Quantcast

Especiales

Oaxaca respira veneno

Los niveles de contaminación alcanzados han puesto en alerta a algunos de los sectores de la sociedad, pero para los gobernantes este tema parece estar fuera de su agenda
por Sayra Cruz

Para las autoridades estatales y municipales fue invisible el alto nivel de contaminación registrado en los dos primeros días de este mes en la ciudad de Oaxaca; no emitieron una pre-contingencia para proteger a la población adulta ni a los menores de 5 años y pese a que la tendencia va al alza –como lo reconoce la Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso), el plan de contingencia sigue en el escritorio de sendas mesas de trabajo y Oaxaca sin un plan para contrarrestar la excesiva contaminación.

Derivado de que los días 1 y 2 de marzo, la ciudad de Oaxaca registró niveles de contaminación muy altos, 123, 168, 136, 106, 147, 158, 226 PM10 (partículas contaminantes menores a 10 micrómetros, un micrómetro es el equivalente a dividir entre mil un milímetro), motivo suficiente para una alerta o prealerta, ya que se estaría hablando de niveles no satisfactorias que requieren de acciones emergentes de protección.

Debido a la gravedad del problema se consultó a las partes competentes, hallando sólo pequeños avances en el diseño de un plan que es urgente.

Mientras los funcionarios avanzan a paso lento, los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) reconocieron que la contaminación del aire incide en el aumento de enfermedades como conjuntivitis, rinitis, y agrava padecimientos de asma, a su vez es un factor para las Infecciones Respiratorias Aguadas (IRA´S), neumonías, poniendo en riesgo a la población vulnerable.

“Nosotros tenemos coordinación con la Secretaría del Medio Ambiente y otras instancias, no nos han avisado de niveles de emergencia para echar a andar los mecanismos de contingencia”, justificó la líder estatal en proyecto de cambio climático de los SSO, Yolanda Vásquez Jiménez.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó que de 1.7 menores que mueren al año, más de una cuarta parte de los menores de 5 años fallecieron a consecuencia de un medio ambiente enfermo.

“… hay una tendencia al aumento de días con calidad del aire satisfactoria y no satisfactoria, principalmente, en la temporada de primavera cuando aumenta la radiación solar y los incendios forestales, favoreciendo la formación de ozono y PM10, y en la temporada de invierno cuando es más frecuente el efecto de inversión térmica, fenómeno que provoca que los gases contaminantes producidos por las actividades humanas no se dispersen adecuadamente”, reconoció la Semaedeso.

Crítico del tema, el director del Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca (INSO), Juan José Canseco, dijo que el Gobierno Estatal a cien días de iniciar su mandato carece de un plan ambiental poniendo en riesgo la salud de la población. “Estamos respirando cada vez un aire más contaminado y en contra parte, hay una política de salud omisa que no explica a la población los efectos por esta causa”, externó.

Recordó que hace un par de años, ya llegó una queja ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) derivado a afectaciones de la salud en una persona y por los recientes altos niveles de contaminantes algunas personas se han desmayado.

“Si no se hace nada el medio ambiente se deteriorará mucho más rápido y la ciudad entraría en caos por muchos motivos. Hay un crecimiento que no se ha podido controlar y una pésima planeación”.

Para el estudioso, la alta contaminación se debe a dos grandes factores: la falta de verificación vehicular, la actividad de las ladrilleras, y aunque en menor medida, también destaca las marchas y bloqueos.

Ante la falta de políticas y una estrategia seria en el tema, la presidenta de la Comisión Permanente de Ecología en la LXIII Legislatura local, Paola Gutiérrez Galindo, adelantó que presentará en la próxima sesión un exhorto a la Secretaría del Medio Ambiente, dependencias involucradas y autoridades municipales por su omisión que ha puesto en riesgo a la población.

Ante estas posturas la Secretaría del Medio Ambiente, la Dirección de Ecología Municipal y los SSO, aseguran estar trabajando en el Plan de Contingencia que estará listo en próximos días, las dependencias destacaron que trabajan con los municipios involucrados el Programa para Mejorar la Calidad del Aire (Proaire), el cual es un programa que establece diversas acciones orientadas a controlar, disminuir y revertir la contaminación atmosférica generada por las actividades diarias que afectan directamente la salud y el ambiente.

Y aunque asegura contar con el Programa de Contingencias Atmosféricas (Pcaa), las fuentes consultadas mencionaron que dicho proyecto está en proceso de construcción.

Urge una estrategia ambiental

Juan José Conseco dijo que es necesaria una estrategia metropolitana que abrace el tema ambiental, de salud y desarrollo urbano, dicho plan podría frenar el incremento de los niveles de contaminantes del aire.

De igual manera recomendó a los 30 o 40 municipios integrados en esta zona a sumarse en un solo proyecto, ya no acciones aisladas.

El municipio de Oaxaca que tiene más recursos deberá asumir su responsabilidad con acciones emergentes que no ha asumido.

Debido a la falta de un plan, la Dirección de Ecología y Sustentabilidad Municipal, informó que el Plan de Contingencia sigue en el análisis.“Nuestra estrategia es fortalecer la cultura del medio ambiente, de intervenir en estrategias efectivas para la reducción en la contaminación del aire, principalmente”, dijo el responsable del área municipal, Félix Andrés Villalobos.

Faltan políticas efectivas

El director del INSO, Juan José Consejo ubicó como fuentes de contaminación: vehículos de motor, la humareda que expiden las ladrilleras, los incendios forestales, así como la basura expuesta al aire libre.

“Hemos detectado desde hace varios años la contaminación del aire como un problema serio en la ciudad de Oaxaca y que en ocasiones ha dado condiciones de crisis; hace un par de años hubo un caso de salud que llegó a la comisión de derechos humanos.

“Pero existe una tendencia de que la condición va empeorando, hecho que ya nos tiene –por desgracia- en la misma línea de las ciudades medias o grandes como la Ciudad de México que debido a la contaminación y a la inversión térmica -que significa una especie de burbuja alrededor de la urbe- es asunto de consideración”, abundó el especialista.

Al ubicar los motivos, la solución resulta sencilla: revisión de vehículos, una verificación efectiva, porque según las cifras, apenas un 10 por ciento del parque vehicular que es de un aproximado de 500 mil unidades cumple con este requisito.

“No lo toman en serio porque carece de sanciones fuertes, pero además no están funcionando los verificentros como debe ser, no tienen lo necesario para realizar su función”, dijo la diputada Paola Gutiérrez.

En la ciudad de Oaxaca entran unidades de motor que provienen de la zona conurbada, hacen sitio en la Central de Abasto, y el transporte urbano sigue creciendo con unidades ya deterioradas cuyos niveles de contaminantes son altos.

“Gran cantidad del parque vehicular deteriorado no está en condiciones de circular y no solo porque echen mucho humo si no porque son inseguros, y no hay decisión para frenar el crecimiento”, recriminó Juan José Canseco.

La efectiva verificación, es tan solo una parte, porque se deben sincronizar los semáforos – acción que aliviaría la circulación- , y sacar las unidades del centro, son solo algunas de las estrategias que el Instituto de la Naturaleza y la Sociedad de Oaxaca dio para enfrentar este problema.

El metrobús hubiera sido buena opción pero lo rodearon intereses que lo llevaron al fracaso, dijo.

Para la diputada Gutiérrez Galindo dijo que es urgente que la autoridad realice acciones emergentes, que se implementen sanciones mayores a los automovilistas que no verifican y ese recurso podría entrar a la Semadeso para implementar policías especiales que vigilen el cumplimiento a esta ley que se enmarca en la Constitución.

Secretaría del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso) en su análisis reconoce que se deben endurecer las acciones: “ acuerdos y convenios necesarios para fortalecer y hacer más eficiente y coercitiva la verificación vehicular, ya que las fuentes móviles (vehículos de servicio público y privado), son una de las principales fuentes generadores de PM 10 y NOx este último precursor del Ozono, por lo que una forma de regular las emisiones de los vehículos es a través del Programa de Verificación Vehicular que motiva al mantenimiento preventivo y correctivo de los vehículos automotores”, dijo.

La diputada Gutiérrez invitó a la población en general a evitar el uso de leña y carbón para cocinar o calentar, evitar la quema de basura, pastizales, llantas y pirotecnia, así como realizar el mantenimiento necesario a sus automóviles.

Sin embargo, después de estas versiones y del reconocimiento de altos niveles de contaminación en Oaxaca se concluye con la frase del director del INSO, Juan José Canseco: “En Oaxaca, no hay política del medio ambiente, se puede decir a disculpa que la secretaría es de nueva creación, que se están organizando, que los funcionarios se están sentando en la silla para ver qué tienen y pues no tienen demasiado. Ni siquiera saben lo que hay que hacer con precisión y no tienen estrategia para atender las contingencias”.