ITESM continúa la investigación en bioimpresión 3D | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Ciencia

ITESM continúa la investigación en bioimpresión 3D


ITESM continúa la investigación en bioimpresión 3D | El Imparcial de Oaxaca
Foto: Internet

La impresión 3D, también conocida como fabricación aditiva, está evolucionando la forma en que se conciben, producen y distribuyen la mayoría de los productos de consumo.

 

Según Alberto Calle, colaborador de TECHSPRING, la impresión 3D utiliza un diseño asistido por computadora para crear objetos tridimensionales mediante un método de capas de materiales, como plásticos, compuestos o materiales biológicos, para crear objetos de diferentes formas, tamaños, rigidez y colores. Hoy en día, las impresoras 3D pueden construir de todo, desde zapatos hasta objetivos para cámaras e incluso equipos de protección personal (EPP). En tiempos de pandemia, los trabajadores médicos están utilizando estas impresoras para los EPP.

 

En el mundo de la medicina se desarrolla la bioimpresión. En este caso, el área de ingeniería biomédica utiliza biomateriales -como las células y los factores de crecimiento- que se combinan para formar una estructura similar a un tejido, e incluso órganos que imita a sus homólogos naturales. Por lo general, se utiliza en situaciones donde se necesite regenerar tejidos, un trasplante o dispositivos médicos como las prótesis.

 

ITESM continúa investigando la bioimpresión 3D

 

En América Latina, México es un productor de conocimiento científico para este desarrollo tecnológico. Desde hace varios meses, el laboratorio 206 de la Facultad de Ingeniería y Tecnología de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez cuenta con una bioimpresora 3D. El costo del equipo es de aproximadamente US $33,000, gracias a un proyecto de investigación financiado por la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT).

 

Desafíos y nuevas aplicaciones

 

En la impresión 3D, se destaca el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (México). La institución tiene varios artículos publicados, algunos de los cuales están en colaboración con los principales centros de los Estados Unidos, como la Universidad de Harvard o el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

 

Grissel Trujillo, investigadora de la Escuela de Ingeniería de Ciencias del Tecnológico de Monterrey, cuenta con un equipo de colaboradores para hacer frente a los actuales obstáculos.

 

Explicó en una entrevista que actualmente órganos huecos como la vejiga o la uretra han logrado cierto grado de éxito, pero obtener organismos más complejos es un desafío mayor porque estos órganos deben permanecer vivos. “Una estrategia para lograrlo es vascularizar mediante vasos sanguíneos artificiales que transportan nutrientes”, mencionó Trujillo.

 

Otro tema de investigación del equipo está relacionado con lo que ocurre en la reconstrucción de tejido tumoral in vitro. Los tumores malignos son estructuras tridimensionales complejas que interactúan con los tejidos circundantes.

 

Para ciertos cánceres, es difícil obtener una comprensión más profunda de la fisiopatología o tratamientos más efectivos. Los expertos creen que esto se debe en parte a que el sistema de procesamiento 2D tradicional no puede reflejar la complejidad del tumor. Sin embargo, podría conseguirse gracias a la bioimpresión 3D de tejido tumoral a partir de las células cancerosas y la posterior incorporación de esta estructura en un dispositivo microfluídico similar a un chip.