Dan el último adiós a Ángel Salva | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Istmo

Dan el último adiós a Ángel Salva

El “Kola” recorría las calles del Istmo para ofrecer un sin número de periódicos


  • Dan el último adiós a Ángel Salva
  • Dan el último adiós a Ángel Salva

En medio de llanto y dolor despidieron a Ángel Salva de 56 años de edad, conocido popularmente entre la población como “Kola”, víctima de la diabetes que padecía desde hace algunos años.

“Kola” era conocido, no solo entre la ciudadanía sino en los medios de información, ya que durante toda su vida se dedicó a vender periódicos de las diferentes casas editoriales, que era su modo de subsistencia.

A nivel nacional, “Kola” se ganó el mote del hombre de piedra, pues en una ocasión que visitó la Ciudad de México en una temporada invernal, en el zócalo fue observado al vestir pantalón café remangado, sin camisa y completamente descalzo, tras visitar a visitar a un personaje muy conocido de Salina Cruz.

De ahí, “Kola” fue catapultado a la fama en el Istmo de Tehuantepec, mismo que recorría las calles de arriba abajo para ofrecer un sin número de periódicos que las casas editoriales le daban para vender.

Después de concluir su jornada, acostumbraba a acudir a una cenaduría ubicada en la en la colonia Guadalupe, y pedía el tradicional pollo garnachero para después recortarse entre periódicos, y así en ocasiones pasar la noche.

Desde hace dos años su salud se deterioró, víctima de la diabetes que consumía su existencia, al grado de perder sus piernas. Pero aun así no se daba por vencido y en una silla de ruedas seguía vendiendo los periódicos, aunque no con el mismo ímpetu.

Con el apoyo de una silla de ruedas, se le podía encontrar afuera de conocida sucursal donde aún vendía periódicos y algunos dulces para poder mantenerse.

En los últimos días sufrió una recaída en su salud que lo llevó a un hospital de donde ya no volvió con vida.

Sus restos fueron trasladados al panteón municipal de Salina Cruz donde amigos y familiares lo recordarán por siempre.
Descansa en paz Kola.