Fuentes y pilas de la capital, blanco de robo y vandalismo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Fuentes y pilas de la capital, blanco de robo y vandalismo

Padecen también por racionamiento de agua en tiempos de sequía


Fotos: Lisbeth Mejía Reyes / Las fuentes del Zócalo, fueron rehabilitadas por el municipio.
Fotos: Lisbeth Mejía Reyes / Las fuentes del Zócalo, fueron rehabilitadas por el municipio.

Adquirir el equipo para rehabilitar las cuatro fuentes del zócalo de Oaxaca de Juárez requirió de más de 268 mil 482.92 pesos, aunado a la mano de obra que fue municipal. Sin embargo, desde septiembre de 2022, luego de varios años inhabilitadas, mantener en funcionamiento las fuentes ha implicado retos como el estiaje, el vandalismo, la contaminación y el riesgo de robo de las bombas y otro equipo.

Lo mismo ocurre con las nueve pilas restauradas entre el ayuntamiento y sociedad civil, explican Samantha Cruz, de la dirección de mantenimiento urbano de la Secretaría de Servicios Municipales, y Gonzalo Gómez, jefe de mantenimiento y mobiliario urbano.

Con el estiaje, fenómeno por el que el nivel de agua en afluentes baja considerablemente y con ello la disponibilidad del recurso, tanto las cuatro fuentes como las nueve pilas han estado en funcionamiento intermitente. Y es que en total se requieren de al menos 30 mil litros de agua potable para llenarlas cada 15 días o incluso en menos tiempo si por la contaminación, evaporación y extracción bajan sus niveles mínimos. Tan solo cada fuente necesita 5 mil o 6 mil litros; las pilas, generalmente, alrededor de 700 litros.

 

Te puede interesar: Pilas históricas dejan de operar

 

Que las fuentes de la Plaza de la Constitución (comúnmente conocida como Zócalo) volvieran a operar fue un gran reto, recuerda Samantha sobre las labores previas al 15 de septiembre, debido a que las tuberías estaban tapadas y tanto las bombas como otros elementos habían hurtados. Aunque hasta ahora no se han robado el nuevo equipo, ambos empleados de los Servicios Municipales explican que es un riesgo latente, especialmente durante las manifestaciones en las que los “amantes de lo ajeno” aprovechan la multitud y confusión del momento. Además de que es común que las personas arrojen basura, bebidas y piedras a las estructuras, lo que interfiere en su funcionamiento.

Los funcionarios municipales cuentan que además han cambiado al menos uno de los equipos porque no era funcional.

En las últimas semanas, tanto las fuentes como las pilas han dejado de funcionar algunos días, a lo que Samantha y Gonzalo responden que es por la falta de agua, la cual obtienen del cárcamo de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SOAPA), pero el organismo estatal les ha pedido racionar el recurso. Comprar agua en el servicio privado es una de las salidas que en ocasiones se toma, pero el costo de las pipas también lacera las arcas municipales.

Usar agua tratada no es opción, refiere la funcionaria sobre el riesgo a la salud que implica esto, ya que hay infantes que suelen jugar con el líquido o incluso personas en situación de calle que ven en estas estructuras una opción para bañarse.

 

“Amantes de lo ajeno” aprovechan las protestas de organizaciones para robar el equipo de bombeo.

 

Relacionadas: