La comunicación positiva, una herramienta en la familia |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Hogar y Familia

La comunicación positiva, una herramienta en la familia

Para el lenguaje en positivo, es importante que sepas que el cerebro no capta la palabra “no”.

La comunicación positiva, una herramienta en la familia | El Imparcial de Oaxaca

Dicen que nadie da lo que no tiene, es un dicho que no aplica para ti como mamá o papá porque si hay algo que tienes es amor para tus hijos/as. Así es que partamos del gran amor que sientes por tus críos y seguro que llevas el 90% del camino andado. Ahora, ¿cómo lograr eficientemente el 10 % restante?

Primero saber que se logra de una manera sencilla: Le llamamos lenguaje en positivo, toma en cuenta los siguientes elementos.

Para el lenguaje en positivo, es importante que sepas que el cerebro no capta la palabra “no”, nuestro cerebro es maravilloso, es capaz de enfermar a tu cuerpo si él lo pide aunque no exista ningún virus y es capaz de transformar tu vida si así se lo ordenas, independientemente de las circunstancias, incluso adversas, que pudieras estar viviendo. Te voy a poner un ejemplo:

“Por favor no pienses en el color azul”… ¿Qué acabas de hacer?

¿Pudiste seguir mi petición? Estoy casi segura que no, porque yo te estoy dando una instrucción que de entrada te menciona el color azul. Si mejor te pido, por favor piensa en el color blanco, en el color rojo, o en el color violeta, si quiero que dejes de hacer algo, mi reto es hacerte pensar en otras posibilidades sin mencionar dos cosas: la palabra “no” y la palabra en la que quiero que dejes de pensar y todavía mejor, si te presento tres o más alternativas.

El segundo punto es entonces decir una frase corta en positivo y en tiempo presente para que tu cerebro capte tu deseo y evites confundirte. ¿Qué características te recomiendo para formular tus frases y saber transmitirlas, mejor aún puedan ser escuchadas?

Por ejemplo:

Si quiero bajar de peso, no voy a decir “no quiero comer tanto pan” o “a partir de enero hago la dieta”. Mejor me propongo decir: “Como y disfruto la comida saludable que me gusta” o “me siento muy bien desayunando fruta para tener mi peso ideal.

El cerebro ejecuta lo que le ordenas (dices), por lo que hay que pensar y hablar con claridad lo que sí queremos para nosotros y para nuestra vida sin interferencias.

 

Tomado de Revista Vinculando

 

 

Relacionadas: