Pide arzobispo promover la vocación sacerdotal
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Pide arzobispo promover la vocación sacerdotal

Llama a los presbíteros responderle a Dios con generosidad


Pide arzobispo promover la vocación sacerdotal | El Imparcial de Oaxaca
Arzobispo de Antequera Oaxaca Pedro Vásquez Villalobos

Al encabezar la misa por la ordenación sacerdotal del padre Emilio Serrano Ventura, desde el Santuario de Juquila, el arzobispo de Antequera Oaxaca lanzó un llamado a los presbíteros responderle a Dios con generosidad, a una vocación muy sagrada y santa; además exhortó a las y los feligreses a promover la vocación sacerdotal.

Nuestra vocación no es más sagrada que la vocación de quienes son llamados al matrimonio, pero tenemos que tomar conciencia de que tenemos que ser santos, ejerciendo el ministerio sacerdotal”.

Sin embargo, expuso que la palabra de Dios “nos recuerda que estamos envueltos en debilidades, en miseria, en pecado. Nos recuerda Dios que no somos perfectos y que esta ordenación sacerdotal no te va a quitar los defectos que tú tienes y que tienes que seguir trabajando para que dejen de ser defectos y se vayan convirtiendo en una virtud”.

Practica la virtud porque este pueblo de Dios nos quiere a todos nosotros exageradamente santos. Lo sabes tú, lo has escuchado miles de veces de nuestras gentes: quiero que mi sacerdote sea santo, sea bueno, sea virtuoso. Quiero que mi sacerdote sea entregado, que se desgaste, que nos hable de Dios, que nos anuncie la salvación, que nos atienda con paciencia, con caridad, con respeto”.

Por ello, el arzobispo invitó al nuevo sacerdote para ser siempre compasivo con todas las personas. “Ofrece el sacrificio en el altar, por los pecados de toda esta humanidad y por los tuyos propios, como decía la Segunda Lectura de la Carta a los Hebreos. Ofrece ese Sacrificio. No le niegues nunca a las personas lo que ellos te piden, porque quieren santificarse”.

En su mensaje a las y los feligreses, dijo que aunque faltan muchos rectores en los templos de la arquidiócesis “los poquitos que somos que seamos grandes sacerdotes, grandes en nuestra entrega, en el ejercicio de nuestro ministerio, que seamos grandes para ellos, y sobre todo para Dios. Para ser grandes necesitamos ser pequeños. Soberbios, no vamos a ser grandes, tenemos que ser pequeños, tenemos que ser humildes”.

No solamente echen la casa por la ventana promoviendo las vocaciones al matrimonio, nos urge que también en nuestras familias. Papás, por favor háblenles a sus hijos de esta Santa Vocación y que para ninguno de ustedes sea una vergüenza tener en su familia un sacerdote, porque no es una vergüenza, es una bendición inmerecida. No se llama vergüenza, se llama bendición inmerecida que regala Dios”.


 

Relacionadas: