Hipertensión, otra pandemia; se duplica casos en 10 años | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Hipertensión, otra pandemia; se duplica casos en 10 años

Afecta a 60 mil personas; sal, carne, grasas, las amenazas que, combinadas con Covid, son mortales


Hipertensión, otra pandemia; se duplica casos en 10 años | El Imparcial de Oaxaca
Se disparan casos de hipertensión arterial

Oaxaca pasó de un registro de 35 mil personas con hipertensión arterial en 2012 a poco más de 60 mil en 2022, con un aumento también en el promedio anual de decesos por esta enfermedad, al pasar de mil a más de 2 mil 500 en la última década.

En el marco del Día Mundial de la Hipertensión Arterial a celebrarse este 17 de mayo, el sector salud define a esta enfermedad como una de las mayores causas de infartos al corazón y afectaciones cerebrovasculares, los cuales ocupan el primer lugar de mortalidad en el estado.

De acuerdo con los últimos registros que se tienen en el estado, más de 60 mil oaxaqueñas y oaxaqueños padecen hipertensión arterial, con mayor registro en unidades de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

A esta cifra se suma que un número igual desconoce a la fecha que tiene la enfermedad, por lo cual no lleva un tratamiento ni un control que pueda evitar complicaciones a la salud. En ese sentido, las autoridades recomiendan a la población consumir alimentos con poca sal, carnes bajas en grasas, disminuir la ingesta de alcohol, evitar el tabaco y realizar ejercicio.

 

Enfermedad con mayor presencia en mujeres

Del total de personas con hipertensión en el estado, poco más del 70% son mujeres y desde los últimos años la presencia de la enfermedad se advierte desde la adolescencia, sobre todo en aquellos con sobrepeso u obesidad.

Este padecimiento se caracteriza por un incremento de las cifras de presión arterial por encima de 140/90 milímetros/mercurio (mmHg). Es conocido como el asesino silencioso porque no produce síntomas durante sus fases iniciales, pero entre los signos de alarma que pocas veces se presentan son: latidos cardíacos irregulares, dolor torácico y cabeza, confusión, zumbido o ruido en el oído, hemorragia nasal, cansancio y  cambios en la visión.

De acuerdo con los SSO, la hipertensión arterial es el primer factor de riesgo para la presencia de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares e infartos al miocardio, así como la principal enfermedad asociada a los decesos por Covid-19.

 

En fases iniciales, es asintomática

La dependencia indicó que en los primeros años de la enfermedad, el 90% de las personas la cursan de manera asintomática, “de ahí la importancia de la detección y tratamiento oportuno, así como en mejorar el control de los niveles de presión en las personas que padecen la patología”.

De acuerdo con el Sistema Nominal de Información en Enfermedades Crónicas a nivel nacional, en el país hay más de un millón de personas que se encuentra en tratamiento por hipertensión arterial, principalmente mayores de 75 años; de esta cifra, solo el 65.5% están controladas.

De este padecimiento que es letal, silencioso e invisible, su diagnóstico se realiza con la aplicación del cuestionario de factores de riesgo y la toma de la presión arterial en ambos brazos por tres días consecutivos realizado por personal de salud capacitado.

En caso de que una persona salga positiva, debe tener en cuenta que esta enfermedad es un signo de alerta importante, indica que son necesarios cambios urgentes y significativos en el estilo de vida como: realizar ejercicio diariamente, evitar fumar, reducir la ingesta de sal, no exponerse a situaciones de estrés, así como moderar la ingesta de bebidas alcohólicas, comer frutas y verduras, apego al tratamiento farmacológico.

El aumento de la tensión arterial es peligroso y a menudo está relacionada con la diabetes mellitus y obesidad, por lo que puede derivar en discapacidad y muerte prematura, así como al desarrollo de complicaciones crónicas como enfermedad cardiovascular, renal crónica, retinopatía hipertensiva, cerebro vascular isquémica o hemorrágica, dejando incapacidad permanente en las personas que lo desarrollan”.

Además, se estima que para el 2050 alrededor del 20% de la población mundial será mayor de 80 años, y con ello ocurrirá un incremento lineal en la prevalencia de esta enfermedad, siendo México entre los países con mayor prevalencia.

 

Enfermedad asociada a decesos por Covid-19

La hipertensión arterial también es la principal enfermedad asociada a los decesos por Covid-19 con un 39.4%, seguida por la diabetes con 36.8%, obesidad con 20.6% e insuficiencia renal con 6.8%.

Al inicio de la pandemia en 2020, la diabetes ocupaba el primer lugar como enfermedad asociada a las defunciones por Covid-19, pero rápidamente fue desplazada por la hipertensión arterial, sobre todo en personas de 65 años y más.


 

Relacionadas: