Gobernador de Nayarit arropó a narcofiscal | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nacional

Gobernador de Nayarit arropó a narcofiscal

Édgar Veytia forjó su carrera al lado de Roberto Sandoval. Mandatario le instruyó despojo de un terreno, acusa ciudadano


Gobernador de Nayarit arropó a narcofiscal | El Imparcial de Oaxaca

Levantones, secuestro, extorsión y despojo, además de fabricación y distribución de heroína, metanfetaminas, marihuana y cocaína son parte de las actividades ilícitas que el llamado ex fiscal de hierro, Édgar Veytia, cometió bajo el amparo del gobernador Roberto Sandoval, convirtiendo al estado de Nayarit en el infierno de “El Diablo”.

Hoy la PGR investiga al gobernador priísta Sandoval por enriquecimiento ilícito, mientras partidos de oposición exigen que también se le indague por presuntos vínculos con la delincuencia organizada.
Amigo de Alfredo Beltrán Guzmán, “El Mochomito” (detenido), Juan Francisco Patrón Sánchez, “El H2” (abatido), el ex fiscal Veytia fue capturado a finales de marzo en San Diego, California y acusado por una Corte de Nueva York en Estados Unidos de conspiración internacional.

Veytia sembró el terror a través de la Policía de Nayarit, su grupo de élite cuyos integrantes siempre estaban encapuchados. Incluso, según el testimonio de un ciudadano que por seguridad pidió omitir su nombre, escuchó al gobernador dar instrucciones al ex fiscal para obligarlo por la fuerza a entregarle un terreno.

La carrera de Veytia, conocido como “El Diablo”, se hizo al lado del gobernador Roberto Sandoval. Fue él quien lo designó director de Tránsito y Vialidad en el municipio de Tepic, cuando fue alcalde (2008-2011), luego el 26 de agosto de 2009 lo designó secretario de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad de la capital.

En 2011 “El Diablo” comenzó a tener más poder cuando Sandoval, ya como gobernador, lo nombró subprocurador y luego fiscal, cargo que lo acercó al crimen organizado.


 

Relacionadas: