El migrante peregrino: 15 años ante la Virgen
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

El migrante peregrino: 15 años ante la Virgen

Don Elpidio, migrante oaxaqueño, regresa cada año de EU para agradecer a la Virgen de Juquila


El migrante peregrino: 15 años ante la Virgen | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Adrián Gaytán / La primera peregrinación del Grupo Luz Verde, de San Antonino Castillo Velasco nació en diciembre del 2008

 

Cuando la fe hacia la Inmaculada Virgen de Juquila es tan grande, nada nos detiene, ni las fronteras, ni los muros, por eso digo que el que no tiene a Dios y lo tiene todo, no tiene nada, el que no tiene nada y tiene a Dios, puede tenerlo todo”, es la inspiración y fe que mueve al migrante Elpidio Juan Hernández Valencia, quien viaja cada año desde Los Ángeles, California, hacia su natal San Antonino Castillo Velasco para realizar cada año su peregrinación hacia el Santuario de Juquila.

Al cumplir 15 años de peregrinar año con año al Santuario, explica que la manda o la promesa que los inspiró hacer el sacrificio, fue por un gran favor que le concedió la Virgen de Juquila y por todas las oportunidades que le ha dado tanto en la salud y laboralmente para salir hacia delante en la vida.

 

 

15 años de fe

 

Don Elpidio, de 61 años de edad, señala que la primera peregrinación del Grupo Luz Verde, nació en diciembre del 2008, “por una promesa que le hice la Virgen para poder regresar a los Estados Unidos, en aquel año se me había vencido la visa de trabajo y le pedí que me ayudara a renovarla para que ya no volviera a cruzar de manera ilegal, para ya no contactar con los coyotes porque es muy peligroso, a cambio de eso le hice la promesa que si me ayudaba iba a ir a visitarla con un grupo de antorchistas hasta el Santuario”.

El migrante oaxaqueño recuerda que la primera vez que migró hacia la Unión Americana fue en 1997 de manera ilegal, cuando tenía 28 años de edad en busca de una mejor condición de vida, pues en las labores que había desempeñado en la entidad oaxaqueña había tenido altas y bajas.

Me gustaba mucho trabajar y salir hacia delante, en el pueblo no había muchas oportunidades por eso desde joven me fui a trabajar en la Central de Abasto, con los ahorros que conseguí tuve una línea de camiones de transportes, pero no me fue bien y me fui a la quiebra por el mal manejo del negocio, por confiar en gente que no debía”.

A decir del ciudadano, en sus planes no estaba rendirse por los fracasos, por lo que “siempre digo que mientras crea en Dios, en la Virgen Santísima de Juquila, no me va falta nada, viví momentos muy difíciles, por eso voy cada año a Juquila por todo lo que me ha dado”.

 

Como cada año, peregrinos de San Antonino Castillo Velasco acuden a Santa Catarina Juquila

 

El Amuleto

 

En los primeros años que migré a los Estados Unidos de manera ilegal, los paisanos me llamaban el amuleto, recuerdo a un gran amigo que se llamaba Juan, igual que uno le tenía mucha fe a Dios, cada que cruzaba de vuelta a la frontera me decía qué onda oaxaquita, él sabía que en mi travesía nunca me faltó una imagen de la Virgen de Juquila en mi cartera, así cruzaba la frontera porque siempre llevaba el amuleto de la suerte, habían ocasiones que me encontraba a personas que ya habían intentado dos o tres veces y no lo lograban y me decían tú te los vas a llevar y de todas las veces que crucé solo una vez me agarró la Migra”.

Comenta que por la buena suerte que gozó durante los años que cruzó la frontera como ilegal, los connacionales ya lo conocían como el amuleto, por las imágenes que llevaba en su cartera o colgado en alguna parte de su cuerpo.

Después de muchos años, logré conseguir una visa laboral y así me fui cada año, en aquellos tiempos ya le tenía mucha fe a Dios y la Santísima Virgen, pero en el 2008 cuando se me venció la visa, le pedí de manera especial a la Inmaculada que me ayudara y le hice esa promesa de ir a verla en una peregrinación con antorchistas, la manda era de un año y tanta es la fe que ya llevamos 15 años”.

Mientras alista su antorcha a lado de sus amigos y compañeros peregrinos con quienes fundó el Grupo “Luz Viva”, como el señor Bulmaro, Jonás y “con mi comadre Daniela que en paz descanse, iniciamos esta bonita tradición de fe”.

 

Don Elpidio, de 61 años de edad, con su antorcha para agradecer a la Virgen

 

“Mientras haya vida, regresaré cada año”

 

Don Elpidio, migrante y con la fe hacia la Virgen de Juquila, asegura que mientras haya vida, siempre regresará para agradecer a la Santísima por todo lo que le ha dado en la vida. “Dios me ha dado mucho, me ha dado muchas oportunidades, por eso estoy aquí para agradecerle”.

Con mucha emoción, agradeció a quienes año con año lo acompañan en su peregrinar, pues afirma que “pase lo que pase, deje lo que deje, haga lo que haga, siempre estaré cada año visitando a la Virgen de Juquila”.

Solo tengo dos motivos que me hacen viajar cada año desde Los Ángeles hasta mi tierra natal, la celebración del Quinto Viernes de Cuaresma en honor al Santo Patrono de San Lázaro y la Virgen de Juquila, hoy y siempre pido por todos los migrantes, por todo lo que ha pasado, tantos que han muerto en el intento, porque migrar no es fácil vive uno momentos muy fuertes en la frontera, por eso le debemos tanto a Dios y a la Virgen porque su luz nos guía”.

 

 







 

Ajalpan, 14 años peregrinando

 

Peregrinos de Ajalpan, Puebla cumplen 14 años viajando hasta Santa Catarina Juquila

 

Otra Peregrinación que recorre la ruta de la fe, son los habitantes del municipio de Ajalpan, Puebla, quienes este año cumplieron 14 años viajando hasta Santa Catarina Juquila para pedir por la salud y la paz de su pueblo.

Cuando llegamos al Santuario, lo primero es agradecer por todo lo que nos ha dado la Virgen, después pedimos por la salud de todos y la paz social de nuestro pueblo porque han pasado muchas cosas malas, por eso vamos para que nuestra madre nos ilumine”, comenta don Manuel Reyna Flores.

En víspera de la festividad de la Inmaculada, los peregrinos ya van de vuelta a su lugar de origen, pues contemplan llegar en su caravana de motociclistas durante las primeras horas del 8 de diciembre para llevar a cabo la festividad por la llegada de la luz en su natal Ajalpan y así cumplir un año de agradecimiento a la Virgen de Juquila.


aa

 

Relacionadas:

--------------------------------------
---------------------------------------