Adultos mayores: entre la necesidad y los riesgos a la salud | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

La Capital

Adultos mayores: entre la necesidad y los riesgos a la salud

En Oaxaca, los registros oficiales apuntan a que casi la mitad de las muertes por Covid han sido en adultos de más de 65 años de edad; este sector sigue trabajando para no deprimirse y obtener su ingreso


  • Adultos mayores: entre la necesidad y los riesgos a la salud
  • Adultos mayores: entre la necesidad y los riesgos a la salud
  • Adultos mayores: entre la necesidad y los riesgos a la salud
InText ADEQ

Francisca es una mujer que por más de 40 años se ha dedicado a la venta de cocteles de fruta; dice no temer a la muerte e incluso se muestra un tanto incrédula ante la Covid-19, enfermedad por la que ella y muchos comerciantes tuvieron que retirarse de las calles. Los inspectores del ayuntamiento capitalino les decían que no podían trabajar; que “nos guardáramos”.

“¿Pero si nos guardamos, quién nos da (dinero)?”, se pregunta la adulta mayor, quien fue madre soltera, y que con su oficio sostuvo a cuatro hijos. Para ella, el trabajo no es solo la fuente de ingresos para pagar la renta, servicios y demás necesidades. Es también una forma de vida, pues de lo contrario se deprime. 

“Con esta vez que nos mandaron a descansar, me fui como cuatro meses y medio. No aguataba, me entraba mucho la desesperación, la depresión. Cuando me avisaron que me podía venir, vine como el 20 de agosto, y aquí estoy trabajando”.

Chisca —como la conocen— es parte de un sector poblacional que no solo padece carencias económicas y de analfabetismo. No sabe leer ni contar, reconoce mientras permanece sentada tras una gran canasta de cocteles, bolsas de café y cacahuates. 

Como ella, muchos adultos enfrentan los mayores riesgos ante la Covid-19, la enfermedad que desde marzo ha cobrado la vida de 880 personas mayores de 65 años en la entidad. La cifra representa más del 45 por ciento del total registrado hasta el sábado, cuando la Secretaría de Salud informaba de 1, 923 decesos en Oaxaca.

En el estado, 3 mil 186 personas mayores de 65 años han desarrollado Covid. Si bien más de dos terceras partes de ellas han sobrevivido a tal, las autoridades enfatizan que son las que enfrentan mayores riesgos de morir, debido a su deteriorada salud y el padecimiento de alguna enfermedad crónico-degenerativa.

En medio de los riesgos y sabedor de que tiene que vender algo para sobrevivir, Pedro Ruiz recorría este fin de semana las calles del Centro Histórico. Con una bolsa donde cargaba tapetes de lana y su dificultad para escuchar, el artesano es otra de las personas que ha resentido los efectos de la emergencia sanitaria, la económica. “Como vino esta enfermedad, todo se suspendió”.

No ha sido el único. Juan Velasco, un vendedor de paletas, contaba en agosto que además de la crisis económica, personas como él han padecido otras consecuencias: la psicológica y moral. Él, que durante los cuatro meses de encierro careció de apoyo alguno del Gobierno y no podía soportar la soledad, tuvo que salir a vender nuevamente sus paletas heladas en el centro de la ciudad.

Algo similar vivió Francisca, la vendedora de cocteles de la esquina de García Vigil y Allende. Sus hijos —dice— se han ofrecido a ayudarle, pero ella prefiere que esto sea cuando en verdad no pueda trabajar más. Por ahora seguirá, aunque con ingresos mínimos.

Con una enfermedad que sigue cobrando más vidas, doña Chisca subraya su ausencia de temor a ella y a la misma muerte. “Para eso venimos, para morir”, suelta con un rostro semicubierto por un cubrebocas. La prenda que jamás ha visto usar al presidente Andrés Manuel López Obrador, y por lo que refuerza su incredulidad sobre la existencia del Covid-19.


 

Relacionadas: