Covid-19 sepultó al turismo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Oaxaca

Covid-19 sepultó al turismo en Oaxaca

Todas las fechas importantes desde marzo se quedaron suspendidas por las restricciones sanitarias que impidieron los viajes y la realización de actividades multitudinarias


Covid-19 sepultó al turismo en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Debido a que la pandemia del Covid-19 ha cancelado temporadas vacacionales, días festivos y diversas celebraciones, la recuperación de la industria turística será lenta y prolongada. 

Prestadores de servicios turísticos coincidieron que la bonanza turística decayó en México en los primeros meses de 2020 debido a la propagación e impacto del coronavirus, al impacto en los principales países de procedencia de turistas a los destinos nacionales.

Tras declararse la cancelación de actividades a partir del 23 de marzo, el sector turístico dejó de participar en el Tianguis Turístico en Mérida, Yucatán; y cancelar todas las actividades del periodo vacacional de Semana Santa.

También los restauranteros perdieron ingresos debido a que en mayo no pudieron celebrar el Día de la Madre y Día del Maestro, fechas tradicionales que representan fuertes ingresos para todos ellos. 

Debido a que las clases se cancelaron para ser virtuales, las clausuras de cursos escolares que se celebran a principios de julio también se suspendieron. 

El golpe más severo a sus actividades fue la cancelación de las fiestas de la Guelaguetza, pues tan solo en 2019 tuvo ganancias por 417 millones de pesos, con  una ocupación hotelera de 91% y 142 mil visitantes nacionales y extranjeros.

Tras su ingreso al semáforo amarillo y emprender una serie de recomendaciones para reanudar las actividades turísticas, al cancelarse la Noche del Grito de Independencia y el desfile militar, los esfuerzos se deberán redoblar. 

Onésimo Bravo Hernández, presidente estatal de la Federación de Asociaciones Turísticas (Fematur), aseguró que los daños son catastróficos, “no pueden cuantificarse las pérdidas económicas y supresión de empleos, pues esto aún no ha terminado”.

Tras lamentar una gran falta de responsabilidad ante una crisis de salud mundial que como gobernantes no previeron las consecuencias que hoy enfrentamos, dijo que esa insensibilidad mostró al gobierno en contra de los empresarios.

Estableció que la caída en las actividades turísticas ha generado problemas más allá de la pérdida de empleos y ganancias económicas, entre ellos, disminución en la captación de impuestos por dicho rubro y menor movilidad entre las entidades federativas o países de procedencia de los turistas.

Por su parte, Ernesto Gutiérrez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) explicó que las afectaciones por la pandemia han sido en la salud y en materia económica.

Muchas empresas y negocios se vieron obligadas a cerrar temporalmente ante la contingencia, no hay ingresos para sostener nóminas, hacer pagos de créditos e impuestos y debido a la parálisis algunas han cerrado. 

Un documento del Centro de Investigación y Competitividad Turística de la Universidad Anáhuac (Cicotur), considera que el impacto probable a la industria turística son alarmantes.

Todas las empresas turísticas del país sufrirán en mayor o menor medida daños por la pandemia, aunque las aerolíneas enfrentarán los retos mayores.

En el peor de los escenarios para el país, la pandemia continuará su propagación por el mundo y los efectos más graves trascenderán a los países que hasta ahora han sufrido más.

Indicó que la combinación del impacto económico global y la afectación directa en México haría caer las llegadas de turistas internacionales en más de 10%,  en tanto que el mercado doméstico se paralizaría por algunas semanas y se reduciría significativamente el consumo turístico interno, sin que el consumo en viajes al exterior se redireccione.


 

Relacionadas: