Fallece Reynaldo Bignone, el último dictador de la Argentina
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Internacional

Fallece Reynaldo Bignone, el último dictador de la Argentina

Bignone murió por complicaciones dentro de una operación quirúrgica de la cadera en el Hospital Militar Central de Buenos Aires, Argentina.

Fallece Reynaldo Bignone, el último dictador de la Argentina | El Imparcial de Oaxaca

El exmilitar Reynaldo Bignone, último dictador de Argentina (1982-1983) y condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad, falleció hoy a los 90 años, confirmaron a Efe fuentes oficiales.

Según explicaron desde la Secretaría General del Ejército, el exgeneral murió por complicaciones de una operación quirúrgica en la cadera en el Hospital Militar Central de Buenos Aires, donde se encontraba internado desde ayer.

En los últimos años se dictaron contra él varias condenas perpetuas por delitos de lesa humanidad cometidos durante el régimen: robo de bebés, torturas, privaciones ilegales de la libertad y asociación ilícita figuraban en su historial.

Bignone le entregó en diciembre de 1983 el mando al primer jefe de Estado de la actual democracia, Raúl Alfonsín, después de que este ganase las elecciones realizadas dos meses antes tras siete años de sangrienta dictadura (1976-1983).

Nombrado presidente el 1 de julio de 1982, Bignone sustituyó al depuestoLeopoldo Galtieri tras la derrota de Argentina en la guerra de las Malvinas contra el Reino Unido y una de sus primeras medidas fue convocar elecciones, pero también la destrucción de toda la documentación sobre detenciones, torturas y asesinatos de desaparecidos.

Además, sancionó una Ley de Amnistía para los miembros de las fuerzas armadas sobre los actos cometidos contra miles de personas que fue derogada posteriormente por Alfonsín.

Aunque en enero de 1984 fue el primer militar detenido y encarcelado, acusado de la desaparición y asesinato de soldados y por participar en la guerra sucia contra la subversión, fue liberado por disposición del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas meses después.

Ya en 2007, durante el Ejecutivo de Néstor Kirchner (2003-2007), la Justicia declaró la inconstitucionalidad de las leyes de punto final y obediencia debida sancionadas en 1986 y 1987, así como los indultos concedidos por el expresidente Carlos Menem (1989-1999), y Bignone fue detenido acusado de violación de derechos humanos y responsabilidad en secuestros ilegales y homicidios.

 

 

Relacionadas: