México, mejor sin TLC: GEA | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

México, mejor sin TLC: GEA

La promesa de progreso gracias al Tratado de Libre Comercio quedó muy lejos, por el contrario, el campo mexicano se vio reducido y la dependencia agroalimentaria aumentó de manera drástica


México, mejor sin TLC: GEA | El Imparcial de Oaxaca

EL CAMPO MEXICANO SUFRE ABANDONO

El Tratado de Libre Comercio tiene un viejo amigo, al que en 1994 le prometió que la apertura comercial le permitiría “exportar más tomate y menos recolectores de tomate” –la frase es del presidente Carlos Salinas de Gortari- y al que, en 23 años, ha despojado. Al campo mexicano el tratado le quitó su capacidad de producción, empobreció a sus trabajadores e incluso arrebató la autosuficiencia de su semilla originaria, el maíz. En 1994 la importación anual de este grano era de 2.5 millones de toneladas, en 2011 la cifra llegó a 9.8 millones y, el año pasado, el país rompió el récord con 14.1 millones, ocupando el lugar de principal comprador de maíz en el mundo.

En la competencia del TLC México entró a jugar contra Estados Unidos, pero no era futbol, era lucha libre y el agro nacional ha perdido más de una vez la máscara. En EU, por ejemplo, cada productor tiene subsidios por 20 mil dólares anuales, en México son mil; su rendimiento promedio por hectárea es de 9.3 toneladas, el de México es de 3.

Y no solo es el maíz. En estos 23 años México se consolidó como un importador mundial de básicos: es el cuarto país que más compra soya en el mundo; compra el 55 por ciento del trigo que consume; 80 por ciento del arroz, 90 por ciento de las semillas de hortalizas. Estas cifras han llevado a diversas organizaciones a conformar la Convergencia de Organizaciones y Movimientos Sociales México Mejor sin TLC, frente para el cual la ruptura de las negociaciones más que una crisis representaría una oportunidad para cambiar el modelo de país que ha adquirido México.

El campo, asegura Cati Marielle, coordinadora del Grupo de Estudios Ambientales (GEA), tiene la posibilidad de aprovechar nuevamente su potencial y conseguir, por fin, la soberanía alimentaria.

-¿México puede responder en el corto plazo a la suspensión de importaciones de productos del campo?
“Se podría en un tiempo no muy largo, en nuestra propia experiencia hemos visto cómo en las montañas de Guerrero, en una temporada, fertilizando con abonos orgánicos y con otras prácticas de conservación de tierra y agua las familias han duplicado y hasta triplicado su producción de maíz, existe un gran potencial”, asegura.

Ese potencial, agrega, incluye también la gran cantidad de tierra y personas que se encuentran en paro. Entre 1994 y 2007, entre 300 mil y 500 mil mexicanos migraron a Estados Unidos cada año. El desempleo en el sector agrícola oscila entre el 30 y 40 por ciento de la población.

“Las familias siguen trabajando para su autoconsumo y suelen dejar en descanso parcelitas, en vez de seguirlas aprovechando porque no hay mercado para ese buen maíz, criollo, de semillas nativas, limpias, con un nivel nutritivo mucho mayor pero que les van a comprar al mismo precio que un maíz híbrido cualquiera y no vale la pena el esfuerzo”, enfatiza.

Si la cuestión es numérica, prosigue, existen estudios que demuestran la forma en la que se han desaprovechado los recursos naturales del país. Uno de esos estudios, publicado en 2009 por el doctor Antonio Turrent Fernández, integrante del Grupo de Científicos Comprometidos con la Sociedad, incluye a los estados de Oaxaca, Guerrero, Chiapas, Quintana Roo, Yucatán, Campeche, Tabasco y Veracruz, por donde fluye el 60% del recurso hídrico del país. Si en estas entidades se dotara con infraestructura de riego a un millón de hectáreas, apunta la investigación, se producirían adicionalmente 8 millones de toneladas de maíz al año “lo que permitiría llegar a 30 millones de toneladas y prácticamente resolver el problema de abasto”.

Pobre respuesta del gobierno

Ante la revisión del TLC, asegura la coordinadora del programa de Sistemas Alimentarios Sustentables del GEA, la respuesta del gobierno mexicano ha sido la de implementar la misma fórmula en otros países.En vez de continuar comprando granos a EU, la Sagarpa ha anunciado que analiza mercados como Argentina, Brasil y Rusia para traer maíz, “ese no es un cambio de modelo, probablemente sería también maíz transgénico”, acusa Marielle.

Para atender la problemática nacional se requieren otras políticas públicas y, en el contexto de la lucha entre candidatos y partidos por la presidencia de la República en 2018, subraya, “no va a ser fácil que haya buenas propuestas para el campo, están colocados en otras peleas, los tiempos son de la sociedad civil, que tiene que empujar otro modelo de país para acabar con el desastre de ver la cosa pública como un botín”.

Exigen cancelar TLC

El frente México mejor sin TLC ha expuesto que este acuerdo comercial “ha afectado gravemente el desarrollo nacional, ha sido contrario a los intereses de los pueblos, el medio ambiente y nuestro sistema democrático y ha provocado un verdadero desastre social”, además de ser “fuente de pobreza y desigualdad, despojo y depredación de los recursos naturales y los territorios”.

De igual forma, ha cuestionado la legitimidad del presidente Enrique Peña Nieto para encabezar cualquier negociación a nombre de México, por lo que le han exigido abrir el diálogo a la participación amplia y plural de la sociedad civil.

Asimismo, entre sus objetivos han planteado “avanzar en la construcción de una visión común sobre formas y alternativas de integración y cooperación regional integrales que comprendan las dimensiones política, económica, social, ambiental y democrática”.

Dato

Las agroexportaciones de Estados Unidos a México sumaron 13 mil 125 millones de dólares en 2016, 5.3 veces más de lo que se exportaba a nuestro país antes del TLCAN.


 

Relacionadas: