Artesanos de Oaxaca impulsan su empresa familiar | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Artesanos de Oaxaca impulsan su empresa familiar

Este taller familiar se transformó en un centro de capacitación, primero de jóvenes y hoy en día de mujeres a quienes llegan a emplear


Artesanos de Oaxaca impulsan su empresa familiar | El Imparcial de Oaxaca

Víctor y Lucero, su esposa, están al frente del proyecto Mantelería Bethel, una empresa familiar que da trabajo a mujeres que aprenden a desarrollar sus habilidades en el telar.

Con 36 años, Víctor Manuel B. Vázquez, artesano de mantelería en telar de chicote, comenta que su negocio inició por una necesidad económica, pero sobre todo para integrar a la familia en este desarrollo, para no aislarse de sus seres queridos, estar cerca de ellos y no pelear en el mercado laboral.

En la actualidad, los jóvenes de hoy no tienen tanto interés  por cómo se elaboran las piezas que están en el taller de esta mantelería. Sin embargo, el sueño de Víctor comenzó hace 22 años cuando llegó al Barrio de Xochimilco para trabajar ahí en el taller de don Luis Cruz, el mentor que lo llevaría a tener ese interés para desarrollarse con un solo telar y comenzar a trabajar de manera particular una vez aprendido el oficio. 

EMPRESA FAMILIAR

Al conocer a quien es hoy su esposa, se ve en la necesidad de fortalecer esta idea junto con económica, por lo que Lucero se involucra en el crecimiento del negocio, crear una riqueza integral compartida. Así, Bethel crece al ir creando ideas y poder ofrecer un empleo a las demás personas.

A diferencia de muchos lugares en la entidad, este taller familiar se transformó en un centro de capacitación, primero de jóvenes y hoy en día de mujeres. Víctor comenta que la razón principal es por la necesidad de incluirlas, hacerlas visibles y no solamente un oficio de varones si no de mujeres de cualquier complexión y edad porque al final ellas son más serias, más responsables, cuidadosas en la elaboración de los artículos y dentro de ese proceso incluir la parte integral para que lo vieran como un proyecto que puedan tener con sus familias, algo más de los estudios, que lo vieran como una oportunidad para salir adelante sobre todo en estos tiempos de pandemia tener la oportunidad de trabajar desde casa.

Lucero Griselda Martínez, artesana de telar de chicote, aprendió de su esposo este bello arte y comenzaron a trabajar por la necesidad de salir adelante. Al ver que todo hacía desde casa mientras cuidaban a sus hijas y combinaban las labores del hogar, decidieron emprender este proyecto para darle la oportunidad a las mujeres y pudieran también hacerlo desde casa para tener esa seguridad de tranquilidad y sin exponerse en las calles. Esta forma de trabajo cambió radicalmente el tema de que solo los varones podían dedicarse a esto, capacitar a las mujeres para tener su propio trabajo y generar un ingreso para su familia, ya que la realidad dista mucho de tener un equilibrio salarial en la actualidad y este ejemplo para las  mujeres es una forma en la que puedan generar su propia estabilidad.

PRESERVAR LO ARTESANO

Lucero afirma: “Al estar juntos como familia podemos fomentar una buena organización donde se pueden planear proyectos para vivir bien, en paz para salir adelante rescatando como primera prioridad la artesanía, la cual se está perdiendo porque es difícil para otras personas compartirlo; sin embargo, a nosotros nos encantan que aprendan y poder enseñarles porque de este oficio pueden desarrollarse”.

La pandemia de Covid vino a enseñar que la artesanía no es un tema de primera necesidad para las personas, y aunque son tiempos complicados la familia de Víctor y Lucero ha buscado la forma de no quedarse cruzada de brazos, por lo que trabaja y colabora con algunas marcas dentro y fuera del estado. 

Esta familia también diseña y tiene en su haber mochilas, guarda laptops, carteras y todo tipo de bolsas para guardar cosméticos y productos personales. Además de hacer hamacas, manteles, colchas, servilletas e incluso cortinas y demás prendas. 

DÓNDE COMPRAR

La dirección donde pueden encontrar a esta familia con este gran proyecto es en las redes sociales como Mantelería Bethel y al teléfono 951 294 84 00 o en el Andador Cerro del Tejocotal #69 col. Lomas de Santa Rosa.