El éxodo de Venezuela; “vivir” con 8 dólares al mes
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

El éxodo de Venezuela; “vivir” con 8 dólares al mes

Operará Centro de Movilidad Migrante de San Sebastián Tutla hasta mediados de noviembre


Fotos: Adrián Gaytán / Miles de migrantes, en su mayoría de Venezuela, salen en autobuses del Centro de Movilidad de San Sebastián Tutla, a la Ciudad de México.
Fotos: Adrián Gaytán / Miles de migrantes, en su mayoría de Venezuela, salen en autobuses del Centro de Movilidad de San Sebastián Tutla, a la Ciudad de México.

Pese al rechazo de los vecinos de San Sebastián Tutla, el Centro de Movilidad Migrante operará hasta la primera o segunda semana de noviembre, con una afluencia diaria aproximada de 2 mil 250 personas en tránsito.

El ir y venir de hombres, mujeres y niños de diversas nacionalidades en la prolongación de Camino Nacional, ha generado no solo el sentido de empatía de los vecinos, sino también de inconformidad, al ver invadidas las áreas comunes de las viviendas.

Sin embargo, a este municipio conurbado a la capital, a diario llegan camiones con decenas de personas que buscan llegar a la Unión Americana por un mejor futuro para ellos y seres queridos que dejaron a miles de kilómetros.

Alejandro Bárcenas, de nacionalidad venezolana, relata que la complicada situación económica que vive su país y la cual cada vez está peor, lo obligó a dejar su lugar de origen y buscar un futuro mejor en otro país.

Nuestra moneda (Bolívar) se ha dolarizado, no hay una estabilidad económica y eso genera demasiada incertidumbre para los habitantes, ya que es sumamente difícil vivir con un sueldo mínimo de 8 dólares al mes (unos 145 pesos mexicanos).

Nadie puede sustentarse con eso, lo estamos viviendo todos los días desde que comenzamos la travesía, fuera de Venezuela un pan vale casi medio dólar y una comida, mínimo el equivalente a 3 dólares (55 pesos)”, explica.

Con 18 años de edad, el joven de tez morena, altura promedio de 1.70 metros, confía en su juventud para poder no solo llegar a la Unión Americana sino triunfar profesionalmente.

Ese mismo sueño es el que persigue Yender, Alejandra y Matti, jóvenes venezolanos que se han unido a la ola migrante y que ha logrado sortear infinidad de inconvenientes.

 

El Centro de Movilidad Migrante de San Sebastián Tutla registra una afluencia diaria de al menos 2 mil 250 personas en tránsito.

 

El México corrupto

 

Lo más difícil no solo ha sido atravesar la selva del Darién sino atravesar México, coinciden los venezolanos.

Uno a uno considera que no es justo que los pongan a caminar a altas temperaturas o  que los extorsionen en los autobuses.

Estamos cansados que los agentes de Migración (INM) pidan cierta cantidad o nos bajen del autobús y nos pongan a caminar”, denuncian.

En cambio las mujeres admiten que el Tapón del Darién “es lo más difícil y un desafío personal y humano, pero también tienen que sortear la corrupción”.

 

200 dólares en promedio al caño de la corrupción

 

Detalla que desde Guatemala a Oaxaca han gastado en promedio por cada uno de ellos 200 dólares (3,630 pesos mexicanos aproximadamente) en pagar las cuotas que les piden para poder seguir.

Otros de los desafíos ha sido el físico, más cuando se trata de mujeres jóvenes, dado que hay muchos casos de secuestro y todos los días están en riesgo, relatan.

Si no accedes a lo que te piden, te bajan del bus y te dejan pasando frío, sin comida y a la deriva, los funcionarios no tienen compasión de nadie, porque hemos visto a familias con niños caminando sobre la carretera.

 

Los de Migración no tienen corazón, desgraciadamente somos una mercancía para ellos”, relata.

Una cosa es el mexicano de a pie y otra muy diferente las autoridades, son ellos quienes nos ponen trabas en el camino, dice, mientras espera la salida del autobús que los llevará a la TAPO en la Ciudad de México.

Comentan que la mayoría financian su viaje bajo deudas, “vendimos bienes personales o solicitamos préstamos con el único objetivo de llegar a los Estados Unidos y encontrar un trabajo rápido para poder pagar”.

Dejamos en algunos casos hijos, hermanos, padres y abuelos, dice la mayor de ellas con cierta nostalgia.

Queremos entrar lo más legal posible, no ilegal porque no somos delincuentes, somos gente de trabajo, que busca una vida mejor, apunta en tanto piden algo para comer; la espera es larga y el dinero en el bolsillo poco.

 

Rumbo a la Ciudad de México.

 

Sigue la inconformidad vecinal

 

Hasta el Centro de Movilidad Migrante llega uno de los vecinos de la privada Los Nogales, misma que se encuentra a un costado del sitio en donde esperan la salida cientos de hombres y mujeres de distintas nacionalidades.

Observa y busca a los encargados de la operación del lugar; cuestiona la abundancia de basura en las calles cercanas y sobre todo que las personas en tránsito invadan los jardines de casas cercanas.

No obstante a esa hora, un grupo de migrantes han comenzado con el aseo del exterior del Centro, para ello han tomado una escoba elaborada con varas de otate y gustoso acumula la basura.

Ante los funcionarios de la Secretaría de Gobierno, lanza su petición: reubicación inmediata del espacio, debido a que ha generado molestias entre los habitantes de la zona.

Solo que la respuesta no es muy halagadora, pues se espera mantenerlo en operación durante mes y medio (hasta mediados de noviembre), lo que sin duda despierta una mayor irritación en el vecino.

No es lo que acordaron con la autoridad”, les replica.

No se fijó fecha, solo quedamos en que sería temporal  y que se mantendría el sitio limpio, con presencia policial y evitando que las personas se queden más de dos días, replican los funcionarios.

Durante la charla indican que cerca de 30 mil migrantes se han movido a través de autobuses a la Ciudad de México, una gran mayoría de origen Venezolano, seguidos de Haití, Cuba, Colombia y Nicaragua.

En otro espacio del Centro de Movilidad, los migrantes duermen en cartones y bajo una lona improvisada.

Otros más han salido a buscar comida en los negocios cercanos y los menos buscan atención médica en el módulo que los Servicios de Salud de Oaxaca han colocado dentro del espacio.

 

Se inconforman vecinos por la presencia de migrantes.

 

Deshidratados y enfermos viajan migrantes: SSO

 

Sobre la atención proporcionada a migrantes, la dependencia estatal reveló que hasta el momento han atendido a 334 personas provenientes de Honduras, el Salvador, Guatemala, Venezuela, Nicaragua, Colombia, Haití, Cuba y Angola.

Aunado a que el personal hizo la aplicación de cuatro dosis de Neumococo 13 Valente, 22 de TD, 1 TDPA para embarazadas y 23 de Hepatitis B para niños y adultos.

En el área de salud bucal, se ofrecieron 293 cepillos dentales, así como recomendaciones sobre técnica de cepillado dental y autoexploración de cavidad bucal.

De igual manera,  atendieron a seis mujeres embarazadas cursando el primero, segundo y tercer trimestre, además de hacer la entrega de 600 preservativos.

Referente a promoción a la salud, se hicieron las recomendaciones sobre golpe de calor, cólera, higiene de manos, y se hizo la entrega de 38 sobre de Vida Suero Oral.

También se realizó la prueba a dos pacientes menores de 5 años de edad con sintomatología de Covid-19, con resultado negativo, además de una muestra de sangre de un probable caso de dengue a un menor de 5 años, analizada por el Laboratorio Estatal.

Se presentó un caso de neumonía que requirió nebulización y se informó al representante de Migración para su atención hospitalaria.

Explicaron que se han atendido casos de enfermedad diarreica aguda, infección respiratoria aguda, cefaleas, fiebre de origen a determinar y deshidratación leve, ningún caso de gravedad.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------