¿Existen las madres perfectas? | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

¿Existen las madres perfectas?

En nuestro país, la figura materna es algo sagrado, casi inmaculado; no hay peor insulto para un mexicano que aquel que te recuerda a tu madre, y es que ellas…


¿Existen las madres perfectas? | El Imparcial de Oaxaca

En nuestro país, la figura materna es algo sagrado, casi inmaculado; no hay peor insulto para un mexicano que aquel que te recuerda a tu madre, y es que ellas juegan un papel sumamente preponderante en la creación, desarrollo y formación de los individuos. En el último año he visto con gusto como las autoras contemporáneas han analizado y retomado con mucha fuerza el tema de la maternidad, prueba de ello: Los abismos, de Pilar Quintana o La hija única, de Guadalupe Nettel; no obstante, una de las primeras en poner el dedo en el renglón y señalar la importancia de repensar el rol de madre fue la guanajuatense Rayo Guzmán. 

Conversamos con ella vía telefónica con motivo del primer lustro y la reedición de Cuando Mamá Lastima: Relatos de perdón para hijos con el corazón herido, libro de cuentos que analizan los vínculos emocionales y la relación con la madre. 

La autora nos cuenta que la idea de escribir este tomo surgió en agosto de 2015, cuando lanzó en sus redes sociales la pregunta ¿Qué hizo tu mamá que te lastima?, rápidamente acumuló más de 800 respuestas de internautas que compartieron sus experiencias sobre el tema.

Dado que la figura de la madre es totalmente emocional, de ella depende mucho de la forma en que el individuo que cría va a ver el mundo. La guanajuatense luego de analizar las respuestas y profundizar sobre el tema descubrió que “la comprensión es el camino más luminoso para llegar al amor y el peso en la herencia emocional es muy grande, por eso las que somos mamás repetimos patrones, creencias y formas de hacer las cosas, aunque en el rol de hija no nos gustaba”. 

El libro está dedicado “a todas las madres que, sin querer, han lastimado a un hijo”, ya que todas las mujeres que han sido madres se han configurado o han aprendido a hacerlo desde el rol de hijas, y es necesario comprenderlas y no juzgarlas porque su actuar muchas veces es un reflejo de lo que vivieron. “Si tenemos madres con una propuesta de crianza reconfigurada y distinta se tiene la propuesta de un mundo distinto”.

Lo más representativo de estos cuentos es que son narrados desde la perspectiva de un hijo y eso es algo que compartimos todos los seres humanos, porque todos somos hijos y hemos aprendido que las madres perfectas no existen, son simplemente nuestras madres, así las aprendemos a querer al igual que ellas lo hacen con nosotros. 

“Los personajes del libro permiten ver todos los crisoles y matices, desde la madre rígida y poco afectiva, hasta la barco, que por querer ser amiga rebasa muchos límites o la sobre protectora que sin pretenderlo también lastima a un hijo. Ellos también son nuestros maestros y se vale decir perdón hijo, sin perder autoridad”.

Debido a la gran aceptación, la autora publicó también Cuando papá lastima y ahora se encuentra trabajando en Cuando los hijos lastiman, pues asegura “las madres no somos perfectas, ni santas, ni puras, somos simplemente mujeres que nos hemos configurado como madres desde el rol de hijas y no hay mejor regalo que podamos darle a un hijo, que sanarnos como mujeres”. 

@Urieldejesús02