Demandan aplicar la ley para mejorar movilidad en Oaxaca | La Capital
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

La Capital

Demandan aplicar la ley para mejorar movilidad en Oaxaca

Retirar de la circulación el 30% de taxis que operan irregularmente y atender la ley nacional de ordenamiento territorial para permitir mayor espacio.

Demandan aplicar la ley para mejorar movilidad en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Retirar de la circulación el 30% de taxis que operan irregularmente y atender la ley nacional de ordenamiento territorial para permitir mayor espacio a la circulación de peatones y bicicletas son dos alternativas que deben considerarse antes de pensar en más vías rápidas para automóviles.

Claudina de Gyves, coordinadora de proyectos de sustentabilidad de la Casa de la Ciudad, asegura que la forma en la que se han invertido los recursos para atender los problemas de vialidad en la ciudad de Oaxaca ha generado que hoy transitamos más lentamente por la ciudad y su zona conurbada, no obstante aún estamos a tiempo para revertir la situación.

Por su parte, para el director de la Policía Vial, el primer paso a dar es sacar de circulación los taxis sin concesión o que la obtuvieron ilegalmente; así, afirma, se comenzaría a liberar la capital.

3%

de la inversión pública se destina a peatones, bicis y transporte público

74%

de los viajes en la zona metropolitana de Oaxaca se hacen en transporte público, bicicleta y a pie

17%

de los viajes son a pie

4%

de los viajes son en bicicleta

53%

de los viajes son en autobús

22%

de los viajes son en autos particulares o taxis

Taxis irregulares, fuera

Antes de pensar en la creación de nuevas calles, avenidas rápidas y soluciones viales lo que se requiere es que se aplique la ley. La demanda viene desde dentro del gobierno estatal, desde la Policía Vial, una de las instituciones a las que con mayor frecuencia se les señala por “no poner orden en las calles”. Para el comandante José Guzmán Santos, director de la corporación, el primer paso para aliviar la sobresaturación vial que afecta la capital del estado es sacar de circulación los taxis que carecen de una concesión o que la obtuvieron irregularmente, aproximadamente el 30% de los que circulan en la zona metropolitana de la capital, de acuerdo con sus estimaciones.
z,,xc
“Es un problema muy serio que se presentó políticamente, muchas organizaciones que no se dedicaban al transporte se metieron al transporte público, lo hicieron al revés, le dijeron a su gente que comprara mototaxis, que comprara taxis y después le exigían que los emplacaran y que les dieran la concesión, ya huele a azufre la Secretaría de Transporte, yo no sé cuántos documentos están tirados ahí que no están resueltos, por qué, porque no medimos”, expresa el funcinonario.

La Ley de Tránsito y el Código Penal del Estado establecen las sanciones correspondientes; la primera normativa considera desde una multa de tres a 300 veces el salario mínimo vigente, retiro y aseguramiento de vehículos, suspensión de licencias de conducir hasta por 180 días o su cancelación a quien contravenga las disposiciones para la prestación del servicio de transporte; la segunda manda de dos a seis años de prisión y de 100 a 500 días multa a quien preste el servicio sin “la concesión que otorga el Poder Ejecutivo”.

Para el comandante, aunque el estudio de las alternativas de mejoramiento vial son indispensables, la tarea prioritaria es contar con el censo de concesiones dentro de la Plataforma México, porque “las irregularidades nos han ahorcado”.

“En las revisiones nosotros hemos detectado vehículos de procedencia ilícita, lo que se requiere es que esté en plataforma México todo aquel vehículo que tiene una concesión, los que no tienen concesión no tienen por qué circular, la ley es muy clara en cuanto a las sanciones”, asegura.

De acuerdo con Guzmán Santos otros elementos que causan caos en la zona metropolitana son la falta de vialidades adecuadas y el nulo mantenimiento de los semáforos.

Asimismo, asegura, se deben analizar propuestas de vialidad que defiendan el valor cultural e histórico de la ciudad, como ampliar la zona peatonal del Centro Histórico y que la circulación de vehículos se permita solo para prestadores de servicios turísticos.

Candados contra obras

Primer acto. El Plan Nacional de Desarrollo establece como objetivo proveer un entorno adecuado para el desarrollo de una vida digna fomentando la movilidad urbana sustentable con apoyo de proyectos de transporte público y masivo y del transporte no motorizado. Presenta como uno de sus objetivos también la racionalización del uso del automóvil.

Segundo acto. La Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano en su artículo 73 ordena a la Federación, entidades federativas, municipios y demarcaciones territoriales “promover y priorizar en la población la adopción de nuevos hábitos de movilidad urbana sustentable… respetar el desplazamiento del peatón, desestimular el uso del automóvil particular, promover el uso intensivo del transporte público y no motorizado”.

La jerarquía que las autoridades deben atender es la siguiente: personas con movilidad limitada y peatones; usuarios de transporte no motorizado; usuarios del trasporte público de pasajeros; prestadores del servicio de trasporte público de pasajeros, prestadores del servicio de transporte de carga y usuarios de transporte particular.

Tercer acto. La Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano Para el Estado de Oaxaca y el Plan Municipal de Desarrollo de Oaxaca de Juárez consignan como prioridad el diseñar estrategias que sitúen al peatón en la punta de la pirámide de la movilidad y enfatizan la necesidad de mejorar el transporte público.

Cuarto acto. Oaxaca, de acuerdo con un diagnóstico realizado por la Casa de la Ciudad, gasta el 93% de su presupuesto de infraestructura vial en acondicionar el espacio para automóviles pese a que en este medio se realiza solo el 22% de los traslados y deja para el transporte público, las bicicletas y los peatones el 3% de los recursos pese a que implican el 73% del total de los viajes.

Incongruencia. Ni los planes y objetivos nacionales ni las leyes estatales ni las propuestas municipales son congruentes con la asignación de recursos. Los plazos aún están corriendo, la legislación federal otorga un plazo de cinco años para que la situación se revierta, para que los tres órdenes de gobierno concreten proyectos que terminen con el reinado del automóvil.

En esta ruta para hacer de las calles un mejor lugar para las bicicletas y los peatones, con mejor servicio de transporte público Oaxaca tiene muchas ventajas, una de ellas “que la modernidad nunca llegó”.

Claudina de Gyves, coordinadora del Laboratorio Urbano de la Casa de la Ciudad, explica que esta ventaja permitirá utilizar los recursos técnicos, presupuestales y humanos en construir obras que favorezcan la movilidad sustentable en vez de ocuparlos en destruir obras hechas para automóviles. Los planes que pretenden construir más distribuidores viales y vías rápidas, subraya, carecen de sustento técnico y, además, enfrentan los candados que obligan a gastar en infraestructura no contaminante.

“No falta quien dijo en el gobierno que necesitamos un distribuidor vial en el Parque del Amor, en el Periférico, quieren hacer distribuidores por todos lados. Cuando alguien dice necesitamos esas obras yo le diría dame los datos que demuestren su necesidad y no los va a haber, no existen.

“Por otro lado, ahora hay candados, tenemos la ley de ordenamiento territorial, el plan nacional, son candados, los recursos federales tienen reglas alineadas al nuevo marco normativo y se establecen porcentajes del presupuesto que se debe gastar en movilidad sustentable; el programa nacional de infraestructura claramente dice que ya no va a invertir en proyectos que no demuestren que van a la movilidad sustentable”.

“El modelo de desarrollo urbano desde hace 70 años está focalizado en mover coches. En todas las ciudades, todo el mundo está planeado para movernos más rápido en un coche de A a B. La percepción es que hay que hacer más calles porque ya no cabemos, cómo peleamos con esa cultura en la que la percepción es la que manda y no lo que dicen los datos, dentro de la estructura programática de la Sedatu existe un Programa de Movilidad Urbana Sustentable, un programa con presupuesto cero desde hace cinco años, dicen que no hay dinero, sí lo hay pero aún se está poniendo en la infraestructura que beneficia a los autos”, subraya.

Entre otras ventajas con las que cuenta la entidad se encuentra el que es la tercera con menor número de autos por habitante del país, que las distancias son relativamente cortas, que el número de viajes que se hacen en auto son muy pocos. “Oaxaca está en un punto en el que no tenemos que revertir cosas malas que hayamos hecho, revertir cosas mal hechas, como muchos puentes o muchos distribuidores o grandes autopistas urbanas. En Oaxaca la modernidad nunca llegó y eso es bueno porque fue una modernidad malentendida”, concluye.

Relacionadas: