A falta de musas... - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

A falta de musas…

El mexicano vive con la esperanza de sacase la Lotería; ya ni eso. El Mapache guasón


Estoy indeciso y desconcertado, no sé si escribir de aeropuertos, del T-MEC y los diferendos con Estados Unidos y Canadá, de Dos Bocas, del Tren Maya, de austeridad republicana y pobreza franciscana, de la inseguridad  o de tamales de Chepil.

En ese maremágnum de temas, me inclino por lo más interesante al menos para su servidor, es decir, la Gastronomía artesanal como la elaboración de los tamales.

Escribo desde la ciudad de Oaxaca de Juárez para platicarles que asistí a la Feria del Tejate en la llamada Plaza de la Danza, un festival gastronómico organizado por un municipio ejemplar: San Andrés Huayápam.

Hacía años que no paladeaba un tamal de chepil tan bien hecho en una feria popular de excelencia, y no es que no me gusten los de dulce o los de mole, pero por esas raras cosas de la vida prefiero los de chepil, incluso los de los puestos ambulantes que les da por instalarse en las esquinas de las calles.

Entre otros temas, hace cosa de cuatro años que no compro ni siquiera un cachito de la Lotería Nacional y tampoco he volado, luego, no he sufrido ni aglomeraciones, retrasos ni las molestias de la terminal dos del aeropuerto de la Ciudad de México.

Como sea, estimo que lo más importante que ha sucedido en nuestro México, es la contratación de Pumas de la UNAM, de un delantero que, quizás, hará la diferencia entre el triunfo y la derrota, Dani Alves, y debo decirlo, también es lamentable que las Chivas del Guadalajara no puedan ganar.

Hasta allí la dejo para no incurrir en errores o críticas que puedan molestar a oídos castos como críticas neoliberales, nada más lejos de mi mente lo que sucede, querida lectora, amigo lector, es que me abandonaron las musas.

Yo también soy Pueblo.

Por allí nos encontraremos.


 

Relacionadas: