Quantcast

La Capital

Crimen contra Jyri, "fácil" de castigar

Exigen que se detenga a nueve personas que tienen órdenes de aprehensión por el asesinato de activistas en San Juan Copala
por Sayra Cruz

A casi siete años del asesinato de los activistas Alberta "Bety" Cariño Trujillo y el finlandés Jyri Jaakkola, integrantes del Parlamento Europeo criticaron al Estado mexicano por la impunidad que permanece en este caso.

Por medio de una traductora, Satu Hassi, parlamentaria de Finlandia y Ska Keller, eurodiputada y vicepresidenta del grupo de los Verdes, acusaron que en México es agudo y candente la falta de justicia.

El 27 de abril de 2010, los activistas eran parte de una caravana humanitaria y de observación, con el fin de llevar víveres a San Juan Copala, cuando en la comunidad La Sabana fueron emboscados.

"Este caso hasta el día de hoy queda en la completa impunidad, no hay ningún juicio llevado a cabo, no existe ninguna sanción. Tenemos elementos que dan cuenta que existe un sistema judicial que no está realizando lo que le corresponde", señalaron las legisladoras.

Asimismo, pidieron que las nueve personas que tienen órdenes de aprehensión sean detenidas. "Porque no sólo son cinco los responsables" de la emboscada en la zona triqui.

Después de este crimen, las integrantes del Parlamento Europeo han estado 10 veces en territorio mexicano por este caso.

En esta visita, estuvieron en la Ciudad de México y en Oaxaca para sostener reuniones con autoridades estatales.

"Hemos escuchado un compromiso de las autoridades federales para que haya justicia y dicen que quieren hacer todo lo posible para ayudarnos", expresaron.

No obstante, desconfiaron de esas promesas que se han dado durante 10 años seguidos, ya que en los hechos su actitud es otra.

Señalaron que en Finlandia el 95 por ciento de los asesinatos se castigan y se esclarecen. "Nadie puede pensar que puede matar a alguien y puede salir libremente sin que nada pase", señalaron.

En aquel país el caso ya se hubiera solucionado desde hace mucho tiempo al existir los elementos para señalar a los responsables directos, aseguraron tras calificar el proceso como "fácil" de castigar.

Para concluir, pidieron justicia para "Bety", quien era la directora del Centro de Apoyo Comunitario Trabajando Unidos (CACTUS) y del ciudadano de Finlandia, Jiry Jaakkola.