Natividad, un pueblo serrano con gran historia minera | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Estilo

Natividad, un pueblo serrano con gran historia minera

Este es un bellísimo pueblo enclavado en la Sierra Norte de Oaxaca, el cual conserva sus tradiciones y costumbres pero sobre todo la calidez de su gente


Natividad, un pueblo serrano con gran historia minera | El Imparcial de Oaxaca
La capilla de Natividad, Ixtlán, reúne a la población el 8 de septiembre para celebrar su festividad anual.

Un lugar encantador y bello, parecido a la ilustración de un hermoso cuento, es el municipio de Natividad, Ixtlán, conocido también como: “El Mineral de la Natividad”, que forma parte importante del distrito de Ixtlán de Juárez.

Este pueblo minero, de aproximadamente 500 habitantes, durante su apogeo llegó a tener hasta 10 mil habitantes debido a la importante actividad minera que ahí había, se podrían encontrar casinos, cancha de tenis, frontón, campo de fútbol profesional y un hospital, entre otros servicios. 

Del centro de la capital de Oaxaca hacia Natividad se hace un recorrido de aproximadamente 75 kilómetros viajando por la carretera hacía Tuxtepec, durante el trayecto se puede apreciar hermosos paisajes de bosques y naturaleza exuberante.

La visita a este lugar es recomendable durante el día y para hospedarse una opción muy recomendable es el poblado de Capulálpam de Méndez, en donde es posible de disfrutar de una cómoda estancia y disfrutando de las cabañas en el lugar rodeadas de naturaleza. 

Un pueblo con historia minera

Existe el dato de que este pueblo fue descubierto en el año de 1785 por el coronel de los Ejércitos Reales de Don Juan Felipe Hecharri, y fue en este año cuando se formalizó la minería. 

La empresa minera en su mayor auge llegó a emplear hasta mil 200 personas que provenían de diferentes comunidades aledañas, principalmente del municipio de Capulálpam de Méndez, Xiacuí y del sector Zoogocho, inclusive llegaban trabajadores de otros estados mineros como: Zacatecas, Hidalgo y Guanajuato.

Fiestas patronales 

Actualmente este municipio trabaja de forma organizada con sus autoridades municipales para conservar sus tradiciones y costumbres, una de ellas es la festividad, en honor a la Virgen de la Natividad, que se lleva a cabo el 8 de septiembre. Ocho días antes, la festividad se prepara con las novenarios, en los cuales se llevan a cabo misas y se recibe a grupos personas que donan cirios para alumbrar el altar de la virgen y decorar el templo. 

Los tres días principales de la festividad dan comienzo con la presencia de la banda o las bandas de música, se escuchan los cohetes que anuncian los festejos, y se lleva a cabo una calenda floral que hace un recorrido por los barrios y calles principales del pueblo.

Otro festejo de similar importancia se realiza el 12 de diciembre, esta fecha la población se reúne y realiza actividades en honor a la Virgen de Guadalupe.

Las Muerteadas, se realizan los días 1 y 2 de noviembre, durante estos días las personas del pueblo bailan con la marimba, haciendo un recorrido por las diferentes calles y hacen paradas en las casas que previamente se acuerdan, en donde se reparten ofrendas de lo que hayan puesto en su altar y se da un refrigerio a los participantes de la comparsa, sin faltar el clásico “mezcal”. 

La importancia de la música 

La música tiene gran cabida en el poblado, en él destaca una banda de música llamada “Risco de Oro” la cual está integrada por niños y jóvenes, que tocan marchas, sones y música folclórica para festividades populares.

El museo comunitario 

En este lugar hay un museo comunitario en el que se concentran piezas de la Minería en Natividad Ixtlán, ahí se exhibe la indumentaria antigua de minería, así como las conchas de las cuáles se extraen los minerales triturados al interior de la mina y los carritos que se ocupaban para los traslados de los mineros y materiales. 

La orfebrería 

En este poblado también existen grandes orfebres que se dedican a hacer piezas de oro y plata, gracias a su extraordinario trabajo son buscados por gente de diversas partes para realizar trabajos especiales. 

Pedro Álvarez, un artista de manos mágicas

Nacido en la Ciudad de México el 19 de Mayo de 1967, Pedro Álvarez es un oaxaqueño de corazón, por radicar en el estado desde los dos años de edad, la destreza de sus manos la heredó a través de los genes de su madre quien realizaba bordados típicos y elaboraba cuidadosamente preciosos muñecos artesanales. 

Desde los 10 años comenzó a pintar con acuarelas y ahí fue donde descubrió que el arte era su gran pasión en la vida. Un día experimentó hacer una pintura en acrílico, un paisaje sobre madera, y se le ocurrió la idea de cubrir este paisaje con semillas destacando su belleza, con el tiempo, fue perfeccionando su técnica, hasta que quedó convencido con el resultado. A sus 25 años tomó la decisión de realizar arte con semillas, y ahora es lo que lo caracteriza en el mundo del arte.  

En sus recuerdos vienen imágenes de los lugares a los cuáles sus padres lo llevaban de paseo cuando era niño, muchas de sus obras las realiza recordando los lugares que Oaxaca tiene, como Cuilapam de Guerrero o los pueblos de la Sierra Juárez.

A este artista lo motiva poder transmitir a las personas, recuerdos, sensaciones y sentimientos, pues nos dice: “yo nací para hacer obras que la gente admire, porque al verlas, sentirán sensaciones de nostalgia, pero también de gusto y alegría”.  

Si alguna persona desea encargarle alguna obra de un lugar en especial, está dispuesto a hacerla, lo pueden contactar en el Instagram: efimerarte, y nos proporciona su whatsapp es: 9513065803, en donde con gusto los podrá atender y podrá enviar fotos de sus obras disponibles. 

El artista de las manos mágicas Pedro Álvarez Díaz, desea que conozcan la mayor parte de nuestro bello Estado de Oaxaca, porque se sorprenderán de todos los pueblos que tiene y de los cuáles nos sentimos tan orgullosos. 

El museo comunitario reúne los vestigios de la minería en este poblado.
Natividad tiene un ambiente donde se puede gozar de gran paz.
En este lugar es posible hacer caminatas por los bellos senderos.
Pedro Álvarez Díaz logró plasmar el Templo de Santo Domingo de Guzmán.