Rodrigo Petate: La ópera me ha abierto un mundo de posibilidades | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Rodrigo Petate: La ópera me ha abierto un mundo de posibilidades

El tenor oaxaqueño se presenta el 30 de julio en el Teatro Macedonio Alcalá, con el espectáculo Alma mía


  • Rodrigo Petate: La ópera me ha abierto un mundo de posibilidades
  • Rodrigo Petate: La ópera me ha abierto un mundo de posibilidades

Concierto "Alma mía"

Alma mía es un espectáculo musical que reúne al tenor Rodrigo Petate, a la Orquesta Primavera de Oaxaca (OPO) bajo la batuta del maestro Rodolfo “Popo” Sánchez Vega, a integrantes de la Compañía de Danza Tradicional (CODAT) de Rolando Herrera, del Ensamble “Amantes de la Guitarra”, de Juan Carlos Cruz Méndez, y a Viviana Miranda, fundadora del proyecto “Coyote”. El recital es de acceso libre y gratuito, se desarrollará el 30 de julio a las 19:00 horas. Los boletos de cortesía se pueden conseguir un día antes en la taquilla del teatro.

El tenor Rodrigo Petate (Oaxaca de Juárez, 1989) creció ligado a la música tradicional de Oaxaca. Fue su abuelo, Antonio Aragón Sánchez, quien le marcó parte de la ruta a seguir. Sin embargo, él fue “el único loco de la familia que se aventó a continuar en esta carrera”, la del canto que más tarde lo llevó hacia la ópera.

Aunque hace tiempo que radica en Ciudad de México y su incursión en la ópera fue en Inglaterra (en The Yorke Trust International Summer Opera Course, en la ópera Armide, de Gluck), Rodrigo sigue el camino de la música popular, la que interpretó por varios años con un coro del también músico Eliseo Martínez. Eso fue de los nueve a los 17 años, previo a su ingreso al Conservatorio Nacional de Música, cuando se desarrolló entre la liturgia o los eventos del Teatro Macedonio Alcalá y el auditorio Guelaguetza.

Ya en el conservatorio descubrieron su talento para la ópera, una disciplina que le ha permitido estar en salas y auditorios de Estados Unidos, Ecuador, Perú, Brasil, España, Inglaterra e Italia. En México, en recintos como la sala principal del Palacio de Bellas artes, en el Auditorio y en el teatro Macedonio Alcalá, con la ópera “De Veracruz a la República de Juárez”, en la que dio vida al “benemérito de las Américas”, Benito Juárez García.

En ese camino, destaca que siguen su gusto y raíces por la música popular. “Creo que en gran parte a mi carrera operística, en las bases, me ayudó mucho la música popular para la cuestión del sentimiento, de la musicalidad”, narra.

¿Qué posibilidades has encontrado en la ópera para seguir ese camino y a la par mantener las raíces de la tradición popular?

La ópera me ha abierto totalmente el mundo de posibilidades de todo, de conocer mi voz, otros géneros, compositores, conocer muchos otros lugares, gente y directores que siempre están muy contentos de trabajar con mexicanos. Ellos dicen que la voz de los cantantes mexicanos es muy cálida, muy apasionada y muy sensible. Me impulsa a crecer como persona y como artista.

¿Te identificas con esa percepción sobre los intérpretes mexicanos?

Sí, por supuesto. Yo soy todo romance, sé que soy una persona demasiado apasionada y creo que la voz es un reflejo de lo que uno tiene en el alma, de lo que trae adentro. Por lo mismo, creo que mi personalidad y voz resultan de esa manera.

En el desarrollo de tu carrera, ¿qué oportunidades has tenido?

Como en todas las carreras, uno tiene que irse abriendo camino, pero la mejor carta siempre es tu trabajo. Yo debuté hace cinco años en Inglaterra y fue conocer el mundo real de la ópera porque aquí en México a lo mejor la visualizaba de una forma más tranquila y relajada; a lo mejor no con tanta disciplina. Pero llegando allá me di cuenta por qué en esos países los intérpretes son de primer nivel, realmente tienen una disciplina extraordinaria, son muy estudiosos.

¿Y en cuestión de obstáculos?

Siempre para esta carrera estás en competencia, a lo mejor en audición o para un rol en una ópera. Siempre estás a prueba, por lo mismo nunca hay que dejar de estudiar, de practicar, de estar cantando todo el tiempo porque la misma música te pone dificultades. Esta carrera es así, sube y baja todo el tiempo.

¿Imaginaste debutar en el extranjero y que fuera ahí donde se reconociera en cierta forma tu potencial?

No. Fue una sorpresa muy grande porque además tenía 23 años y nunca había salido del país. Me hacen la invitación para participar en este programa y fue muy grato, pero también mucho nervio y sorpresa porque no lo esperaba. Sin embargo, gustó mucho mi trabajo y mi voz. Estuve muy contento porque gracias a esa oportunidad, cuando regresé a México, fue cuando realmente comenzó mi carrera.

¿Cómo percibes en contexto en México, considerando recortes a cultura o becas, en especial para la juventud?
Hay bastantes oportunidades, la cuestión es no quedarse en la comodidad. Las oportunidades las hay, hay que buscarlas.


 

Relacionadas: