Pandemia afecta a músicos de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Pandemia afecta a músicos de Oaxaca

A pesar de las complicaciones, en Huajuapan, Miguel López Elizalde sigue resaltando la cultura y las tradiciones del estado con música andina y el hip hop

Pandemia afecta a músicos de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

A pesar de que, por la pandemia provocada por el Covid-19, sus ingresos económicos han bajado como nunca, Miguel López Elizalde, músico callejero, acude a lugares todavía concurridos de Huajuapan de León, a hablar de la riqueza cultural, gastronómica e histórica que tiene el estado.

Es originario de la Ciudad de México, y le apasiona compartir que lo que más le gusta tocar son las percusiones (sobre todo el tambor), la guitarra y las zampoñas.

A los 18 años empezó a gustarle la música por talleres en la escuela, “me di cuenta que yo tenía más talento en rimar, así que me empecé a especializar desde hace unos seis o siete años en el hip hop, mezclando música andina e improvisación, resaltando lo cultural y tradicional”.

Por la presencia de unos maestros en la capital oaxaqueña, conoció Huajuapan de León y le gustó para quedarse; actualmente tiene 33 años de edad y siete en este municipio mixteco.

Gracias a una maestra, supo de personajes como el Indio de Nuyoo, el sitio de Huajuapan, entre otros nombres y sucesos, y los menciona en sus canciones resaltando el valor histórico que tienen.

“Yo he visto que a la gente le gusta mucho que hables de tradición, de sus riquezas, y siempre he destacado de Oaxaca que es el más rico en gastronomía, con más cultura para mí, lo digo con seguridad porque he viajado a más de la mitad del país con la música y con artesanías que también sé hacer”, aseguró.

Confesó que eso provocó que haya echado raíces en Huajuapan y Oaxaca –ha acudido a mercados como el 20 de Noviembre o la plaza de Tlacolula los domingos, a Ocotlán, Zaachila– “lugares donde la gente se enorgullece de sus raíces, por eso ya me siento de acá”.

Estudió Psicología Social en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Xochimilco, también publicó un libro de Antropología Social, pero se enfocó más en la música porque se dio cuenta que podía llevarse “la vida más tranquila y en provincia, de la música, se puede vivir muy bien”.

En Oaxaca se agrupó con otras personas en “Callejeros Family Clan”, con quienes ha hecho eventos enfocados en el hip hop y en Huajuapan, mezcla música andina con regional, siempre improvisando, pero con datos históricos, turísticos y gastronómicos de Oaxaca y la región.

Otras veces se une a grupos itinerantes que, en temporadas vacacionales, han ido a Puerto Escondido u otras zonas turísticas que dejan buenos ingresos para los músicos urbanos; ha ido a las ferias de los pueblos cercanos y aprovecha las ferias de Huajuapan, como la del 23 de julio.

La pandemia por el Covid-19 ha sido un golpe fuerte a su economía pues antes, un domingo, que era un excelente día, ganaba hasta 500 pesos, ahora no llega ni a 100 y lo ha convertido en el peor día.

Sale a la calle con cubrebocas, una mochila en la que lleva sus zampoñas y una bocina para amenizar la improvisación que le nace.

“En estas fechas lo estamos haciendo más por amor al arte y lo que vaya cayendo está bien, pero nos reforzamos con los grupos y esperemos que esto pase pronto”, señaló.

Miguel López Elizalde no busca ser famoso, pero sí que reconozcan su música en muchos lugares, “pues la música es universal y conecta a toda la gente, deja atrás las barreras de la lengua, incluso las fronteras”.

 

Relacionadas: