Complicada relación bilateral | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Tómelo con calma

Complicada relación bilateral

 


  • Jueves violento en el Valle de México
  • Los mecanismos de protección a periodistas

El pasado viernes se llevó a cabo la reunión entre Enrique Peña Nieto y Donald Trump, en el marco de la reunión del G20. Fue el primer encuentro desde la plática que sostuvieron en la Residencia de los Pinos, cuando el magnate aún era candidato del Partido Republicano. Desde entonces, hemos pasado de una relación bilateral de respeto y cordialidad, a una relación ríspida de no muy buenos amigos, en la que México ha soportado insultos, rabietas y mal trato, del Presidente Norteamericano.

No son buenos tiempos en lo que ahora es una complicada relación bilateral, que se enfila hacia la renegociación de un agotado Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

El encuentro del viernes fue el tercero para el Presidente Donald Trump en la agenda del día, y ya para la reunión con Enrique Peña Nieto, el magnate había conversado con Angela Merker, Canciller Alemana y Vladimir Putin, presidente ruso, con quien sin conocerse, aparentemente Trump ya se identificaba, y aseguraba desde mediados de semana habría química. Y en efecto, pudimos observar un Trump amigable y hasta cierto punto servil, que se esmeró por aparentar un buen vínculo, lo cual desde los primeros minutos ha sido criticado por los medios estadounidenses.

El trago amargo tenía que pasar tarde o temprano ya fuera en Washington o en Hamburgo, y por ello de inicio las expectativas del Canciller Luis Videgaray, eran bajas sobre un encuentro breve que no arrojaría grandes acuerdos. Una reunión en la que no se resolvieron diferencias sustantivas, y estamos a menos de dos meses del inicio de negociación del Tratado de Libre Comercio; el tema migratorio y la seguridad fueron temas en los que tampoco se alcanzó avance alguno.

Tómelo con preocupación.- El pasado jueves el Valle de México vivió escenarios violentos, como los que ya se han vuelto una costumbre en varios estados de la República. Asaltos a manos armada con heridos, un ladrón ejecutado, un sacerdote asesinado por un aparente robo, en fin un sin número de actos violentos que nos llevan a añorar tiempos de tranquilidad, en los que las calles de la capital de la República eran transitables sin riesgos ni violencia.

Nuestro país vive tiempos difíciles, en los que la delincuencia organizada marca el paso a autoridades municipales, estatales, y federales, que se ven superadas ante la falta de estrategia y decisión para enfrentar la ola de actos delictivos.

En este escenario, nos encaminamos al inicio del proceso electoral 2018, sin plataformas electorales que contemplen las demandas ciudadanas de combate a la inseguridad, la impunidad, y la corrupción. Es urgente que los partidos políticos instrumenten a la brevedad mecanismos de consulta y participación, que permitan valorar el sentir de la sociedad, que busca alcanzar de nuevo la hospitalidad y tranquilidad -que perdimos hace más de dos décadas-, que llevo en el contexto internacional, a que México fuera apreciado y valorado.

Tómelo con importancia.- En la semana, la Secretaría de Gobernación dio inicio a la capacitación y conformación de las fiscalías o unidades de investigación para periodistas, que en las próximas semanas deberán operar en apego a lo acordado entre el Presidente Enrique Peña Nieto, y los mandatarios estatales de la República, en el marco de la Conferencia Nacional de Gobernadores.

En el arranque de los trabajos, el Subsecretario Roberto Campa, reconoció de nueva cuenta, que la protección a periodistas ha sido insuficiente, y que por ello los tres niveles de Gobierno, realizan un esfuerzo para subsanar las deficiencias, y lograr ganar la confianza de los periodistas hacia las autoridades.

Sin duda, el problema va más allá de la protección a periodistas, y de crear instancias investigadoras; se requiere del acuerdo de todas las partes, incluidos los periodistas y comunicadores, para revisar el marco legal y poder plantear nuevas condiciones, que contemplen además de la protección, la prevención y el reconocimiento de derechos y obligaciones de las partes. Es necesario emprender acciones a mediano y largo plazo, que nos permitan garantizar el respeto a la libertad de expresión y al ejercicio periodístico. En un país, no hay democracia, si no hay respeto a la libre expresión de las ideas, y al trabajo que día a día llevan a cabo los periodistas y comunicadores.

Twitter: @Fernando_MoraG
Facebook: Fernando Antonio Mora