Salsa Valentina, en honor a una brava mujer | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Nutrición

Salsa Valentina, en honor a una brava mujer

No importa si es una reunión, fiesta, picnic o estás en el cine; este suculento líquido dota del sabor y picor necesario para disfrutar “como se debe” nuestros alimentos


Salsa Valentina, en honor a una brava mujer | El Imparcial de Oaxaca
Valentina fue una revolucionaria mexicana que se hacía pasar por hombre para luchar por sus principios.

Tu mejor compañera de una noche de películas es, sin duda, la salsa Valentina; además de bañar a tus palomitas con sabor y acidez, acompaña un buen cóctel de camarón y hasta sazona las famosas micheladas. Además, su nombre honra a una revolucionaria mexicana que se hacía pasar por hombre para luchar por sus principios.

Valentina Ramírez Avitia, también conocida como “La Valentina” y “La leona de Novolato”, perteneció a las fuerzas armadas del general Ramón F. Iturbide. La mujer, originaria de San Antonio, Tamazula, participó en la toma de Topia, Culiacán, y el propio Tamazula. Gracias a su rebeldía y liderazgo, fue reconocida como veterana de la revolución y recibió la Condecoración al Mérito Revolucionario por la Secretaría de Defensa Nacional.
Sin embargo, un mito popular afirma que la famosa Valentina se hacía pasar por un hombre llamado Juan Ramírez. Con tan solo 17 años, se unió a las tropas maderistas usando la vestimenta de su hermano; y pronto fue nombrado teniente. Luego fue destituido en cuanto uno de sus compañeros descubrió su verdadera identidad. En 1969, La Valentina fue atropellada; el accidente la causó estragos hasta el día de su muerte, 10 años más tarde.
Además, el corrido “La Valentina”, de autor desconocido, pero interpretado por Flor Silvestre, Cuco Sánchez, Jorge Negrete y Guadalupe Pineda, habla del amor intenso y pasional que la revolucionaria provocaba. Fue así que Manuel Maciel Méndez, creador de la salsa Valentina, tomó inspiración para nombrar al popular picante; su antecesora fue la Salsa Tamazula lanzada durante 1960 en Guadalajara, Jalisco.

Brava como La Valentina

El sabor de la Salsa Tamazula causó tal impacto que motivó a Manuel Méndez a crear nuevas preparaciones: salsa Valentina y Costa brava. El objetivo de la primera era ser igual de “brava” que la revolucionaria maderista. Y sí, el que comenzó como un negocio familiar, ahora es cotizado en Estados Unidos, España, Canadá y Sudamérica.