Cerrar o fortalecerse, dilema de la editorial | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Cerrar o fortalecerse, dilema de la editorial

El cierre de sus puntos de ventas, los compromisos con sus autores y un panorama incierto por la pandemia han marcado su último año; el sello apostó por abrir un nuevo sitio para los autores y temas oaxaqueños


Cerrar o fortalecerse, dilema de la editorial | El Imparcial de Oaxaca

Cerrar o fortalecerse y ampliar el proyecto. No había más “opciones” que estas para el equipo editorial coordinado por Cuauhtémoc Peña y Mario Lugos. La pandemia por Covid-19 y los efectos de esta en el ámbito editorial mermaron las ventas y fuerzas de 1450 Ediciones, sello nacido hace cinco años. Pero se mantuvieron los compromisos con sus autores y un plan que en 2020 no pudo detenerse. En el 2021, aún incierto, la disyuntiva los hizo apostar por lo segundo.

Este 23 de abril, en el Día Internacional del Libro, Peña y Lugos presentaron 1450 Estación de las Artes, la librería con que decidieron fortalecer su propuesta editorial. Aunque “pequeña”, como la describe Cuauhtémoc, la sede reunió en su apertura al público alrededor de un centenar de libros de autores y temas de Oaxaca, entre ellos los 22 publicados por el sello anfitrión. Es una manera –dice Peña– de cumplir con el lema de 1450 Ediciones: “todos los libros de Oaxaca”. 

Continuar con la ampliación, ahora en actividades, es uno de los planes de esta librería, a través de la suma de más títulos, presentaciones editoriales, exposiciones y otras. 

Frente a la alegría que enmarca el nuevo proyecto, Peña y Lugos no pueden omitir las afectaciones del último año a raíz de la pandemia, entre ellas el cierre de una de las librerías en donde se encontraban sus títulos. “Se paró la actividad, las librerías estuvieron ocho o nueve meses cerradas y nosotros, que tenemos puntos de venta en galerías, uno o dos restaurantes, en un museo, pues cerraron, no había dónde vender”, cuenta Peña.

Para empresas pequeñas como la suya, explica, las afectaciones se agudizaron y fueron más marcadas que en sellos y grupos editoriales con presencia en casi todo el mundo. Con los estragos que persisten, reflexiona cómo “la misma cultura del libro se modifica” en este contexto, primero con un encierro o confinamiento que, contrario a lo esperado la gente no leyó más. 

“Las cifras indican que (la gente) no pudo leer más sino se avocó a ver más televisión y por eso compañías como Netflix subieron porque todos contrataron (sus servicios). En la calle, uno no escucha sobre libros leídos, escucha de series que están viendo o que recomiendan”, comenta Cuauhtémoc, al tiempo de considerarse optimista frente a esta realidad.

Habrá que “reiniciar” muchas cosas, dice sobre la intención del sello mediante su librería: “reiniciar con una práctica lectora, con una invitación a que los lectores se acerquen, conozcan los autores y libros oaxaqueños”. Y es que, desde su perspectiva, de ambos “hay muchísimos”, al ser Oaxaca “un estado que publica mucho”, especialmente con ediciones de autor.

Con 1450 Estación de las Artes, el sello busca abonar en ese “reinicio” al que se refiere el editor. Y así reunir a “todos los libros de Oaxaca”.