Pobreza, inseguridad, crisis en salud, herencia de Murat, desafío para Jara
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Pobreza, inseguridad, crisis en salud, herencia de Murat, desafío para Jara

Sistema de salud en crisis y saqueado; cifra de asesinatos equiparable a la población de Etla; elevado abstencionismo


Pobreza, inseguridad, crisis en salud, herencia de Murat, desafío para Jara | El Imparcial de Oaxaca
Alejandro Murat y Salomón Jara

Fecha histórica para Oaxaca, por segunda ocasión en 92 años habrá alternancia y la entidad será gobernada por un político que no es emanado del PRI; esta vez Salomón Jara, del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) estará a cargo.

Termina el Milagro Oaxaqueño que deja facturas pendientes en temas como el combate a la pobreza, crisis en el sistema de salud, creciente inseguridad, rezago educativo, una deuda pública histórica, elevada informalidad laboral, desastre agrícola entre muchos otros problemas que se constituyen, ahora, en desafíos a resolver para la “Primavera Oaxaqueña”: se va Alejandro Murat Hinojosa y, en una transición tersa, arriba Salomón Jara Cruz.

El rezago social es la principal factura pendiente en el estado ejemplificado en ineficaz combate a la pobreza. De acuerdo con el Informe anual sobre la situación de marginación y rezago social 2022 de la Secretaría del Bienestar (Sebien), 2 millones 569 mil 823 oaxaqueños se encuentran en la pobreza, lo que representa el 61.7% de los habitantes del estado, casi 2 de cada tres son pobres.

La reducción del indicador de marginación ha sido mínimo, a pesar de que en 2018 el gobierno federal reconocía que Oaxaca es un estado prioritario para la política social del gobierno de la República, 52 de cada 100 personas del estado son beneficiarias de algún programa social, pero no ha sido insuficiente o los planes y proyectos son inadecuadamente aplicados y no llegan a quien debieran.

Para 2021 el gobierno de Andrés Manuel López Obrador indicó que en nuestro estado  un millón 275 mil 210 personas reciben apoyo del Programa Bienestar. A pesar de ello, de acuerdo con estadísticas de Coneval, Oaxaca tiene a 8 de los 15 municipios más pobres del país. La miseria acomete al 99.6% de la población de San Simón Zahuatlán, que nunca fue visitado por Murat.

La mitad de los diez municipios más pobres de México son oaxaqueños: San Simón Zahuatlán, Coicoyán de las Flores, San Francisco Teopan, los tres en la mixteca; San Lucas Camotlán, en la zona mixe y San Miguel Tilquiápam, en Valles Centrales.

 

Los 10 en extrema pobreza

 

  1. 84.4% de la población, Santiago Amoltepec, Oax
  2. 84.3% San Simón Zahuatlán, Oax
  3. 84.2 Cochoapa el Grande (Guerrero)
  4. 82.4%  Coicoyán de las Flores, Oax
  5. 78.5% Santa Ana Ateixtlahuaca, Oax
  6. 77.2%  San Martín Itunyoso, Oax
  7. 76.4%  Chalchihuitán, Oax
  8. 75.3%  Huautepec, Oax
  9. 73.5%  San José Tenango, Oax
  10. 72.9% Santa Lucía Miahuatlán, Oax

 

 

CRECE 11.5% LA INFORMALIDAD LABORAL

 

En el ámbito laboral, Oaxaca contaba con 1 millón 716 mil personas personas como Población Económicamente Activa, contra 1 millón 920 mil 622 en septiembre de 2022, de acuerdo con el INEGI, un crecimiento de 204 mil trabajadores en seis años o 12% en un año.

El mayor problema se centra en la informalidad laboral, en 2016, de acuerdo al INEGI, un millón 387 de los oaxaqueños obtenían sus ingresos sin protección social, el 82.2% carecía de servicios médicos, contrato laboral, prestaciones de ley, Seguro Social. Para septiembre de este 2022 ya los empleados informales representan 81.5% de los trabajadores, que en números redondes significan 1 millón 547 mil 590 personas. En un sexenio, 160 mil 590 trabajadores cayeron en la informalidad, un incremento de 11.5%.

Al inicio de la administración muratista, la ENOE estimó en 30 mil las personas sin trabajo; al último día de septiembre, los sin trabajo son poco más de 27 mil oaxaqueños, con un desempleo de 1.4% de la PEA.

Sin embargo, de acuerdo con la ficha de Medición de la Pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) los ingresos de un millón 196 mil oaxaqueños están por debajo de la línea de pobreza extrema.

 

 

Saqueo y profunda crisis en Salud

 

La pandemia de Covid-19 terminó de desnudar las carencias en el Sistema de Salud de Oaxaca. Hasta el día de ayer, en Oaxaca se habían registrado 6 mil 352 decesos por Covid-19.

De acuerdo con datos por exceso de mortalidad en México, en Oaxaca se han acumulado 13 mil 400 defunciones durante la pandemia, 17.8% más de las esperadas. Se estima en 10 mil 915 muertos asociados al Covid, con lo cual el daño a la población ha sido mayúsculo y habría poco más de 4 mil  500 muertes más en el estado por SARS-CoV-2 que las reconocidas por el gobierno.

El desastre sanitario se refleja en el paso de 6 secretarios de estado durante el sexenio. Gabriela Velásquez Rosas, Celestino Alonso Álvarez, Juan Díaz Pimentel, Donato Casas Escamilla, Juan Carlos Márquez Heine y Virginia Sánchez Ríos. En su conjunto, los titulares de los Servicios de Salud de Oaxaca multiplicaron por 2.6 veces la deuda pública, un incremento real de 135%.

Al cierre de septiembre de 2022 la institución acumula una deuda por 13 mil 822 millones 652 mil 625 pesos; el gobierno de Alejandro Murat recibió pasivos en esa entidad por 5 mil 873 millones 268 mil 715 pesos al cierre de 2016. Incluso, al concluir el año pasado, 2021, se llegó a tener una deuda histórica por 15 mil 330 millones 938 mil 558.

Pero fue la población la que más sufrió en este sexenio ante falta de medicinas, de fármacos para la atención del cáncer infantil, el nulo crecimiento de infraestructura y prácticamente el inmovilismo para rehabilitar unidades médicas. Además que se perdieron certificaciones sanitarias, afectando a los pacientes.

El gobierno debió despedir a más de 2 mil trabajadores dado que, siguiendo la inercia del sexenio de Gabino Cué, se siguió inflando la nómina de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) sin respaldo financiero federal. Además, la institución acumuló deudas por retenciones fiscales que no fueron reportadas al SAT y a terceros institucionales: descontaba a trabajadores, pero no se reportaban ni pagaban y los recursos eran desviados para cubrir nómina sin sustento financiero.

Incluso, para saldar deudas, el gobierno de Murat debió ceder el Hospital Materno Infantil al ISSSTE. En agosto de 2022, el IMSS y el gobernador electo realizaron un recorrido por el Hospital Civil “Dr. Aurelio Valdivieso”, Hospital de la Niñez Oaxaqueña, Hospital Regional de Alta Especialidad y Hospital General de la Mujer y el Niño Oaxaqueño, la columna vertebral del sistema de salud de Oaxaca.

Además, llovieron denuncias de que el sindicato de Salud, organizaciones sociales y los diversos funcionarios se vieron beneficiados con el reparto de plazas e, incluso, la existencia de aviadores. La nómina y la administración está en proceso de federalización y pasar a manos del IMSS- Bienestar. A pesar de las múltiples convocatorias del gobierno federal, especialistas han desatendido las convocatorias para contratar a médicos.

Oaxaca requiere entre 573 y 620 médicos especialistas, de acuerdo al IMSS y SSA.

 

SIN SERVICIOS DE SALUD

El gobierno de Alejandro Murat y ninguno de sus  6 secretarios contó con la imaginación, estrategias y planes para contrarrestar la desaparición del Seguro Popular determinado por el gobierno federal: la población oaxaqueña cayó en el desamparo. Uno de cada tres oaxaqueñas y oaxaqueños afronta carencia de acceso a los servicios de Salud. Un millón 538 mil oaxaqueños no cuenta con acceso a atención médica, en 2018 el indicador alcanzaba a 650 mil personas.

 

PASA HAMBRE UN MLLÓN 386 MIL

Si el indicador de pobreza es mayúsculo, más lacerante es la falta de alimentación. De acuerdo con datos de Coneval, un millón 386 mil oaxaqueños carecen de acceso a una alimentación nutritiva y de calidad. En los dos primeros años del gobierno muratista, 105 mil oaxaqueños se sumaron al millón 200 mil que pasan hambre cotidiana, dado que carecen de un plato para llevarse a la boca.

 

 

INSEGURIDAD RAMPANTE

En el sexenio de Alejandro Murat la creciente inseguridad, repunte de la delincuencia y la impunidad se enseñorearon el Oaxaca. Basta un dato: de diciembre de 2016 al último día de octubre de 2022 se registraron 10 mil 328 homicidios. Para contar con una referencia, la cifra de muertes violentas en Oaxaca en seis años es igual a la población de la Villa de Etla. Es como si hubieran desaparecido en seis años de manera violenta los habitantes de San Juan Bautista, Cuicatlán o San Pedro Ixcatlán, de acuerdo a los datos del Censo de Población y Vivienda.

El año más violento para el gobierno de Murat fue 2019, con 1853 homicidios, desde entonces la cifra ha ido disminuyendo de manera marginal. Sin embargo, en meses recientes se llegó a ocupar los primeros lugares en el país por asesinatos en los fines de semana, en que se han reportado de 5 a 8 muertes violentas en territorio estatal.

Por otra parte, en la entidad se acumularon 237 mil 720 delitos en casi seis años, falta por sumar el mes de noviembre, de acuerdo a los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública Federal. En promedio, se reportan 111 delitos al día; sin embargo, con 36 mil 637 delitos denunciados hasta el 31 de octubre, el promedio de violaciones a la ley en este año es de 121. Alrededor de una acción ilegal cada 12 minutos.

 

Homicidios en Oaxaca

  • 10 mil 328 asesinatos en Oaxaca en el sexenio
  • 10,361 habitantes de la Villa de Etla
  • 10,365 pobladores de San Juan Bautista Cuicatlán
  • 10, 368 San Pedro Ixcatlán

 

En Oaxaca, 7 de cada diez habitantes del estado se siente inseguro. Pero la cifra crece hasta el 73% si se trata de mujeres. Regiones como el Istmo de Tehuantepec, Tuxtepec y Valles Centrales registran la mayor cantidad de agresiones y asesinatos de mujeres.

Una factura pendiente son los feminicidios. De acuerdo con organizaciones de apoyo a mujeres, en el sexenio muratista se reportaron 717 feminicidios. El Istmo de Tehuantepec (conformada por 41 municipios) sigue siendo la región más peligrosa para las mujeres, con una alarmante lista de 166 asesinatos.

 

PARTIDOCRACIA EN JAQUE

En la elección de gobernador de este 2022 las urnas reprobaron a los partidos y la partidocracia local. Los partidos vieron retroceder entre el 16 y hasta el 67.7% de los sufragios obtenidos hace apenas un año en las intermedias de 2021. Además, el abstencionismo superó el 61% de

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) triunfador, retrocedió 15.9% en las simpatías El gran triunfador en los comicios de junio fue el abstencionismo. En la elección a la gubernatura que Salomón Jara perdió en 2016 ante el priista, Alejandro Murat, Morena obtuvo 369 mil 177 votos contra los 671 mil 392 votos que, como partido, sin Jara, alcanzó el año pasado. Sin embargo, en esta elección retrocedió 107 mil 403 votos, alrededor de 15.9%.

El caso del PRI es ilustrativo: llevando a Alejandro Murat como candidato, en 2016 el Partido Revolucionario Institucional logró 458 mil 240 sufragios; para las intermedias del año pasado el apoyo se redujo a 319 mil 411 votos. Alejandro Avilés apenas logró captar 247 mil apoyos, con lo que habría “perdido” 210 mil sufragios con respecto a la candidatura de Murat.  La votación para el otrora partido hegemónico representó al menos un retroceso de 45.9% en seis años.

 

Fotos: Adrián Gaytán / Cierre del Circuito Interior por parte de vecinos; obra nueva con hundimientos – Sobre Símbolos Patrios ayer seguía maquinaria trabajando y la obra inconclusa

 

Relacionadas: