Estos son los hábitos que tendrás que eliminar para hacer una buena digestión
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Estos son los hábitos que tendrás que eliminar para hacer una buena digestión

Especialistas determinaron que existen algunos hábitos a erradicar para lograr una buena digestión


Estos son los hábitos que tendrás que eliminar para hacer una buena digestión | El Imparcial de Oaxaca

Luego de comer, ya sea en el almuerzo o en la cena, es necesario hacer una buena digestión. Pero para que esto sea posible es menester erradicar algunos hábitos. Es que la mayoría de las personas utilizan esos minutos libres después de comer para poner en práctica ciertas actividades relajantes. Lo que no sabíamos es que estas no son siempre convenientes para nuestro bienestar y, sobre todo, para hacer bien la digestión después de comer. En este contexto, te contaremos qué hacer después de alimentarse.

Fumar no es un hábito correcto para nuestra digestión. Es que acabar la sobremesa fumando es frecuente entre los fumadores. Da lo mismo que sea un cigarro o un puro, que fumes en pipa o en shisha. Además, nuestros pulmones tienen que estar a pleno rendimiento para llenarse de oxígeno y facilitar la digestión. Si nos dedicamos a intoxicarlos con nicotina y humo, impedimos su labor y se centrarán en “el invasor”, convirtiéndose en un auténtico obstáculo para nuestro estómago.

Por otro lado, si después de comer te gusta tomar una infusión, te avisamos que no es una buena práctica. Por más que nos quite esa sensación de modorra y aletargamiento que todos sufrimos después de la alimentación, los polifenoles y taninos que están presentes en el té y el café absorberán hasta un 40% todo el hierro que hemos consumido.

Siguiendo esta línea, buscando garantizar una buena digestión, te decimos que la siesta está radicalmente prohibida. Esto se debe a que la postura horizontal incrementa el riesgo de reflujo, de ardor de estómago y acidez. Por eso, al igual que no debemos irnos a dormir después de cenar, tampoco debemos echarnos la siesta después de comer al medio día.

Finalmente ducharse después de comer tampoco será uno de los hábitos sugeridos ya que se verá interrumpida la digestión. El argumento radica en que la temperatura de nuestro cuerpo oscila entre los 35º y los 37º y la ducha, salvo que seamos fieles a esa temperatura, estará por encima o por debajo teniendo que luchar de nuevo para hacer dos cosas a la vez: regular el cuerpo y hacer la digestión.


 

Relacionadas: