Oaxaqueño posible candidato al premio Nobel de Medicina | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Oaxaqueño posible candidato al premio Nobel de Medicina

Alejandro Cabrera, originario de El Espinal, podría convertirse en Nobel de Medicina por su contribución al encontrar la forma de prevenir los infartos cardíacos y cerebrales


El microbiólogo Alejandro Cabrera, de El Espinal, en Oaxaca, podría convertirse en Nobel de Medicina por su contribución al encontrar la forma de prevenir los infartos cardíacos y cerebrales, y mejorar la vida de quienes los lleguen a sufrir.

En el Diario Financiero la columnista Lourdes Mendoza, señaló que el oaxaqueño  es un ejemplo de superación personal.

Su historia comienza de una manera un tanto dramática, como la de tantos talentos mexicanos.

Alejandro Cabrera, logró su primera beca para irse a Rusia a estudiar llevaba en la bolsa sólo 120 dólares, pero como perdió el vuelo de ida a París, de Aeroméxico, pues las entradas a la ciudad estaban bloqueadas, el cambio le costó 75 dólares, al final se fue sólo con 45.

En la Facultad de Medicina de la Universidad de Justus-Liebig de Giessen, en Alemania, ya están aplicando su método, el cual consiste en hacer un patrón con el baumanómetro, sí, el saco que nos ponen en el brazo y que inflan para tomarnos la presión.

Resulta que si al sentir el famoso dolor del brazo previo al infarto, nos inflan y desinflan el baumanómetro por X número de minutos cuatro veces seguidas, nuestro organismo se alertará y comenzará a destruir las moléculas patológicas que producirían el infarto.

La prueba, patrocinada por la Von Behring-Röntgen-Foundation (Marburg, Alemania), termina a finales del 2019.

Hasta hoy han logrado reducir el tamaño del infarto hasta en un 27 por ciento, escribió la columnista, por si no se han dado cuenta, este hallazgo además tiene el gran beneficio de ser gratuito, pues sólo se necesita un baumanómetro y explicarle a los médicos cómo hacer el patrón de repeticiones.