemos derecho a manifestarnos, somos respetuosos del derecho a disentir”, agregó.

La guerra contra el “santón” de la ecología

El que no se limitó fue Rogelio Jiménez Pons, el director del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), quien antes de conseguir siquiera el primer dólar para construir la obra, se enfrascó en una guerra de declaraciones contra Francisco Toledo, el artista juchiteco que a raíz de los dichos del funcionario descartó que haya posibilidad de dialogar.

“La cuarta transformación de este país no ganará credibilidad si no es en boca de personas más agudas, más congruentes y mejor informadas que Rogelio Jiménez Pons”.

Toledo mencionó apenas dos frases de las declaraciones de Jiménez Pons, quien en una entrevista con Animal Político declaró que “no podemos ser a ultranza conservacionistas”, “el desarrollo va a tener afectaciones al medio ambiente, obvio”.

La cita completa de su respuesta refleja aun más agravio: “Es muy fácil decir de repente que no haya desarrollo. No podemos ser a ultranza conservacionistas cuando tenemos tanta miseria; tenemos que crear desarrollo y el desarrollo va a tener afectaciones al medio ambiente, obvio. Pero primero va la gente. No ganamos nada como país con tener jaguares gordos y niños famélicos; tiene que haber un equilibrio. Sí tiene que haber jaguares bien comidos, pero con niños robustos y educados y capacitados. Ése es el tema: muchas veces va a implicar afectar el medio ambiente, pues remediemos las afectaciones”. Y agregó: “¿cuál es la razón finalmente que un santón de la ecología lo quiera parar? Yo no lo entiendo a no ser que sea de intereses, ¿qué otra razón, técnica?”

El artista juchiteco respondió cuestionando el concepto de desarrollo que defiende el funcionario de la cuarta transformación: “Tampoco parece entender que el planeta enfrenta un calentamiento global catastrófico porque el ‘desarrollo’ está destruyendo la capacidad del ecosistema global para mantener la estabilidad climática, y que la conservación de áreas naturales es nuestra mayor esperanza de sobrevivencia”. Toledo descartó que haya posibilidad de dialogar con un funcionario que

“intenta descalificar de modo tan indigno los cuestionamientos serios a una iniciativa plagada de incertidumbre”.

“No haremos nada que lastime a nuestros pueblos”

Carlos A. HERNÁNDEZ

“Nosotros en la cuarta transformación no haremos nada que ofenda o lastime a nuestras comunidades indígenas y siempre se les tomará en cuenta para la puesta en marcha de cualquier proyecto”, afirmó el director del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes.

En entrevista se dijo respetuoso de la opinión de todos los personajes que han manifestado su sentir respecto a la construcción del Tren Maya en el sureste del país, incluido el artista plástico Francisco Toledo.

Ante la confrontación entre el director del Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) y el artista juchiteco, que advirtió que “la cuarta transformación de este país no ganará credibilidad si no es en boca de personas más agudas, más congruentes y mejor informadas que Rogelio Jiménez Pons”, el funcionario aseguró que el gobierno federal hará valer el derecho de los pueblos.

Asimismo reiteró la disposición de diálogo con los pueblos y comunidades por donde vaya a pasar cualquier proyecto.

“No es fácil, hay que decirlo pero vamos a conciliar con todos para evitar prácticas como las que ocurrieron en el pasado y sea posible la realización de consultas públicas sobre los diversos temas”, anotó.

Regino Montes dijo que el ánimo del presidente de la República Andrés Manuel López Obrador es conciliar con los actores de la región, incluido el EZLN y quienes la habitan, en un marco de respeto a la diversidad.

“Sin imposiciones, al ser algo que demanda la ciudadanía, no vamos a hacer nada que lastime a nuestras comunidades indígenas de todo el país y para lo cual se abrirán 24 foros de cara a la integración del Plan Nacional de Desarrollo y la reforma constitucional”, añadió.

¿Un tren neoliberal?

El 90% de la inversión que se requerirá para construir la infraestructura del Tren Maya será privada y el restante 10% correrá a cargo del sector público.

El pasado 13 de febrero, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) informó que las empresas que se adjudiquen los contratos de inversión mixta serán responsables de la ingeniería de detalle y de la construcción de las vías férreas o del diseño y fabricación de los trenes, según sea el caso, y de su puesta en operación. También serán responsables de su mantenimiento óptimo por un plazo de 30 años contando a partir del inicio de operaciones.

El modelo financiero del Tren Maya fue acordado luego de una reunión del presidente Andrés Manuel López Obrador y el equipo encargado del proyecto del Tren Maya, encabezado por el director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons.

Otros acuerdos señalan que las bases de las licitaciones serán abiertas, con el fin de propiciar el mayor número de participantes y que el Tren Maya tendrá interconectividad con el resto del país a partir de la coordinación con el corredor transístmico.

Apuntó que una vez que se obtengan los resultados de los estudios, se aplicarán las medidas de contención y mitigación correspondientes y se realizarán las consultas a los pueblos originarios con apego a la ley y en completa observancia del convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas.

En riesgo, el hábitat de 2,000 jaguares

Además de la confrontación mediática con Francisco Toledo, Rogelio Jiménez Pons, cuenta con información clara sobre los riesgos medioambientales que implica una construcción desordenada del Tren Maya: si se impactan las zonas núcleo y de amortiguamiento de las áreas naturales protegidas que son hábitat del jaguar, dos mil animales de esta especie, de los cuales mil habitan en la reserva de la biósfera de Calakmul, estarían en riesgo.

La información se la presentó Gerardo Ceballos, presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, en una reunión con el titular del Fondo.

 

Relacionadas: