Los niños y adolescentes no son entes a culturizar - El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Los niños y adolescentes no son entes a culturizar

Tengo la firme certeza de que los niños y adolescentes no son entes a culturizar, sino que ellos también son parte formal de la cultura y tienen mucho que aportar al cuerpo social.


Tengo la firme certeza de que los niños y adolescentes no son entes a culturizar, sino que ellos también son parte formal de la cultura y tienen mucho que aportar al cuerpo social. Si bien es cierto que los niños son una especie de esponja que absorben todo lo de su entorno que hoy preocupa más que nunca con la extrema exposición que tienen frente a las múltiples pantallas (teléfono, consolas de video juegos, televisión, etcétera), pero también es cierto y se mantiene vivo el sistema de pensamiento que nos legó Sócrates que lo nombró “la mayéutica”, la cual sostiene que todos tenemos un conocimiento y conceptos internos a descubrir, una sabiduría interna que develar y dar a luz. 

Su etimología proviene de la palabra “maietikos” que puede traducirse como “ayudante de parto”; es decir, él comprendía la función del maestro o tutor más como la de un partero de conocimiento en tanto el niño puede desde temprana edad ofrecer su luz al mundo.

Esta última afirmación se pudo atestiguar en la Cumbre Cultural Infantil del Anahuak realizada en Tepoztlán, Morelos en el Iyolyk en el que se dieron cita niños talento de distintos estados de la república mexicana. El evento inició con una ronda de partidas simultáneas de Ajedrez en el que los niños y la comunidad Tepozteca pudieron retar a Miguel Montes, un niño de 14 años queretano que ya forma parte del equipo olímpico de México, integrado por 5 mujeres y 5 hombres, por supuesto Miguel es el más joven no sólo de la selección nacional, sino también del torneo y no sólo eso, sino que pretende ser el 8vo gran maestro en la historia del país. Por supuesto nos ganó a todos.

También pudieron jugar contra Zenia Corrales, la campeona nacional de Ajedrez, en esta ronda sí hubo una sorpresa, Zenia fue derrotada por un chico de Yautepec llamado Alberto Pérez, quien emocionado intercambió datos con Pablo Dellamorte, el director técnico del equipo nacional de este deporte. Pablo tuvo la oportunidad de compartir un mensaje a todos: él sabía que era un niño talento por descubrir.

Más tarde los chicos se reunieron en Tlatocan para escuchar sus inquietudes, platicar de los temas que les preocupan como sociedad y país y cómo pueden ser parte de la solución a su corta edad. El círculo de palabra estuvo de cargo de Ayakcihuatl Phactli reconocida como la joven abuela por parte de los abuelos de distintas tradiciones del país por su sabiduría y labor en sus caravanas por la unión del águila y el cóndor, escritora y promotora de los derechos de la Madre Tierra.

Desde el Valle de Tehuacán llegó el coro del Niño de Jesús de Altepexi, Puebla y nos deleitaron con un canto literalmente divino, con canciones en lengua natal que es el náhuatl. Talento que ha sido pulido durante años en sus escuelas; su canto armónico es el resultado de ciento de horas de práctica.

Y finalmente los niños del Iyolik de Tepoztlán hicieron la presentación de su obra de teatro “La niña que enfrentó a las Tlahuelpuchis”, una crítica a los modos de consumo, producción y contaminación, así como la reivindicación de la danza y las cosmovisión ancestral tolteca. La obra se realiza en náhuatl con traducción al español y además de las danzas realizan acrobacias dignas del Cirque du Soleil. Los diálogos se intercalan entre poemas y cantos.

Cómo pudimos ser testigos los niños y adolescentes de esta era vienen preparados para los retos del mundo que les espera por lo que hay que dejar la miopía atrás, el magisterio y autoridades escolares deben ver a la educación más allá de un motín, renovar sus votos ante la sagrada vocación de combatir la ignorancia, dejar de ser maestros sólo para movilizar votos y ponerse a parir sabiduría.


 

Relacionadas: