Esta es la triste historia de los pingüinos abrazados que se hicieron virales | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Viral

Esta es la triste historia de los pingüinos abrazados que se hicieron virales

Recientemente se volvieron a hacer virales las fotos de dos pingüinos que están abrazados y viendo al horizonte, pero detrás de tan increíbles imágenes hay una triste historia


Esta es la triste historia de los pingüinos abrazados que se hicieron virales | El Imparcial de Oaxaca
Imagen: Internet

Uno de los seres vivos que más ternura causa en los humanos es, sin duda, el pingüino. Su apariencia y forma de ser enamora a más de uno

Recientemente se volvieron a hacer virales las fotos de dos pingüinos que están abrazados y viendo al horizonte. Pero detrás de tan increíbles y románticas imágenes hay una triste historia.

Aunque esto ocurrió en el 2019, el autor de las fotografías, Tobias Baumgaertner, las retomó para explicar lo afortunados que son aquellos que durante esta difícil etapa de la humanidad pueden estar con sus parejas.

En momentos como este, los verdaderamente afortunados son aquellos que pueden estar con la persona que más aman. Capturé este momento hace aproximadamente un año”

 

Y es que los dos pingüinos que estuvieron abrazados y posados sobre una roca viendo al horizonte en Melbourne estaban viviendo momentos duros, de acuerdo a lo relatado por el artista.

Un voluntario se me acercó y me dijo que el pingüino blanco era una anciana que había perdido a su pareja. Aparentemente también lo hizo el pingüino más joven de la izquierda. Desde entonces se reúnen regularmente para consolarse y permanecer juntos durante horas mirando las luces danzantes de la ciudad cercana”

Fue gracias a que Baumgaertner pasó tres noches conviviendo con la colonia de pingüinos que pudo regalarnos tan bellas imágenes.

Entre no poder usar las luces y los pequeños pingüinos que se mueven continuamente, frotando sus aletas en la espalda del otro y limpiándose unos a otros, fue muy difícil disparar, pero tuve suerte en un hermoso momento”

Una historia que será muy difícil de olvidar.


 

Relacionadas: