Recibir la vacuna, alivio para combatir la pandemia | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Recibir la vacuna, alivio para combatir la pandemia

Son casi 10 meses de combate al Covid-19 en Oaxaca y apenas ayer se aplicaron las primeras vacunas a personal de salud


Recibir la vacuna, alivio para combatir la pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Irma, Itandehui, Jorge Luis y Yocelin fueron las primeras personas en la lista de personas médico en recibir la vacuna Pfizer contra el Covid en el Hospital “Presidente Juárez” del ISSSTE, como parte del combate contra la pandemia. Los cuatro trabajadores de salud mostraron alivio al recibir la primera de dos dosis, pero lamentaron que la población se resista a creer en la letalidad de esta nueva enfermedad.

Irma

Irma Brígida Martínez Chávez, del área de alimentación y con 67 años de edad, se dijo afortunada de salir en la primera lista de vacunación, luego de formar parte del grupo vulnerable y mantenerse en resguardo un mes después de los primeros casos de Covid-19.

La mujer fue la primera en recibir la dosis en este nosocomio, donde le llamaron para llegar a temprana hora con su respectiva cartilla y credencial como trabajadora.

Originaria de Oaxaca de Juárez, Irma espera que después de que reciba la segunda dosis el 3 de febrero, pueda regresar a su área de trabajo, donde labora desde hace 35 años, con 28 de ser basificada. 

La mujer resaltó la importancia de cuidarse en estos momentos de pandemia, donde el número de casos ha mostrado un repunte en las últimas semanas, al igual que los decesos y la ocupación hospitalaria.

Durante su estancia en el área de consulta externa del Hospital, donde debió permanecer por media hora más como prevención ante posibles reacciones, Irma mostró confianza en la vacuna que la protegerá durante la emergencia sanitaria.

Itandehui

Médica internista del turno nocturno de este mismo nosocomio, Itandehui Bautista Jiménez también fue una de las primeras en recibir la vacuna, en una lista que no solo contempló personal de primera línea, sino también a quienes “jamás entraron al área Covid”.

De 35 años de edad, la originaria de Oaxaca de Juárez llegó al inmueble después de salir de su guardia en el área Covid, donde se mantiene desde que inició la pandemia.

Para la especialista, la vacuna significa una esperanza para acabar con esta pandemia y todas las muertes que se han registrado en la entidad. “Estamos luchando contra una enfermedad poco conocida y que no respeta edades; estamos luchando contra un enemigo muy grande”, expuso.

Después de reconocer que el personal de salud no tiene los recursos suficientes, tanto materiales como humanos, para enfrentar esta nueva enfermedad, Itandehui recordó que desde diciembre los trabajadores han reportado el faltante de camas para pacientes Covid, además de ventiladores y sedantes.

“Y aún así no ponen a Oaxaca en semáforo rojo. Es alarmante que la sociedad no alcance a dimensionar esta problemática por la que estamos rebasados y agotados”, agregó, después de señalar la importancia de la vacuna como una lucha al final del túnel.

Jorge 

Camillero desde hace 12 años, ahora labora en el área Covid, Jorge Luis Barranco Santiago, de 56 años de edad, no ha dejado de trabajar desde que inició la emergencia sanitaria porque se siente orgulloso de formar parte del personal que ayuda a los demás en momentos de crisis.

“La vacuna representa una gran seguridad para nosotros que estamos en constante contacto con los pacientes Covid”, señaló el hombre que a la fecha no se ha enfermado del nuevo coronavirus, pese a la saturación que ha presentado su área de trabajo.

“Yo tomo mi trabajo con seriedad, a mí me encanta mi trabajo y uno entra con orgullo al área Covid porque vamos a ayudar a los que están hospitalizados. Es un orgullo para mí que nos tocó servir en esta pandemia”, expuso Jorge Luis, quien hace tres meses perdió a un sobrino por el nuevo coronavirus.

El hombre que entre sus funciones realiza el traslado de hombres y mujeres que fallecen por Covid-19, lamenta que “la población no quiera entender que este virus existe; no quiera usar cubrebocas ni usar gel antibacterial”.

“Cuando fallece un paciente es horrible; es muy fea su forma de fallecer”, agregó el hombre de complexión delgada que labora desde las 13:30 a las 20:00 horas, de lunes a viernes.

Yocelin

De 28 años de edad, Yocelin Avendaño Martínez, del área respiratoria Covid del Hospital “Presidente Juárez” del ISSSTE, también acudió desde temprana hora para ser de las primeras en recibir la vacuna que llegó en un lote de 19 mil 500 dosis desde el martes.

Originaria de Santa Cruz Tayata, Tlaxiaco, la joven señaló que sus jefes de guardia le avisaron que estaba en la lista para recibir la primera dosis del biológico, después de que un grupo de enfermeras solicitara que fueran las primeras en contemplarse, ante el cansancio y el constante contacto con pacientes.

“Desde el paciente uno no hemos parado de trabajar; es más cansancio mental que físico porque hemos visto morir a mucha gente. Sabemos que tarde o temprano habrá más contagios y por lo mismo aumentará el número de pacientes en el Hospital”, expuso la mujer, quien esperaba “con ansías la aplicación de vacunas”.

“Lamentablemente la gente no vive lo que nosotros vivimos a diario. Sería bueno que nosotros pasáramos fotos, videos, de cómo estamos y así entenderían. El cansancio mental es más feo que el cansancio físico, por eso pedimos que la sociedad apoye”.

“¿Me aparta lugar en la fila?”

Una larga fila del área de consulta externa hasta el acceso principal del Hospital Presidente “Juárez del ISSSTE”, llama la atención de algunos familiares de pacientes que se encuentran en las inmediaciones del nosocomio.

Decenas de trabajadores del Hospital esperan su turno para recibir la vacuna, después de 10 meses en que no ven terminar la pandemia por Covid-19.

A las 8:30 horas, decenas de hombres y mujeres se hacen presentes en el lugar para registrarse en una de las mesas que se colocaron en la entrada, donde media hora antes no había tantos en espera.

Las primeras cinco personas en recibir la vacuna se mostraron sorprendidas por las cámaras que atestiguaron las primeras aplicaciones, tanto a personal del área Covid como a otros en resguardo.

El área de consulta externa lució con más personas mientras avanzaban los minutos a partir de las 8:00 horas, porque los primeros en ser vacunados permanecieron por media hora más en el lugar, por recomendaciones del personal en la prevención de reacciones secundarias.

Conforme crecía la fila de trabajadores, algunos transeúntes y curiosos no dudaron en preguntar a qué se debía la concentración, donde no se respetaba la sana distancia. 

“Es para la vacuna del Covid”, dijo una joven enfermera a una mujer de avanzada edad con careta y cubreboca, quien preguntó si podían apartarle lugar mientras iba a su casa a dejar la compra del mercado.

“Es que no es para todos, solo es para el personal de salud”, contestó la enfermera, quien le pidió no perder la esperanza porque pronto llegarían vacunas para otros sectores de la población.


 

Relacionadas: