Ivanka Trump cierra su marca de ropa y se despide de la moda
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Moda

Ivanka Trump cierra su marca de ropa y se despide de la moda

La hija del presidente estadounidense cerrará su marca de ropa y accesorios


La empresa Ivanka Trump cierra y la hija del presidente de Estados Unidos anunció el fin de las actividades relacionadas a la moda, incluso a la línea de joyas.

Abigail Klem, que tuvo a su cargo la presidencia de la marca Ivanka Trump, comunicó a los 18 empleados el cierre del grupo. Los contratos vigentes no serán renovados y el personal será despedido en las próximas semanas, comenzando con los empleados que trabajan en la sede de la empresa ubicada en la Trump Tower, sobre la Quinta Avenida, en Manhattan, Nueva York, según información de agencias.

Las razones de la despedida

“Después de 17 meses en Washington, no sé cuándo volveré o si volveré al negocio de moda, pero sí sé que mi enfoque para el futuro será el trabajo que estoy haciendo aquí en Washington, por lo que tomar esta decisión ahora es la única opción justa para mi equipo y socios”, señaló Ivanka en un comunicado a medios estadounidenses.

Es que Ivanka trabaja full time como asesora del presiente en la Casa Blanca, lo cual motivó el adiós a su marca con la intención de dedicarse a su rol público.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Ivanka Trump tuvo un papel relevante en iniciativas dirigidas a la mujer y fue protagonista de la apertura de la embajada estadounidense en Jerusalén, a la que asistió con su marido y también asesor de su padre, Jared Kuschner.

Conflictos de intereses

Entre enero de 2016 y marzo de 2017 la marca Ivanka facturó más de cinco millones de dólares. Sin embargo, el negocio de la hija favorita de Trump estuvo operando con limitaciones en los últimos meses para reducir posibles violaciones de las leyes de ética y aminorar la percepción de que Ivanka sacó provecho de su papel en la Casa Blanca para mejorar el rendimiento de su empresa.

Aunque la hija del magnate republicano se había corrido de su empresa para alejarse de las críticas, éstas nunca finalizaron, ya que los detractores siempre acusaron a Ivanka de aprovechar de su posición de poder para impulsar sus negocios.

Las opiniones sobre la empresa se polarizaron y enfrentó boicots por parte de opositores al presidente estadounidense Trump. Tras una baja en las ventas, la tienda departamental Nordstrom dejó de vender la marca Ivanka Trump el año pasado y, recientemente, se reportó que Hudson Bay había hecho lo mismo.

Además de las polémicas por los zapatos y las carteras mayoritariamente producidos en países como China e Indonesia -en clara oposición al dogma del “America First” de su padre según el cual los empleos estadounidenses están primero-, también hay quienes la acusan de favorecer la explotación del trabajo femenino en los países de proveniencia de sus productos.

“Estoy más que agradecida por el trabajo de nuestro increíble equipo que inspiró a tantas mujeres, entre nosotras y a mí misma. Aunque no continuaremos nuestra misión juntas, sé que cada una de ellas prosperará en su próximo capítulo”, añadió Ivanka.

 


 

Relacionadas: