Frío extremo en Texas paraliza la producción de petróleo y gas; ¿cómo afecta a México? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Economía

Frío extremo en Texas paraliza la producción de petróleo y gas; ¿cómo afecta a México?

Por los estragos en la producción de petróleo y gas natural hasta el momento México reporta la situación bajo control.


Frío extremo en Texas paraliza la producción de petróleo y gas; ¿cómo afecta a México? | El Imparcial de Oaxaca

Texas está registrando las temperaturas más bajas en los últimos 30 años, esto ha provocado estragos en la producción de petróleo y gas natural. Entre 500 mil y 1.2 millones de barriles de la producción petrolera diaria se han detenido. Entre tanto, las consecuencias han tocado a México.

En específico, los apagones que han sufrido diferentes estados del país en los últimos dos días, tienen que ver con los recursos que recibe México de Texas, de acuerdo con el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace). Incluso, este organismo emitió una alerta por posible “indisponibilidad” de las centrales que utilizan gas natural.

Este tipo de centrales, representan el 60 por ciento de la electricidad que se genera en el país, de igual manera, la producción de energía con gas natural está presentando un incremento de precios.

Producción de gas y petróleo en Texas se verá afectada durante varias semanas

Texas es el estado que más produce petróleo y gas natural en Estados Unidos (EU), pero a diferencia de otras regiones, no está acostumbrado a lidiar con temperaturas tan bajas como las que se han presentado en días recientes.

Según analistas de Rystad Energy, el frío extremo podría reducir la producción durante varias semanas. El hielo en las carreteras en la Cuenca Pérmica, en Texas, que se encuentra dentro de los cinco productores de petróleo en el mundo, detuvo por completo el transporte, incluso suministros de arena y cemento. En algunos casos, las bocas de los pozos se congelaron; se perdió el servicio celular; productores que no tenían electricidad cerraron campos enteros, entre otras afectaciones que han provocado un “efecto dominó”.

“No han tenido electricidad para hacer funcionar las bombas”, declaró el comisionado de Ferrocarriles de Texas, Jim Wright, uno de los tres reguladores electos de la industria del estado.

Empresas como Chevron anunciaron un cierre significativo de la producción de activos de Permian; por su parte, Exxon indicó que sus operaciones de esquisto en la región estaban operando a capacidad reducida.

Texas se encuentra en alerta máxima por falta de luz, inmovilización y producción de petróleo, mientras que en México, la Comisión Federal de energía (CFE) ha anunciado que la situación está bajo control y se apoyará en la energía hidroeléctrica, a falta del gas proveniente de EU.