Antro amenaza a casa donde murió Macedonio Alcalá
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Antro amenaza a casa donde murió Macedonio Alcalá

Presentan queja pública ante Neri para revisar el funcionamiento de un negocio que opera junto a la vivienda 


Antro amenaza a casa donde murió Macedonio Alcalá | El Imparcial de Oaxaca
Fotos: Lisbeth Mejía / Una placa recuerda el lugar donde murió el autor del Dios Nunca Muere

Hace más de 130 años que la familia de Pilar Monterrubio es propietaria de la casa en que murió el músico y compositor oaxaqueño Macedonio Alcalá. Lo que fue una escuela de música, la Santa Cecilia, ha dado cobijo a diversas generaciones de los Monterrubio; actualmente a ella, de 59 años, y a su padre, de 88. Basada en los relatos de sus antecesores, Pilar señala que el autor del vals “Dios nunca muere” pasó aquí sus últimos días. Y que incluso en uno de los muros se señalaba el lugar en que estuvo su cama.

Él (Macedonio Alcalá) era muy pobre y no le pagaban lo que necesitaba. Llegó de la Sierra y mi abuelo, como era su amigo y eran músicos, la cofradía de los músicos era muy solidaria, aquí vivió sus últimos 20, 25 días”, contaba Pilar durante la visita de autoridades municipales a la casa marcada con el número 1105 de la avenida Morelos.

La familia de Pilar Monterrubio ha sido propietaria y ha habitado este inmueble en el centro histórico de la ciudad de Oaxaca; entre incontables plantas y varios árboles como los que solían tener varias casas de la zona.

Pero ahora se considera víctima de la gentrificación y el turismo masivo de la capital. Cada noche, en al menos los dos últimos años, un hostal contiguo con el que comparte la numeración ha representado la pérdida de seguridad para ella y su padre de 88 años de edad.

Anoche estuvieron hasta las 5:00 de la mañana embriagándose en la azotea, desnudos y en topless”, externó la habitante, quien asegura que, como ella, otros vecinos se han quejado por el uso que se da a este hostal. “Pero los propietarios no nos hacen caso”, explica sobre el llamado hecho a personas de nombres René, Mario Aguilar y Juan Pablo, a quienes identifica como administradores.

 

Están administrando este lugar y hay quema de mariguana, consumo de sustancias y es una cantina que no está regularizada, tienen alberca pública…”, narraba la afectada a este medio. Además de ahondar que la música se escucha a altas horas de la noche.

Tanto el hostal como la vivienda comparten el número, pues eran parte de un mismo territorio familiar, pero cuya porción donde ahora opera el hostal es de otro u otros propietarios. “Es propiedad de alguien más y siempre lo fue, respeto ese trato”, explica.

Sin embargo, pide que se revisen los permisos o licencias del hostal, además de que se regule el uso, pues en diversas ocasiones los huéspedes han pasado a su azotea incluso para tener relaciones sexuales. “Agreden mi privacidad” y “es un ambiente de inseguridad que me hace sentir vulnerable”.

 

Parte del cabildo frente a la casa

 

Este miércoles, durante la visita del edil capitalino con motivo del aniversario luctuoso de Macedonio Alcalá, Pilar expuso públicamente su caso y se dijo “sobreviviente de la gentrificación”, un fenómeno por el que una zona urbana considerada en deterioro es rehabilitada o renovada y con ello se causa el desplazamiento de la población original por otra de mayor poder adquisitivo.

En este caso, sumado al fenómeno turístico por el que diversos inmuebles del centro histórico operan como comercios, hoteles, hostales y similares.

Aunque ha acudido con diversas personas del ayuntamiento, entre ellas el regidor de Centro Histórico, Pável Renato López Gómez; la Dirección de Centro Histórico y la sindicatura primera, explicó que sigue sin obtener respuesta a su queja, pues le han solicitado pruebas de su denuncia. Por ello, y tras la recomendación del edil, seguirá con la denuncia formal ante el ayuntamiento.

Luego de que le fue expuesto el caso, el presidente municipal, Francisco Martínez Neri, respondió que esperará la denuncia formal para poder intervenir. Y así verificar “la existencia de hechos de irregularidad que pudieran constituir una falta administrativa, desde luego, para intervenir”.

Está por expedirse el reglamento correspondiente (a las terrazas) y eso nos va a permitir intervenir con una mayor solidez legal”, añadió el concejal sobre este y otros casos en los que vecinos del centro histórico se han quejado por los establecimientos comerciales, especialmente por las terrazas.

 

Espero que para el caso de la señora nos presente su petición y la podamos atender como debe ser”, subrayó.


 

Relacionadas: