Falta de estacionamientos y altas tarifas, los problemas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Falta de estacionamientos y altas tarifas, los problemas

En varios establecimientos, la falta de seguridad o el deslinde ante pérdidas merman la confianza de usuarios y potenciales clientes


Falta de estacionamientos y altas tarifas, los problemas | El Imparcial de Oaxaca

El Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca padece de la falta de estacionamientos para resguardar los cientos de unidades de quienes acuden a esta zona por motivos de trabajo, esparcimiento u otra razón. Pero este no es el único problema en una ciudad que activistas de la bicicleta consideran saturada de vehículos de motor y calles que no fueron trazadas para tal fin.

Para quienes tienen la necesidad de resguardar su patrimonio, las altas tarifas y la falta de garantía ante pérdida o robo de pertenencias desalienta su utilización.

“No existen suficientes cajones de estacionamiento y los estacionamientos existentes subutilizan el terreno al disponer de sólo un nivel”, señala el nuevo Reglamento general de Aplicación del Plan Parcial del Centro Histórico. El documento remarca lo que ya ha externado Eduardo Vivanco, presidente de la Asociación de Estacionamientos Públicos Privados del Estado de Oaxaca.

Hace un año, cuando la movilidad en la capital aún era reducida a causa de la pandemia, Vivanco explicaba que la ciudad tenía un déficit de estacionamientos y que esto impacta en la demanda local y turística de la urbe Patrimonio Mundial de la Humanidad. La carencia, ahondaba, era tanto de establecimientos dedicados al servicio como de espacios en la vía pública.

El reglamento de aplicación del Plan Parcial va más allá, al reconocer que “los horarios (de los estacionamientos) no son compatibles con la demanda para atender a los potenciales usuarios nocturnos”.

En un recorrido por estacionamientos del Centro Histórico, en calles como García Vigil, Manuel Fernández Fiallo, la avenida Morelos y otras, la mayoría de establecimientos coinciden en las 21 horas como límite de lunes a viernes. Algunos incluso cierran a las 20 horas o a las 19 horas. Otros más, dejan de operar los domingos.

Algunos usuarios expresaron que las altas tarifas son una de las razones por las cuales prefieren buscar un espacio en la vía pública. Y es que los costos por hora para un vehículo compacto son generalmente de 20 pesos. Los precios suben según el tamaño de la unidad. Son casos excepcionales los que cobran 16 pesos por “un auto pequeño” de solo dos asientos o para uno de cuatro y 20 pesos para “camioneta”.

Aunque el reglamento de estacionamientos para vehículos señala que en el caso de tarifas por hora, solo la primera se cobrará completa y después de ella se tendrá que cobrar por fracciones de 15 minutos, en la realidad la tendencia es a cobrar por hora. Esto —señalan usuarios— implica un alto costo. Además de que varios coinciden en que no hay garantías ante daños a unidades.

En los estacionamientos, hay los que detallan las circunstancias o casos en los que no se responsabilizan, por ejemplo: robo total o parcial del vehículo, robo de objetos dejados en el vehículo y por daños causados “por alborotos populares o estudiantes”.


 

Relacionadas: