Pide Arzobispo vivir como verdaderos discípulos de Jesús
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Pide Arzobispo vivir como verdaderos discípulos de Jesús

Llamó a no renegar la cruz católica


Pide Arzobispo vivir como verdaderos discípulos de Jesús | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Adrián Gaytán / El arzobispo, Pedro Vázquez Villalobos, preside la homilía dominical en Catedral

Al encabezar la homilía dominical desde la Catedral Metropolitana, el Arzobispo de Antequera Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos, invitó a las y los fieles católicos, así como a los sacerdotes a vivir como verdaderos discípulos de Jesucristo.

Dios nos ayude para ser verdaderos discípulos, pero no te conviertas en un lobo, eres una oveja, eres un miembro del rebaño; a veces, como discípulos, nos convertimos en lobos, que perseguimos a los demás, que calumniamos y que decimos tantas cosas de los demás. Ojalá y nosotros vayamos a nuestra comunidad con toda la conciencia: yo tengo que vivir hoy como un discípulo de Jesucristo, como un verdadero discípulo”.

El Arzobispo pidió la intercepción de María, Nuestra Madre, “que estuvo ahí, en torno a los discípulos, en torno a los apóstoles, siempre en oración y motivándolos a ser los seguidores del Señor, pues también que a nosotros, con su Gracia y Bendición nos motive para ser lo mejor”.

Alegrémonos con esa cruz que cada uno de nosotros va llevando sobre sus hombros, porque solamente se puede entender a un discípulo de Nuestro Señor con la Cruz. Sin la Cruz no eres discípulo, no se puede entender a Jesucristo sin la Cruz. No le podemos quitar la Cruz a Nuestro Señor. Con su Cruz él nos dijo: si eres mi discípulo, toma la cruz de cada día y sígueme”.

Pidió además a los servidores de la iglesia y fieles, no renegar por la cruz que llevan, “pidan fortaleza, gracia, auxilio y fuerza pero no reniegues y no creas que traes una cruz que rebasa tus fuerzas, no, sólo cargas lo que puedes nomás. Alegrémonos por ello, pero también quiero que nosotros, de verdad, hagamos nuestro el Evangelio y hagamos un análisis, un examen, si estamos haciendo lo que Dios nos pide y si nosotros nos sentimos discípulos de Nuestro Señor”.

Recordó que en la actualidad existen pocos servidores de la iglesia comprometidos. “La mies es mucha y los obreros pocos y, cuando escuchamos eso, solemos pensar que hay pocos sacerdotes, eso es verdad, que hay pocos seminaristas, pero también tenemos que pensar, en este momento de nuestra historia, que hay pocos catequistas comprometidos, que hay pocos servidores en la Iglesia comprometidos, que hay pocos esposos comprometidos, como discípulos, a testimoniar su vocación de vida matrimonial, a hacer creíble el matrimonio para toda la vida, a ir al encuentro de los demás hermanos que han sido llamados a esta vocación matrimonial”.

Destacó todos los que se dicen servidores y todos los que se sienten llamados a un servicio, en la Iglesia y fuera de la Iglesia, “debemos de entender que servimos a Dios en cada uno de nuestros hermanos y que tenemos que transformar este mundo y tenemos que iluminar este mundo con el Evangelio”.

 Al que tenemos que seguir es a Nuestro Señor, Él es el que nos ha llamado a ser sus discípulos, Él es el que nos está llamando, pues ven a transformar a esta Iglesia y a transformar a estos agentes de pastoral para que sean de mejor calidad. El Señor nos llama, respondamos. Si empezamos en nuestra casita, esta realidad se va a transformar porque los corazones de esta familia se están transformando y esta sociedad se está transformando porque hemos tomado conciencia de cómo deben vivir los discípulos de Jesucristo”, apuntó.


 

Relacionadas: