Planta tratadora de Reyes Etla, devorada por el olvido | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Planta tratadora de Reyes Etla, devorada por el olvido

Obra se proyectó en el trienio 2011-2013, pero entre se observa rodeada de vegetación


Planta tratadora de Reyes Etla, devorada por el olvido | El Imparcial de Oaxaca

Su construcción fue proyectada hace 10 años, durante la administración de la presidenta municipal, Inés Cristina Reyes López, sin embargo, la planta de tratamiento de aguas residuales de Reyes Etla sigue sin operar. 

El abandono de este tipo de infraestructura o un funcionamiento deficiente es constante en el valle eteco, donde varios municipios como Telixtlahuaca, Villa de Etla y Nazareno Etla cuentan con una construcción similar, pero que a pesar de ello las aguas negras continúan contaminando el cauce del río Atoyac.

En Reyes Etla, la planta se pensaba realizar con poco más de 6 millones de pesos de diversas fuentes, incluida una parte a cargo de la población usuaria según el plan de desarrollo municipal de esa administración. Además de que su construcción sería entre los años 2012 y 2013. A 10 años de ello y el paso de varios gobiernos municipales, la población aún guarda la esperanza de que se ponga en marcha en el año actual.

Reportes del gobierno estatal señalan también una inversión de más de 7.2 millones de pesos para una segunda etapa del proyecto, aunque a cargo de su ejecución figura la Comisión Estatal del Agua (CEA).

Por ahora, la planta ubicada a un costado de campos de maíz y junto a un camino de terracería que lleva al río Atoyac, está llena de maleza y moscas. Estas últimas provenientes de una especie de lago de aguas negras que esperan ser tratadas. 

En  2011, el plan de desarrollo municipal señalaba que la cobertura de servicios públicos en las familias de Reyes Etla era de 80% en agua potable; 95, en cuanto al alumbrado público y un 80 por ciento contaba con conexión al drenaje. 

Para 2020, más del 98 por ciento de las viviendas tenía servicio sanitario y el 92 por ciento de las viviendas, acceso a la red de drenaje. Pese a ello, las aguas negras de un municipio con más de 4 mil 3000 habitantes se conducen por un colector, según testimonios de vecinos.

Pobladores señalan que con la puesta en marcha de la anhelada planta tratadora estas aguas serán aprovechadas y se evitará que contamine al río Atoyac, lo cual también niegan que suceda actualmente. Pero esto es contrario a lo que señala la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que en la recomendación 57/2020, emitida a 28 autoridades municipales y órganos estatales y federales en Oaxaca, cuenta a Reyes Etla como una de las contaminantes del afluente.

La inoperancia de plantas de tratamiento se repite en la Villa de Etla. En su agencia municipal Santo Domingo Barrio, solo quedan ruinas de una planta que vecinos estiman dejó de funcionar hace más de 10 años. En medio de un predio cercano al panteón municipal, así como del penal y una escuela primaria, la planta parece haber sido devorada por la vegetación. 

En la misma recomendación de la CNDH se expone que, de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua, el 98% de las descargas de aguas residuales que contaminan a los ríos Atoyac y Salado “son descargas de tipo municipal sin tratamiento debido a la mala o nula operación de las plantas tratamiento”, además de que la presencia de coliformes fecales es de un nivel “muy por arriba de los límites permisibles tanto en temporada de lluvias como de estiaje”.

En cuanto a las 28 plantas de tratamiento registradas que descargan al río Atoyac o al Salado, entre ellas las del valle eteco, el organismo refiere que sólo 8 están operando correctamente, 10 tienen operación deficiente, 7 están sin operar (incluida la de Reyes Etla), y 3 estaban pendientes de visitar por la Comisión Nacional del Agua.