Quantcast

Policiaca

Silencian a locutor de La Favorita

Los sicarios ya esperaban al comunicador al salir de la estación; compañeros aseguran que era víctima de amenazas de muerte
por Floriberto Santos

Desde hace mucho tiempo el licenciado era víctima de amenazas de muerte, pero se le vio con mayor preocupación en estos últimos días, cuando las advertencias fueron más continuas. "Tengo miedo, hay que tener cuidado, dicen que me van a tumbar", fueron las últimas palabras que Filadelfo Sánchez Sarmiento, locutor de la radio La Favorita 103.3 FM, compartió con sus compañeros de trabajo.

Filadelfo fue asesinado ayer de varios balazos, al salir de la radiodifusora establecida en la calle Margarita Maza de Juárez, en el barrio San Francisco, en Miahuatlán de Porfirio Díaz.

De acuerdo con testigos, eran las 09:30 horas, Filadelfo se despidió de su secretaria y de su compañero de locución, Guadalupe, titular del siguiente programa.

El conductor de los noticiarios con horario de 8:00 a 9:30 horas y de 15:00 a 16:00 horas, bajó las escaleras, cruzó la puerta metálica con dirección a su automóvil que tenía estacionado frente a las oficinas radiofónicas.

A las 09:37 horas se oyeron los disparos y el grito de otra compañera que también salía de la estación: "Mataron al licenciado".

Compañeros y vecinos se arremolinaron sobre la arteria vial, unos solicitando ayuda de paramédicos, otros de la policía.

"Eran dos hombres los que le dispararon y huyeron hacia la calle Benito Juárez, iban a pie", coincidieron varios de los presentes.

Socorristas que acudieron al llamado de auxilio certificaron instantes después que el hombre había fallecido.

Policías estatales y de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) sitiaron la zona, buscaron en los alrededores a sospechosos, pero no hubo éxito.

Al conocer del caso, el propio coordinador de la AEI, Jaciel Vásquez Castro se trasladó al lugar para encabezar las investigaciones, así como un agente del Ministerio Público.

En la escena del crimen, la policía aseguró siete casquillos percutidos calibre nueve milímetros.

A primera vista, el cuerpo presentaba tres orificios de bala, el certero en la cabeza.

De acuerdo con las autoridades policiacas, rápidamente se comenzaron a elaborar retratos hablados de los asesinos, ya que más de una persona los vio, quienes facilitaron datos sobre la fisionomía de cada uno.

Las indagatorias serán reforzadas con las imágenes captadas de una cámara de video-vigilancia que se encuentra en una vivienda cercana.

Sobre el móvil, se indicó extraoficialmente que podría derivarse de la crítica informativa que se hacía al público en los programas noticiosos, aunque por supuesto no se descarta otras dos líneas de investigación.

"Públicamente, la víctima tuvo amenazas por parte de varias personas, diferencias con algunos diputados de la región, de presidentes municipales de diferentes localidades, incluso el de Miahuatlán, de gente del FALP, lo que estamos tomando en cuenta", indicó la fuente.

Aunque no existió denuncia formal, amigos del finado manifestaron que siempre recibió amenazas de muerte, a la oficina, vía telefónica, al aire incluso, a su Facebook, a su WhatsApp.

"Hace unos meses tuvo otro incidente, allá por la gasolinera le tiraron de balazos, pero sólo fue para asustarlo" dijo una de las amistades.

Los mismos compañeros de trabajo indicaron que en una ocasión fueron a pintar la fachada de la estación con palabras obscenas, algunas atribuidas con un tinte político, ya que a Filadelfo se le achacaba que estaba en busca de la presidencia de Miahuatlán.

"Vinieron a tacharle ese mensaje que apenas hace unos días, el licenciado volvió a escribir en la fachada, porque creía que a alguien le inquietaba la información que aquí se manejaba":

"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo".

En una de sus últimas publicaciones en su biografía de Facebook, Filadelfo escribió: Podrán callarnos, pero no podrán impedir que tengamos nuestras propias opiniones, feliz tarde, si Dios quiere nos escucharemos en contacto 103.3.