Canal a cielo abierto, un riesgo en la Vicente Suárez | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Canal a cielo abierto, un riesgo en la Vicente Suárez

Desde hace cuatro décadas, el canal de aguas pluviales que proviene del Cerro del Fortín y llega al río Atoyac ha representado focos de infección y contaminación, así como la posibilidad de un nuevo desbordamiento


Canal a cielo abierto, un riesgo en la Vicente Suárez | El Imparcial de Oaxaca

Hace ocho años, en abril de 2013, el luto empañó a los habitantes de la colonia Vicente Suárez, en la ciudad de Oaxaca. Las obras de una constructora propiciaron el desprendimiento de un árbol en la calle Héroes Ferrocarrileros, que divide a las colonias Vicente Suárez y Unión, además de la destrucción de parte de la barda del canal pluvial, en donde se estima que desde hace cuatro décadas corren aguas negras. 

“Ese día llovió y yo me inundé más de un metro, pero en cinco minutos”, recuerda Arturo Ruiz García, quien advirtió de la posibilidad de lluvias y trató de proteger su vivienda con “un carro de arena”. Incluso con la barrera, el agua entró a su casa, aunque su nivel fue de poco más de un metro, menos que en aquellas donde el líquido mezclado con desechos humanos rozó el techo. Fue en uno de estos últimos domicilios donde un par de vecinos, al intentar protegerse en una habitación, quedó atrapado. 

“El agua los atrincó y falleció una persona”, rememora Ruiz sobre la tragedia y el desastre. Y por los que al día siguiente el gobierno mandó “pipas, un kilo de jabón y un litro de cloro, que cada quien lavara”.

A ocho años de la tragedia, Ruiz García y sus vecinos viven con el temor de una nueva tragedia en cada temporada de lluvias, en donde los muros del canal a cielo abierto que divide a ambas colonias no solo deja pestilencias y focos de infección. También el recuerdo y olor a muerte por el posible colapso del concreto en sus 334 metros, desde las vías del ferrocarril (en José María Pino Suárez) hasta la desembocadura con el río Atoyac y la avenida Constituyentes.

Con recursos propios, vecinos han tratado de parchar las incontables grietas del canal, uno cuyo origen está en el Cerro del Fortín, posiblemente en una privada de la calle Alfonso Pérez Gasga, aunque vecinos de la Vicente Suárez y del barrio del Ex Marquesado no descartan que este provenga de metros más arriba, pues el canal solía ser usado por los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO) para descargar residuos del tratamiento de agua potable.

En algunos tramos, como en la cuadra que conecta a Héroes Ferrocarrileros con calzada Madero y privada Montes de Oca (junto al Hotel del Magisterio), el canal está cubierto por concreto. Sin embargo, durante el día y con las altas temperaturas, la pestilencia emerge entre las rejillas. Aun con el foco de infección a escasos centímetros, en varios puntos del canal hay puestos de venta de alimentos.

La temporada de lluvias de este año reaviva el temor en los habitantes, quienes han exigido a los gobiernos municipal y estatal atender la problemática y no permitir que otros vecinos de la calzada Madero, de la calle Montes de Oca y otras se conecten al canal a cielo abierto. 

También piden que no se trate de imponer una obra como la de 2017, cuando una empresa contratada por SAPAO construyó un colector en la calle Montes de Oca, mismo que se buscaba conectar al canal de aguas pluviales, según reconoció la dependencia ante los habitantes.

Para los vecinos de la Vicente Suárez, entre los principales afectados por el canal a cielo abierto, una de las soluciones en el corto plazo es el desazolve del canal, así como el recubrimiento del suelo del mismo con concreto, en las partes donde este falta. Sin embargo, consideran que lo ideal es la construcción de la red hidráulica para las familias de inmediaciones de calzada Madero y del Ex Marquesado que siguen arrojando sus desechos al canal pluvial.