La fragilidad de la vida
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Debates y Deslindes

La fragilidad de la vida

 

-Un encuentro venturoso

 

En la mesa donde como, desayuno y ceno aparecen hormigas pequeñas que corretean por los pedazos de alimentos. Normalmente las quito con alguna servilleta, pero en ocasiones, sin compasión por la vida, dejo caer mis dedos sobre una y queda inmediatamente muerta. Pienso que así ocurre con el coronavirus y nosotros los humanos. Repentinamente nos distingue, nos ataca y acaba con todas nuestras ilusiones y proyectos. Así de frágil es la vida en las dimensiones en que se vea, con las hormigas, con otro tipo de animales y con la gente. Basta que alguien más fuerte, grande y poderoso se fije en nosotros, tenga un mal pensamiento o una distracción y podemos quedar sin vida. El Covid 19 y el ocio me han hecho pensar en todas estas cosas en las cuales normalmente no me ocuparía. Pero esta pandemia, el número de muertes y lo imprevisible e inesperado de los ataques tienen que ponernos en estado de alerta. La situación es muy grave. Perdí a uno de los sobrinos que más amaba. Era como mi hermano y mi cómplice Jorge González de la Lanza. El Covid no ha descendido y el número de muertos es muy alto. Todo parece indicar que la humanidad entera está siendo objeto de una poda de los más viejos, los más débiles, los más pobres y los que no tienen atención médica.

Aparte del Covid, en la prensa aparecen notas sobre matanzas colectivas. Llegan grupos de asesinos y empiezan a disparar contra seres humanos. Su saña es infinita, después les dan un tiro de gracia para asegurar el crimen brutal.  En las últimas semanas se han matado a jóvenes que se encontraban en centros de rehabilitación del estado de Guanajuato, que le gana a Guerrero y Oaxaca en violencia. No sabemos el motivo, si buscan aterrorizar a la población, son venganzas, todos los muertos son culpables, o muchos son víctimas colaterales. ¿Qué ocurre para ensangrentar el territorio, un municipio, un pequeño poblado?  Todo parece indicar que quieren sembrar un clima de terror. Recordamos con dolor la matanza de los normalistas de Ayotzinapa, un crimen que avergüenza a cualquier pueblo y cuyo tratamiento y la falta de castigo a los responsables todavía nos indigna. Hay nuevas investigaciones y aparece una nueva verdad histórica, de una administración que ni la debe, ni la teme y que prometió aclarar este crimen infame. Hay que esperar los resultados.

Pase lo que pase la consigna es sobrevivir, para sobrevivir hay que cuidarse y para cuidarse hay claras indicaciones médicas. Claro, pedir a nuestros pobres que se laven las manos 10 veces al día, parece una ironía, si no tienen ni agua, ni jabón. Pero los que sí la tienen cuídense, cumplan con esa responsabilidad personal que beneficia a todos.

 

México-EU

 

La visita del presidente de México AMLO a la ciudad de Washington y su entrevista de trabajo con el presidente Donad Trump fue una jugada maestra de política de dos jefes de estado. Donald Trump, que es una figura repulsiva, estuvo encantador, sonriendo, amable, bromista. Andrés Manuel se comportó como el Jefe Estado que es. Ambos tomaron decisiones fundamentales, acciones concretas que beneficiaran a los ciudadanos de sus países. Bajo el tema central de la puesta en marcha del nuevo tratado comercial, los dos jugaron sus piezas con maestría. Trump se reunió con los dueños del dinero que van a financiar su campaña. Andrés Manuel invitó a una docena de mexicanos que pueden ayudar a la reactivación económica, son los verdaderos dueños del dinero en nuestro país y los que pueden mover las inversiones que aceleren nuestro desarrollo.

En la Casa Blanca se pusieron sobre la mesa los temas de inversión, de cooperación y desarrollo para aprovechar las relaciones del nuevo tratado comercial de México Canadá y Estados Unidos. Se trata de ver para adelante, sin olvidar los agravios. Como respuesta inmediata Trump firmó al otro día una orden ejecutiva para que se amplíen los beneficios y las oportunidades de los hispanoamericanos que viven en los EU. Ese fue un logro inmediato. Trump en plena campaña electoral da un paso concreto a favor de los hispanos quienes votarán dentro de 120 días por algunos de los dos partidos americanos. Ambos gobernantes dejaron buen sabor de boca en la opinión pública de los dos países, a pesar de que enfrentan graves problemas en cuestión de violencia, protestas y estragos del Covid 19.

Algunos detalles de esas seis horas de intenso trabajo que podemos anotar es que el presidente de México hablo de corrido, sin pausas. En todo momento se comportó como un jefe de Estado pleno, nacionalista e inteligente. Trump leyó el discurso oficial, no improvisó como normalmente lo hace. Los empresarios de ambos países estaban sorprendidos de ver a dos hombres transformados en dos mandatarios y jefes de Estado, se cuidaron todos los detalles, no hubo ninguna crítica a los conservadores, ni al modelo neoliberal. El discurso oficial del presidente de México, donde se habló de los agravios a México y los mexicanos fue un discurso valiente, firme, severo y diplomático. Dicen que hasta a Carlos Loret de Mola, el mejor crítico de AMLO le gustó. Todo parece indicar que las sonrisas y los chistes estaban en un guion del que nadie se salió. Desde cualquier punto de vista tenemos que reconocer que esta salida al exterior del presidente de México fue un éxito. No tenía por qué salir mal. Se trabajó para que todo saliera bien.

Una de las cosas que hay que destacar en el escenario político, es que hay nuevos actores en la opinión pública. Se está terminando con el manejo maniqueo de bien o mal, blancos o negros, lo que diga Fulano, los que diga Perengano. Cada día es mayor la presencia de las redes sociales que están dando a conocer esa infinidad de matices que tiene la opinión pública en el mundo y que juegan un papel importante para matizar el escenario. Mientras la radio y la televisión informativa están sufriendo un desplazamiento, la opinión pública está ampliando su espacio de participación.

Hay que ver la nueva edición del periódico El País, ha dado un salto histórico tecnológicamente hablando.

 

ggpereyra@hotmail.com